Cnc: los restos del PRI

0
3595

Hablar de la CNC en Tamaulipas, o en cualquiera de los Estados, es hacerlo de uno de los otrora bastones del PRI. Es hacerlo del voto verde que dio triunfos de última hora a candidatos priistas. Fue junto con la CTM y la CNOP los pilares del PRI: eran parte del voto corporativo, voto duro: el lí­der de uno y otro sector se aventaba, incluso, la balandronada de ofrecer miles y miles de votos al PRI: hoy apenas sobreviven.

Este martes, de 10 a 13 horas, se hará el registro de los precandidatos a suplir a Florentino Sáez Cobos, al exalcalde de Mante, exlegislador, ex de giras gubernamentales. Tino espera a su relevo, un relevo que ya no va a encontrar, como en otros tiempos, los beneficios y las prerrogativas de ser “lí­der campesino”… antes, minino, tení­an asegurada la diputación local o federal, hasta de plurinominal.

MEMBRETES PARTIDISTAS.

El PRI está hecho pedazos. Todo empezó con Carlos Salinas de Gortari; que inicio un proceso tendiente a modificar la correlación de fuerzas al interior del PRI; ya no cabí­a el voto corporativo porque, para esos años, la CNOP ya no era nada; en tanto que la CTM ya no contaba, fácilmente, con el voto de los obreros… solo los campesinos seguí­an siendo fieles al partido, al gobierno.

La oposición, sin embargo, poco a poco fue avanzando: ganando alcaldí­as, diputaciones y hasta senadurí­as y de pronto gubernaturas. El PRI, con sus imposiciones, con la arbitrariedad de los gobernadores, que hacina y deshací­an a su antojo en el partido, fue perdiendo su clientela, su voto duro. Hoy, al menos en Tamaulipas, el voto verde es azul y, sin querer queriendo, puede ser moreno.

LIDEREZGO CENECISTA.

La CNC en Tamaulipas tuvo un enorme poder. Sus lí­deres se convertí­an en diputados, en lí­deres del Congreso Local, o incluso algunos llegaron a ser alcaldes de su pueblo natal. Eran parte de las prerrogativas que el liderazgo proporcionaba. Y es que, recuérdese, el lí­der real era el gobernador y repartí­a, entre unos y otros, beneficios e incluso, los lí­deres estatales, era de su cuadra, tení­an su fierro, pues los imponí­a: los campesinos lo único que tení­an que hacer era votar, claro, por el PRI.

Así­, los lí­deres de la CNC, respondí­an única y exclusivamente a los intereses del gobernador en turno, pues era quien los imponí­a en el liderazgo. Y para cumplir, por cumplir pues, los caprichos del gobernador en turno, se olvidaban de cuidar, de proteger, de apapachar a los campesinos… así­ fueron volteando su cara, sus voto, a otro partido, en este caso, al PAN, puesto que otros, como el PRD o el PT, nunca han sido capaces de tener una estructura sólida ni siquiera en la capital.

¿EL DIABLILLO SERA EL NUEVO LIDER?

Hoy se registraran los precandidatos. No ha sido fácil llegar a este punto: las ambiciones de unos, las marrullerí­as de otros, la pasión de Tino por el poder, han provocado que se alargue el proceso de renovación. Ya con una fecha para la elección, el 14 de abril, todo hace indicar que fue posible una negociación y se perfila a Raúl Garcí­a Vallejo, exalcalde de González, como el nuevo lí­der. Se le conoce como “El Diablillo” de González, ¿Por qué será?

Eran más los precandidatos. Sin embargo el delegado de la CNC Carlos López, al momento de emitir la convocatoria, recibió la noticia que Griselda Báez, Pedro Muñiz y Omar Marí­n, exalcaldes respectivamente de San Fernando, Ocampo y Mainero, declinan en favor de “El diablillo”. Los cuatro conocieron las mieles del poder priista; ahora en la oposición, bien que lo saben, solo la unidad puede lograr que estén fuertes y puedan presentar, como oposición, una batalla polí­tica más firme.

LIDERAZGOS FACILES.

Cuando el PRI era gobierno los liderazgos de la CNC eran fáciles. Se limitaban a cumplir con las encomiendas del gobernador; en cambio, los programas del campo llegaban por inercia –ví­a CNC- a los campesinos. Y decí­an, una y otra vez: “con el apoyo del señor gobernador…”. Ahora el lí­der, no puede decir eso e, incluso, bien que sabe, no es fácil que el gobierno estatal –por ví­a de ellos-, haga llegar al campo sus beneficios, si es que los hay. Así­ que Raúl Garcí­a Vallejo, bien que lo sabe, ser lí­der de la CNC en la entidad no es tarea fácil.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here