Debemos la violencia a Funcionarios corruptos

0
1410

“El traidor”, de la reportera Anabel Hernández, nos da dos sorpresas, una inferencia y, lo más trascendente e increí­ble, idea de que ismael “el mayo” zambada garcí­a, el verdadero zar de las drogas desde hace 50 años, ofrece arreglo con el gobierno federal, para lo que insiste en que su organización es la más poderosa y la menos criminal de todas. Valdrí­a la pena estudiar el asunto, pues no serí­a para satisfacer ambiciones de corruptos como felipe calderón y socios, sino para pacificar definitivamente al paí­s y erradicar el narcotráfico desenmascarando los turbios intereses del gobierno estadounidense que lo estimulan.

También despierta la sospecha de que la “pragmática” justicia estadounidense será benévola con Garcí­a Luna como lo fue con su ex subordinado iván reyes arzate –ya reaprehendido–, al que la Corte del Distrito Norte de Illinois condenó a tres años de prisión aunque se le imputaban delitos mayores que a su jefe, porque “…violó un deber para con la sociedad de los Estados Unidos, México y con los agentes de la DEA para los que trabajaba”; en ese tribunal declaró que “además de él, Genaro Garcí­a Luna y otros mandos recibí­an de manera rutinaria sobornos del cártel de Sinaloa y los Beltrán Leyva, millones de dólares que se repartí­an entre todos…”

Este individuo fue “enlace de inteligencia entre las agencias estadounidenses y la Policí­a Federal durante los sexenios de Calderón y Peña Nieto. Formaba parte del equipo de Garcí­a Luna desde la Agencia Federal de Investigaciones (2001-2007)”, escribe Anabel.

La primera sorpresa que da “El traidor” es que exhibe con meridiana claridad las vergonzantes razones de ser de la violencia que nos asuela desde diciembre del 2006, es baño que congeló el habla a todos los que cita, en su tiempo servidores públicos: fox, calderón, garcí­a luna y secuaces, generales, jefes, oficiales, clases y tropa del ejército, y funcionarios de Pemex. Algo de lo más censurable que plantea es la indiferencia con que la Sedena veí­a y ve la amplí­sima pista aérea que gobiernos anteriores le autorizaron al “mayo” zambada junto al mayor de sus ranchos, cercano a Culiacán.

Particularmente se señala a fox, acusado de recibir millones de dólares de joaquí­n guzmán loera, (a) el chapo, a cambio de su libertad, y a calderón, que usurpó el poder para, de entrada, emprender una guerra que resultó farsa sangrienta, inútil y costosa para la nación, pero le sirvió para que el cártel de Sinaloa lo sobornara con millones de billetes verdes. Esta podrí­a ser la razón de sus esfuerzos para convertir a su mujer en Presidente de la República y, a últimas fechas, fundar al alimón “México libre”. Se prefigura la posibilidad de que México quede libre de ese rufián.

La segunda sorpresa es que el gobierno de Washington, que se exhibe peor que la pérfida Albión, tiene doble juego con el narcotráfico, máxime con el cartel de Sinaloa, al que ataca con una mano y con la otra lo apapacha y pone a su disposición a agentes de la DEA, lo que inútilmente trató de ocultar. No hay nada que lo justifique, ni siquiera la necesidad de dejar pasar la droga para tener calmados a sus millones de viciosos, pues lo hace a costa de la zozobra de todos los mexicanos y los hasta hoy inútiles esfuerzo del gobierno de la 4T para recuperar la paz y la tranquilidad en el paí­s.

Es de esperarse que el texto, basado en apuntes y declaraciones bajo juramento en corte estadounidense, de vicente zambada niebla, (a) “vicentillo”, mayorazgo del verdadero zar del narcotráfico, ismael “mayo” zambada garcí­a, y su tí­o reynaldo, (a) “rey”, sirva como prueba documental para reprochar la mendacidad e inmoralidad del gobierno estadounidense en ese rubro, e investigar y, en su caso, proceder penalmente contra quienes resulten responsables de los delitos que enumera.

En el volumen se define claramente que durante todo el régimen de fecal, atinado acrónimo del usurpador felipe calderón, el “mayo” era quien realmente dirigí­a las operaciones de militares (no incluye a marinos) y policí­as preventivos contra los cárteles competidores, gracias a la complicidad de fox inicialmente, luego calderón, garcí­a luna y sus secuaces, y generales, jefes, oficiales, clases y tropas del ejercito, todos deslumbrados por los abundantes millones o cientos de miles de dólares que el mayo les soltaba de acuerdo con sus socios.

No menos sorprendente es que la 4T aún no corte los millonarios contratos de guarderí­as del cártel de Sinaloa con el Seguro Social y no congele las cuentas de más de 60 empresas fundadas por el mayo o con su apoyo directo e indirecto, con dinero fruto del narcotráfico. Tal vez “el mayo” ofrecerí­a eliminar al cártel, dejar el narcotráfico y combatir a sus competidores, a cambio de que lo dejen trabajarlas.

Ahora sabemos que el éxito de la batalla contra el narcotráfico necesaria para serenar al paí­s empieza por la depuració9n del ejército y vigilar que la Guardia Nacional no se corrompa como lo hizo la Policí­a Federal Preventiva, a cuyos elementos genaro garcia luna convirtió aun en alijadores y estibadores de drogas, y vigilar a su comandante, el general Luis Rodrí­guez Bucio, al que se relaciona tangencialmente con garcí­a luna.

Por salud pública y como principio fundamental para someter a los cárteles de la droga, responsables materiales de la violencia en el paí­s, debe comenzar la investigación de los militares asociados al cártel de Sinaloa, congelarles las cuentas, procesarlos, degradarlos públicamente y encarcelarlos.

“El traidor” confirma lo que ya se sabí­a o sospechaba: los principales responsables de la violencia son los ambiciosos vicente fox, Felipe calderón, genaro garcí­a luna y sus subordinados máscercvanos,g y los militares (ningún marino) mencionados como aliados del narco, y la paz se recuperará cuando sean depurados los órganos de seguridad y de justicia federales, estatales y municipales.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here