No vender ‘comida chatarra’ a menores afectará la economía, dice Unidem

La nota se ha leído 2325 veces

Francisco Cuevas Dobarganes, director de la agrupación, consideró que este planteamiento presentado por la bancada de Morena se está tomando muy a la ligera, y aunque tiene la intención de mejorar la salud no se ha pensado en las repercusiones económicas que provocaría.

Ecatepec, Méx., 29 de agosto del 2020. – La Unión Industrial del Estado de México (UNIDEM) consideró que la iniciativa que se propuso en el Congreso local para prohibir la venta y distribución de la llamada “comida chatarra” a la población infantil afectaría al menos a cuatro sectores de la industria y generaría un alto desempleo.

Francisco Cuevas Dobarganes, director de la agrupación, consideró que este planteamiento presentado por la bancada de Morena se está tomando muy a la ligera, y aunque tiene la intención de mejorar la salud no se ha pensado en las repercusiones económicas que provocaría.

“Es cierto que existen niveles de obesidad muy altos y que la alimentación es muy mala en términos generales; sin embargo, por esto no debe culparse sólo a las bebidas embotelladas y la comida chatarra”, dijo.

En un comunicado, destacó que es verdad que en términos generales la alimentación en el país no es muy balanceada y completa, por lo que sí debe modificarse el etiquetado de los productos para que la gente pueda entender el contenido de sal, azúcares, harinas refinadas y grasas saturadas, ya sea en bebidas o botanas, y tomen la mejor decisión; “pero de eso a no permitir que los niños lo consuman, parece más una campaña en contra del sector embotellador y productor de botanas”.

“Si se afectara sólo al sector de empresas que se dedican a producir botanas, jugos o refrescos, finalmente, si todo quedara ahí, pero además se están afectando una gran cantidad de industrias”, apuntó.

Cuevas Dobarganes precisó que de aprobarse esta medida habría pérdidas para las empresas que elaboran latas, acero, etiquetado, tintas, aluminio, vidrio, cartón, productores de azúcar y endulzantes, además impactaría a muchas ramas de la economía entre los que destacan el sector químico, transporte, fundición y hasta el campo.

Afirmó que también se registraría un severo impacto en las “tienditas de la esquina”, que están conformadas por empresarios que con mucho tiempo y esfuerzo han puesto ese negocio, y al tener menos ventas de botanas o de bebidas embotelladas “podrían llegar hasta la quiebra”.

“Pensamos que puede haber un desempleo brutal si se ataca esas ramas de la economía, y aparte de eso, es que se hace en el peor momento, porque estamos en plena pandemia y no es momento de castigar a la empresa, sino de ayudarla y con estas medidas se está haciendo justo lo contrario”.

Puntualizó que la UNIDEM pidió a los diputados locales reconsiderar la medida y pensar en otras alternativas como mejorar el etiquetado, reducir porciones y gradualmente modificar las fórmulas para que los productos sean más saludables.

“Toda la economía de nuestro país está siendo golpeada de una manera impresionante por los efectos de la pandemia, los datos en el desempleo lo demuestran. Creemos que es el peor momento para tratar de prohibir productos industrializados; primero empezamos con los plásticos y ahora con las bebidas embotelladas y botanas. Siempre habrá algún argumento para pensar en los efectos negativos de cualquier industria.

“Compartimos la preocupación de los diputados locales, pero estamos seguros que las prohibiciones nunca conducen a nada positivo. Estamos en la mejor disposición de trabajar de manera conjunta para resolver ese y otros problemas que aquejan a la población”, concluyó.

fuente: LaJornada

Deja un comentario