Tren Maya: El uso del diésel no es el futuro de la Movilidad

La nota se ha leído 1986 veces

El Tren Maya Sigue acumulando dudas sobre el cómo se enfrentarán a los desafíos ambiéntales a su paso. Un ejemplo de eso es el uso de hidrocarburos para hacerlo funcionar.

Desde que fue anunciado el proyecto del Tren Maya, deja de generarse preguntas sobre el impacto ambiental a una de las zonas más biodiversas del mundo.

Abundan las generalidades y  es escasa la información técnica; al final hay pocas respuestas que sean claras y múltiples preguntas del abasto del agua, la generación de residuos, deforestación , turismo  masivo, pérdida  y fragmentación del hábitat, entre muchas otras. La palabra diésel, esta ligada al proyecto de movilidad del tren, este se suma a la lista de inquietudes.

El diésel o gasóleo es un hidrocarburo liquido que es utilizado principalmente como un combustible en calefacción y en motores de diésel. Esta palabra proviene del apellido del inventor alemán Rudolph Diesel , el cual diseño y desarrollo el motor de alta resistencia en el siglo XIX. El combustible genera la energía necesaria para mover vehículos pesados, pero también emiten mas micropartículas que la gasolina.

Su contenido dependerá de varias cosas, incluso las características del pozo petrolero de donde es extraído y procesado de refinación al que es sometido. En el diésel hay parafinas y aromáticos; se considera más tóxico el que trae estos últimos compuestos derivados del benceno, de echo hay legislaciones en el mundo que marcan que debe tener como máximo 5% de éstos. Los precios también varían en cada país; algunos, como Suiza, le carga más impuestos por ser considerados más contaminante que la gasolina.

Para Daniel Basurto González, presidente del Consejo Directivo de la Academia Mexicana de Impacto Ambiental (AMIA). La tecnología en la que se utiliza el diésel puede ser muy variables, pero su impacto contaminante también tiene que ver con la cantidad de combustibles empleados y el volumen de las emisiones, que para ser considerados «limpias» tienen que ser verificadas por las normas internacionales. Basurto señala que el problema es que en México, los combustibles fósiles han mostrado generar con facilidad lluvia acida, por ejemplo cuando utilizamos para la generación de energía eléctrica.

Un estudio recientemente publicado por el instituto Israelí de Tecnología: Partículas ultrafinas al interior de los trenes de pasajero impulsados por diésel (Abramesko y Tartakovsky), explica que las fuente importante de contaminación del aire mediante partículas ultrafinas, incluso al interior de los trenes de pasajeros, en especial los vagones de los trenes de arrastre cerca de la locomotora. Basurto señalo que es muy importante considerar que el tren será para carga y pasajeros: «Los equipos de combustión son altamente generadores de residuos; generalmente las áreas de almacenamiento y mantenimiento de combustibles en nuestro país están altamente contaminadas porque no son totalmente herméticas, hay sudoración de materiales».

Para el abogado ambientalista, la utilización de trenes híbridos tampoco garantiza que estén libres de contaminantes. «Habría que ver en que momento entran en función de los mecanismos y el tipo de materiales de las pilas para el almacenamiento de energía, pero el tema principal sería cómo se va a manejar el diésel requerido, en cuantas estaciones a lo lardo de la ruta estarían concentrado y qué medidas se dispondrán para proteger el habitad de la fauna y flora circundante. Hay muchos elementos que tomar en cuenta al rededor de este tema. Frente  a una investigación de miles de millones de pesos, deberían haber buscado que el tren fuese eléctrico «.

Basurto dice que por ahora están preparando los comentarios pertinentes de la Manifestación de Impacto Ambiental de los primeros tres tramos presentada de manera tardía. «Aun que muestren un documento de  mil 900 páginas no significa que sea un buen estudio, hay muchas basura y tela de donde cortar». Subraya que es un error pensar que no habrá impacto sólo por que parte del proyecto de los 500 kilómetros se trabajará sobre las mismas vías, pues se debe movilizar materiales de hace docenas de años y actualizar los caminos para soportar pesos y velocidades muy diferentes. «Es necesario que la gente cuestione todos los detalles, sobre todo en la medida que no haya una correcta información y difusión de datos»

Deja un comentario