Perversidad contra AMLO

0
2287

Por Moisés EDWIN BARREDA
Es sublime tonterí­a, o perversidad, reprochar a AMLO no cumplir su promesa de regresar a las fuerzas armadas a los cuarteles. Cualquiera con pizca de sentido común entiende que serí­a craso error hacerlo de golpe y porrazo, porque en toda la república sólo habí­a y hay policías estatales y municipales impreparadas e incluso corrompidas como las policí­as judiciales locales y fiscales federales y locales.
Ofreció que lo harí­a gradualmente cuando fuera posible. Esa condición está lejana porque no hay personal entrenado para someter al avispero que es el narcotráfico golpeado por el execrable borolas narcalderón con tal de legitimar su gobierno producto de fraude electoral, y enriquecerse sin rubor ni medida junto con su socio genaro garcí­a luna, mediante sobornos millonarios en dólares de “el mayo” zambada.
No sé por qué razón (o temor?) nadie de la esfera polí­tica de la oposición anterior ni de la actual admite aunque es tan evidente, que la inseguridad en el paí­s es pestilente y tenebroso legado del régimen fraudulento del popularmente conocido como borolas narcalderon y se debe a la lucha entre cárteles por reinar en “el mercado” de las drogas, desatada por el cártel de Sinaloa con apoyo de ese mandatario espurio, quien –como se sabe– está acusado de connivencia con Washington para introducir casi tres mil armas de combate destinadas a grupos de narcos.
El episodio más oscuro y reprobable del régimen ilegal y criminal de narcalderón es su “declaración” de guerra al narcotráfico a la par que entraba en componendas con el cártel de Sinaloa, que crecí­a y crecí­a y reclutaba sicarios, igual que sus competidores.
Esa sangrienta, costosa e inútil guerra al narco, denunciada como farsa en declaración jurada del hijo mayor de “el mayo” zambada en juzgado estadounidense, significó el asesinato en agravio de 150 o más de 200 mil compatriotas durante acciones en que participaron los sicarios del Estado, repudiable condición que narcalderón impuso a las fuerzas armadas, q ue durante varios años del sexenio informaban diariamente del número de bajas que infligí­an al narcotráfico.
íšnicamente los crí­ticos por chayote los más y los menos por haber perdido chamba o canonjí­as cuando el pueblo derrocó a la pridictadura en julio del 18, reprochan que soldados y marinos sigan en las calles tratando de someter al narcotráfico, que floreció sospechosa e inmensamente a pesar de que durante tres décadas, varios generales, como los ahora indisciplinados sediciosos carlos demetrio gaytán ochoa y sergio aponte polito, principalmente, fueron destacados a combatirlo en Sinaloa y Baja California.
Ninguno de esos chayoteros, que lo son de polendas, dijo nada ni movió la pluma contra la ley de seguridad nacional que narcalderón quiso imponer, ni contra la de seguridad interior, declarada inconstitucional por la Suprema Corte de Justicia de la Nación –SCJN–, que resultó peor que la primera. Aun los torpes aceptan que esos chayoteros saben muy bien que no hay personal que pueda enfrentarse a los sicarios del narco, pero les pagan por soslayarlo y criticar y atacar al gobierno de la 4T y a AMLO con mendacidad, calumnias y juicios de valor perversos. Seguramente para adornarse con quienes los chayotean.
Cabe recordar que en evidente afán de servir al espurio, pero impulsado más que nada por su ambición de ser el siguiente general de cuatro estrellas, gaytán ochoa hizo tenaz cabildeo en las cámaras de diputados y de senadores para que aprobaran dictámenes a modo de las iniciativas de Ley de Seguridad Nacional, desechada por las intensas crí­ticas que desató, y de Seguridad Interior, aprobada contra viento y marea, luego desechada cuando la Suprema Corte de Justicia la declaró inconstitucional.
Uno de los chayoteros, seguramente para que los oligarcas le mejoren la chuleta, se atrevió a decir que durante su larga y tenaz campaña, AMLO prometió devolver el ejército a los cuarteles, “pero hizo lo contrario». Ese chayotero soslayó que AMLO halló a las fuerzas armadas en la calle, adonde las echó borolas narcalderón, seguramente en alianza con altos mandos de la Sedena en su tiempo, alianza que parece vigente, dada la clara incitación de gaytán ochoa y aponte polito a las fuerzas armadas a rebelarse, algo nunca visto en la post revolución.
PS: Doy disculpas a los eventuales lectores por el abuso de adjetivos y minúsculas en nombres propios. Es producto de la indignación que me provocan las miasmas que resentidos, chayoteros y escuderos de los proxenetas de la polí­tica que son los oligarcas, lanzan contra el gobierno producto del despertar del pueblo mexicano, y sueño realizado de los opositores a la dictadura prií­sta, que llamaban a los ciudadanos a organizarse para derrocar a la pridictadura, responsable y alcahueta de los gobiernos panistas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here