Justicia no es venganza

0
2055

Justicia penal a los oligarcas que la merecen no puede ni debe ser llamada venganza como éstos procuran y AMLO les ayuda. El pueblo exige, aguarda se les aplique y espera ansioso e impaciente la consulta que el Presidente propone para determinar si se les encausa empezando con calderón, fox, zedillo y salinas.

La captura y el proceso a genaro garcí­a luna en Estados Unidos son la hebra que llevará a la madeja que justifica emprender esa necesaria y tan esperada depuración social. Decepciona que AMLO diga que en México no se investigará a ese sujeto, aunque anuncie que se darán los informes que Estados Unidos solicite.

Asombro, satisfacción y torrente de cuestionamiento y preguntas causó el que de la noche a la mañana sentaran en el banquillo de los acusados a ese individuo tan reconocido y apreciado por la DEA y la CIA por su “eficacia en el combate al narcotráfico” en México, en el que participaron con él durante doce años consecutivos.

Ese hecho contradictorio obliga a preguntar qué se comió felipe calderón si como Presidente (espurio) de inmediato aceptó de Washington el Plan Mérida, el 6 de diciembre de 2006 declaró la guerra al narcotráfico subordinando las fuerzas armadas al USNorthComand e invirtió más de 600 mil millones de pesos durante el primer año —según declaró–, lo que incluyó gasto inicial de mil 400 millones de dólares en equipo y armamento estadounidenses para el ejército y la marina.

El gasto en esa guerra cara, sangrienta e inútil, aparte los cinco mil millones de pesos que costó el equipo de espionaje comprado por la Sedena, era tan impresionante por elevado, que se me ocurrió sugerir se hiciera auditorí­a a las fuerzas armadas y la Policí­a Federal Preventiva (PFP) en ese rubro.

También nos asombró el candor con que calderón, ya mejor conocido como comandante Borolas, afirmó que ignoraba los malos manejos de garcí­a luna al frente de la Secretarí­a de Seguridad Pública y que recibí­a sobornos multimillonarios en dólares, de capitostes del narcotráfico que debí­a combatir, y que enseguida, contradictorio, declaró que conseguir la seguridad pública no era tarea de un solo hombre, sino de varios, militares y civiles.

Llovieron desmentidos de la periodista Anabel Hernández y de Javier Herrera Valles, ex comisario de la Policí­a Federal Preventiva. que ridiculizaron el lavado de manos del comandante Borolas.

Mediante ví­deo difundido en You Tube, la reportera le recordó que en 2006, calderón, recién declarado presidente electo, recibió en su casa de campaña al general Tomás íngeles Dauahare, quien delante de Juan Camilo Mouriño, alma gemela de calderón, le entregó constancias de que garcí­a luna protegí­a al cartel de Sinaloa; el ya Presidente espurio hizo caso omiso.

Dos años después el mismo general lo volvió a visitar y le entregó lista de militares y funcionarios beneficiarios igual que garcí­a luna, del cartel de Sinaloa. Mouriño, ya secretario de Gobernación presente allí­, dijo recordar la primera vez que ese general denunció la actuación delictuosa de dicho funcionario.

Por si fuera poco ese mentí­s, al dí­a siguiente de la caí­da del consentido de calderón, Javier Herrera Valle acudió al espacio de Carmen Aristegui y en larga entrevista narró que en 2008, cuando fungí­a como coordinador regional de la PFP, por conductos y tiempo distintos envió dos cartas a calderón. Así­ le informó de corrupción de Garcí­a luna y que éste puso en puestos clave de la PFP a sus incondicionales en la Agencia Federal de investigaciones, que hací­an de las suyas mientras le cuidaban la espalda.

Las denuncias de íngeles Dauahare y Herrera Valles de que garcí­a luna protegí­a las actividades del cartel de Sinaloa sólo sirvieron para que ambos fueran a prisión, más de un año el primero y tres el segundo; ahora fueron útiles para exhibir la mendacidad de calderón y hacer ver que éste buscaba el poder e impunidad mediante su mujer como Presidente de la República.

A lo anterior se suma que el narco sicario í‰dgar Valdez Villareal, (a) “La Barbie”, denunció que calderón tuvo reuniones con capitostes del narcotráfico.

Mientras se saber por qué íngeles Dauahare no denunció las consecuencias de sus entrevistas con calderón, como lo hizo Herrera Valles, se confirma que como fox y los oligarcas, calderón ataca a AMLO y la 4T por temor a que se ventilen sus fechorí­as y lo refundan en presidio.

Aquí­ no se investigará a ninguno de esos pillastres, pero es muy probable que serán “invitados” por la Corte de Nueva York donde se juzga al ex “super policí­a”, como testigos del caso, antes de que AMLO acepte que justicia no es venganza y que no debe ni puede ser interpretada en ese sentido.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here