Y así­ quieren ganar

0
3803

Como se temí­a, la lista de aspirantes a las nominaciones de Morena a las 22 diputaciones locales generó hechos violentos, además de una serie de acusaciones que sólo augura una fuerte división y por consecuencia se aleja la posibilidad de tener el control del Congreso Local, como desean el presidente Andrés Manuel López Obrador y el senador Ricardo Monreal Dávila.

La amarga experiencia que tuvieron cuando pertenecí­an el PRD de nada les ha servido, puesto que los encargados de la negociación fallaron rotundamente, entre los que se encuentra el delegado del CEN de Morena, Alejandro Rojas Dí­az Durán, quien ahora enfrenta la rebelión de diversos grupos que no aceptan la presencia de ex-militantes del PRI y del PAN.

A propósito, la inclusión del ex-prií­sta Javier Villarreal Terán en la cuarteta de aspirantes a la candidatura de Morena a la diputación local del XVII Distrito Electoral con cabecera en Mante, despertó la sospecha de varios morenistas de que se fragua una traición operada por el Secretario General de Gobierno, César Verástegui Ostos, quien a toda costa quiere mantener el control polí­tico de esta importante zona cañera y ganadera de la entidad.

Los militantes de Morena afirman que Villarreal Terán se prestó a este comploo, como dice López Obrador, a fin de mantener la hegemoní­a del PAN en los municipios de Mante y González.

De regreso a la violencia generada por la lista de aspirantes a las nominaciones de Morena, Rojas Dí­az Durán debe impedir la presencia de gentes de René Bejarano Martí­nez para tratar de recobrar el control del proceso interno, sobre todo después de que fue rechazada su intención de meter a ex-militantes del PRI y del PAN con el pretexto de que van a fortalecer la estructura partidista.

También debe llamar a cuentas a la senadora Marí­a Guadalupe Covarrubias Cervantes, quien supuestamente fue quien incito a la violencia en las asambleas del pasado fin de semana en Madero y Tampico.

No debe olvidar que se enfrenta a gentes que saben, bien que saben, cómo operar para causar la división interna, puesto que llevan a pie de la letra el viejo refrán popular: “divide y vencerás”.

Y la dirigencia estatal del PRI, que preside Yahleel Abdala Carmona, se ha mostrado “muy tibia” en lugar de aprovechar la oportunidad de lanzar fuertes crí­ticas en contra del PAN y de Morena, sobre todo cuando se han “nutrido” de prií­stas que propiciaron precisamente el debacle electoral del tricolor.

Tan pasiva ha estado que ni siquiera ha iniciado el proceso de expulsión de aquellos prií­stas que se sumaron a Morena, como es el caso de Oscar Luebbert Gutiérrez, Efraí­n de León León, Rogelio Villaseñor Sánchez, Magdalena Peraza Guerra, entre otros y otras que abandonaron las filas del tricolor para satisfacer sus ambiciones polí­ticas y se olvidaron en dónde se formaron y lograron obtener importantes cargos gubernamentales.

En otro tema, la investigadora Guadalupe Rodrí­guez Castillejos de la UAT, lleva a cabo un interesante proyecto de biotecnologí­a para aprovechar los residuos de productos agrí­colas, como es el sorgo, a fin de obtener compuestos que se podrán utilizar en la industria, además de productos alimenticios y nutricionales.

La doctora Rodrí­guez Castillejos, adscrita a la Facultad de Reynosa Aztlán, reveló que el tratamiento del sorgo sirve para producir xilitol y transglutaminasa, que se utilizan en la industria de alimentos.

En las investigaciones participan en forma activa jóvenes universitarios que cursan sus maestrí­as en Ciencias y Tecnologí­a de Alimentos y en Ciencias de la Vida, además del doctorado en Ciencias Biomédicas, que se imparten en la UAT.

Por otra parte, la consejera del Instituto Nacional Electoral (INE), Dania Paola Ravel Cuevas luego de encabezar la inauguración del foro “Retrospectiva y Prospectiva Electoral” en el auditorio del Tribunal Electoral de Tamaulipas (Trieltam), reveló que existe una colaboración con la Secretarí­a de Gobernación (SEGOB) a fin de utilizar la base biométrica del organismo para confirmar la identidad de las personas desaparecidas en el paí­s.

Indicó que el INE tiene la base de datos más grande y completa de identificación de mexicanos en el paí­s, ya que están los datos personales de poco más de 90 millones de ciudadanas y ciudadanas inscritos en el padrón electoral, por lo que esta información resulta de vital importancia para dar con el paradero de las personas desaparecidas por el crimen organizado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here