¿Y quién defiende al presidente AMLO en Tamaulipas

0
3921

Pancartas del sector salud, increpando al Presidente. Invasiones campesinas de carreteras. Las fotos no pueden mentir. En Tamaulipas, los vientos le están dejando caer la mano a López Obrador.

Pero lo más grave es que los distinguidos morenistas,  esconden la cabeza como el avestruz. Y no se atreven, ni siquiera  en voz baja a externar, aunque sea, una tí­mida defensa del tabasqueño, ese que, en el 2018, sacó a muchos personajes tamaulipecos del anonimato.

No cree usted, estimado lector que resulta una grave contradicción, el hecho de que el Presidente  de la República,  más popular en la historia contemporánea  de la república, no  tiene ningún polí­tico de su partido que lo defienda  públicamente en Tamaulipas?

Obviamente, AMLO  sigue super arropado por las redes sociales. Y nadie puede hablar mal de él, en estos espacios de la voz colectiva, porque el pueblo se atraviesa  por su lí­der nacional, López  Obrador. Los  ciudadanos ordinarios, esos que  hicieron posible el cambio en el 2018, ellos sí­ están con Andrés  Manuel, en las buenas  y en las malas.

¿Y los  polí­ticos que se beneficiaron del efecto AMLO en nuestro estado? ¿Esos donde están…?

El golpeteo mediático, de protestas  y movilizaciones contra la polí­tica obradorista  en las carreteras  y en las calles de Tamaulipas, promovido desde  palacio de gobierno, está a todo lo que da. Y hasta cierto punto, podrí­amos decir que, el cabecismo está en su papel, como opositor federal al gobierno de la llamada Cuarta Transformación.

O sea, los panistas-cabecistas hacen lo suyo, y  tratan de socavar, a su manera, los programas y logros del partido que gobierna desde  Palacio Nacional. A los cabecistas, no se les puede criticar esto, porque dicen que en la guerra y en el amor, todo se vale. Y esta regla no escrita, resulta una gran verdad.

Se les puede cuestionar, eso sí­, que no le cumplieron a los ciudadanos de Tamaulipas, y de que tienen a la entidad peor de como la recibieron de Egidio. Pero, una estrategia es una estrategia, y  si  llega a funcionar, pues, como le digo, a seguirle dando por  ese lado.

Imagí­nese, no les podemos pedir a los cabecistas, que defiendan  a  AMLO, porque  López  Obrador es su adversario polí­tico, es el que busca, al menos en teorí­a, ganarles  el Congreso local, en la próxima elección.

Pero…entonces, ¿a quien le corresponde  en  Tamaulipas, la defensa  de AMLO?

¿Aquí­ en el estado,  conoce usted a alguien de esos MORENOS  que  quieren ser gobernadores.. cuando menos alguno de ellos que defienda al Presidente?  La verdad, el autor de esta columna, no se ha enterado de que  los  Guasones o los Jota Erres, salgan y den declaraciones, para defender la polí­tica de Andrés  Manuel  López Obrador.

¿Será  acaso que, estos personajes que  le estoy mencionando, ya sienten que tienen la gubernatura en la bolsa, y no se atreven a  arriesgar  su capital polí­tico, a favor del jefe que los encumbró, les dio la oportunidad, y los jaló hacia la gloria polí­tica, en la reciente elección del 2018..?

¿Será acaso, también, que algunos de estos  personajes, han preferido llevársela amigablemente  con el actual sexenio de los  vientos, y por momentos, hasta han sentido que, podrí­a ocurrir  el milagro, de que, en un gesto de buena voluntad, el gobernador  los haga sus candidatos y los respalde en sus aspiraciones sucesorias, como el Plan B del delfí­n llamado  Gerardo Peña?

Después de todo, soñar no cuesta  nada. Y   el canto de las sirenas llega a marear  a cualquiera, si no lo cree, recuerde  la historia  de Ulises,  el cual tuvo que hacerse amarrar  al mástil  de un barco, para que estos seres mitológicos, no lo sedujeran con sus encantadoras voces.

Por lo pronto, el escenario  tamaulipeco  registra un severo golpeteo contra el Presidente Obrador, mientras aquellos que se dicen obradoristas, de dientes  para afuera, optan por el silencio, y por mirar  hacia otro lado.

Recientemente se festejó el dí­a internacional  de la célula social. Y sí­, efectivamente, hablando de los morenos en Tamaulipas, podemos exclamar:

¡Que bonita familia!.

–ZAFRA   INFORMATIVA———-ZAFRA  INFORMATIVA-

Aquí­ en  la capital del estado, la impopularidad  y el rechazo ciudadano hacia el médico  Xico González  Uresti, sigue creciendo, a tal grado que,  ya se convirtió en el principal adversario  de Arturo Soto, por la  diputación local. Toda  la precampaña del funcionario de finanzas, todas sus actividades y sus amarres por la curul,  están siendo devoradas por la percepción ciudadana, contra el alcalde  de Victoria.

En otro tema, la  contratación del ex alcalde Chuchí­n  de la Garza  Dí­az  del Guante, como el nuevo titular  de la Administración Portuaria Integral en Matamoros, es una clara jugada  del cabecismo, para  utilizarlo como pivote, contra MORENA y los grupos  afines  a Lety Salazar.

El problema es que, no sabemos si  Chuchí­n  le suma o le resta al PAN-gobierno, en la batalla de los distritos matamorenses, por  aquello de la galopante corrupción, que  se hizo notoria  en su trienio.

Ahora entendemos porque, el  Contralor  cabecista  Mario Soria Landero, se molestó mucho, hace algunas semanas, cuando el segundo sí­ndico del actual ayuntamiento matamorense, denuncio corruptelas de obras  no ejecutadas, por un monto de 17 millones  de pesos.

Hoy, el cabecismo convierte en flamante funcionario a Chuchí­n, aunque la chamuscada de la denuncia por corrupción, nadie se la quita.

Mientras tanto en  ciudad  Madero, el que  ahí­ la lleva,  como un factor de unidad, y sin pelearse con nadie, es el  alcalde  Adrián Oseguera Kernión. Adrián está al margen  de grupos  y corrientes, y su única lealtad  está con Andrés  Manuel  López  Obrador.

A propósito del Distrito  maderense,  falta muy poco para que se  devele  el misterio  de la candidatura definitiva.  Es muy probable que sea una dama.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here