Zertuche y Américo: el arte de jugar en la política.

1401

Cada día se vuelve más enrarecido el ambiente político en Tamaulipas, rumbo a la elección del gobernador; al grado que ya se dice que, para MORENA, es cuestión de seguridad nacional ganar la elección. Sin embargo, los hechos mismos indican que en la entidad, dicho partido, no hay nadie que sepa jugar a la política, que no es hacer declaraciones, menos tomarse fotografías: es luchar, tomar decisiones, combatir y planear estrategias para ganar espacios y no perderlos. En pocas palabras, MORENA en Tamaulipas necesita un líder nato.

Los últimos hechos en el Congreso Local indican claramente que Armando Zertuche fue incapaz de forjar un liderazgo; compactar a la bancada, unirla, de tal suerte que pudiera convertirla en la avanzada de MORENA y lograr que la 4T aterrice en la entidad. ¿Qué fallo? ¿Qué le falto? ¿Acaso el problema es un vicio de origen? El hecho real, indiscutible, es que tenía una bancada, la Coordinación de la Junta Política, y ahora no tienen nada.

SE GANAN Y SE PIERDEN.

Siempre se apunta que en la política siempre hay un juego de suma cero: “En teoría de juegos no cooperativos, un juego de suma cero describe una situación en la que la ganancia o pérdida de un participante se equilibra con exactitud con las pérdidas o ganancias de los otros participantes”. Hagan de cuenta que eso fue, exactamente, lo que sucedió en la bancada de MORENA. No lograron ponerse de acuerdo; por ello, los movimientos hacia el PAN hicieron que uno perdiera y el otro ganara.

Vale consignar que, en este rubro, la percepción más sencilla es que, quienes se fueron al PAN, lo hicieron porque se vendieron, que les llegaron al precio. Sin embargo, los que se fueron, alegan que el Coordinador Armando Zertuche fue, con sus decisiones, el que propicio el desequilibrio, al pensar no en los principios y postulados de MORENA  y si, vaya pues, en los intereses de grupo y hasta electorales.

SEGURIDAD NACIONAL.

Se han dado hechos que no pueden ser soslayados: Francisco Javier Cabeza de Vaca, de siempre, ha considerado que su meta final es ser candidato presidencial; Marko Cortes, recientemente, incluyo a Francisco Javier Cabeza de Vaca, como un precandidato presidencial; el gobernador ya dejo en claro que no va a negociar la elección gubernamental en aras de salvar su pellejo; y, por otra parte, se contempla que el próximo 24 de marzo la Suprema Corte de Justicia va a definir su situación jurídica en relación con el desafuero y la orden de aprehensión.

La percepción de que la correlación de fuerza se puede modificar a partir del 24 de marzo es válida; lo que no es válida es que pueda convertirse en un problema de seguridad nacional. En este momento, si hacemos caso a los pregones de MORENA, van a ganar la gubernatura con Américo Villarreal Guerra, cuentan que 2 a 1; y la sucesión presidencial de 2024 respecto al candidato de MORENA puede convertirse en un problema para el triunfo, dependiendo de varios factores; entre ellos, la popularidad de AMLO y si no lograr una candidatura de unidad. En este momento, la oposición a MORENA y a AMLO, no cuenta, no tiene presencia.

FRANCISCO JAVIER HACE POLITICA.

Regresando a Tamaulipas hay una realidad inocultable: El gobernador Francisco Javier García Cabeza de Vaca sabe hacer política; el mejor ejemplo es su carrera política; derribando obstáculos, peleando por sus ambiciones y ha dado muestras de que sabe usar, con habilidad, los recursos de que dispone; tanto los institucionales como los facticos, de tal suerte que hasta el momento ha sorteado obstáculos y gana espacios, sea como sea, pero los gana, y la mejor evidencia es lo que está sucediendo en el Congreso del Estado.

Y en el caso de MORENA en la entidad no hay, hasta el momento, nadie que muestre capacidad para hacerle frente. AVA no ha elaborado, o puesta en práctica, una estrategia para minar la capacidad operativa del gobierno panista; y los liderazgos de MORENA, en su estructura partidista, se la pasan pregonando que van a ganar, que la intención del voto les es favorable. La cuestión es que en política, una posición la defiendes y tienes que buscar socavar la presencia del enemigo. No saben hacer política.

PODER TRAS EL TRONO.

En la teoría de juegos, en este caso, suma cero, lo significativo es que si un protagonista tiene un poder y no lo ejerce, otro lo hace. Y eso fue lo que sucedió, por decir, en el gobierno de Américo Villarreal Guerra en su relación con los líderes sindicales: Joaquín Hernández Galicia dominaba el sur, ponía alcaldes y diputados locales; otro tanto hacia Pedro Ibarra en Nuevo Laredo o Agapito González en Matamoros. Ante tal situación, al gobernador se le calificaba de “tibio”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí