44 años de estafas presidenciales…

La nota se ha leído 914 veces

Yo no sé ustedes, pero con 55 a  cuestas y memoria periodística de más de 34 años, he sido testigo de lo mal que nos va en México, no obstante el Paraíso Prometido cada 6 años.

En serio, de José López Portillo a la fecha, todos han sido vendedores de espejos, en gobiernos que han terminado en sórdidas estafas.

Y como vamos, con Andrés Manuel López Obrador es altamente probable -no vaya a ser que un día recapacite-, que las condiciones de México pinten igual  y si mal nos va, como los académicos sospechan, del averno.

Basta revisar los discursos de todos los presidentes de México, sus promesas de campaña y los resultados finales para sostener que el paraíso, el cambio político, la bonanza, el bienestar para las familias sigue en el éter.

1.- Ponderaba López Portillo, al pasar del grito por administrar la abundancia, al populismo rampante y lágrimas.

“A los empresarios y a los que tienen, les pido su capacidad para organizar y crear empleos para generar prosperidad compartida; para darle función social a la riqueza y para tener derecho de pedirles a todos que trabajen, tanto a los ricos como a los pobres·.

2.- Expresaba Miguel de la Madrid Hurtado con su renovación moral.  El mismo que canceló la DFS, dio la bienvenida a la tecnocracia, motivada por apertura comercial con el GATT.

“Propósito fundamental del actual régimen ha sido que la población participe en los beneficios del desarrollo económico y social, atendiendo a las características de su crecimiento, estructura, dinámica y distribución geográfica, tanto en las áreas rurales como en las urbanas”.

Alguien lo quiere traducir…

3.- Garantizaba Carlos Salinas de Gortari con la llegada de los programas clientelares:

“Para revertir la baja en los niveles de vida, hay que actuar ya, y hacerlo decididamente. Pondré de inmediato en marcha el Programa Nacional de Solidaridad Social, con acciones eficaces en las regiones rurales y en las zonas urbanas con niveles de vida más deprimidos; asimismo, se enfocará hacia los grupos indígenas, quienes exigen respeto, nuestro máximo apoyo y trato justo”.

El asesinato de Colosio, el EZLN, el TLC, la herencia a debate eterno.

4.- Decía “el mandilón” Ernesto Zedillo Ponce de León, el primer enterrador del PRI, por traición o por democracia:

“Trabajaré, como todos los mexicanos, con honradez, con esperanza y con pasión. Trabajaré por ese México que nos legaron nuestros padres; por ese México que hoy suma nuestras voluntades; por ese México que debemos a nuestros hijos”.

Con él la inolvidable crisis del 1994…

5.- Vicente Fox señalaba, con botas, Marthita y su vocero:

“Para garantizar una democracia eficaz y una eficacia democrática, asumo el compromiso de promover siete reformas medulares, recogidas durante mi campaña presidencial como el mandato de cambio de los mexicanos”.

“Una reforma que consolide el avance democrático, para que toda persona pueda hablar con libertad y ser escuchada. Una reforma que avance en el combate a la pobreza y en la igualdad social, para que ninguna madre carezca de dinero suficiente para comprar la leche de sus hijos”.

Sexenio de parodia permanente, del que reconocemos la libertad absoluta a medios.

6.- Gritaba Felipe Calderón Hinojosa y sus 200 mil muertos:

“Quiero comentarles que estos años han sido de un largo recorrido donde hemos enfrentado adversidades, la violencia, la pandemia de la influenza y muchas cosas”.  Y cuando instauró la guerra de guerrillas, que nunca  guerra:

“Tanto pactar con la delincuencia, como evadirla o combatirla, por medios ilegales, significaría erosionar los cimientos que nos dan sustento como sociedad”.

7.- Enrique Peña Nieto sostenía todo frivolidad, su Pacto por México y sus reformas estructurales (producto de una alianza fundamental con AN, que nace en 2006.

“Debemos combatir la pobreza y cerrar la brecha de la desigualdad, que aún, lamentablemente, divide a los mexicanos. Debemos trabajar para que las madres y padres de familia tengan lo suficiente para el sustento diario de sus hijos. Debemos plantearnos como objetivo ser una sociedad de clase media, con equidad y cohesión, con igualdad de oportunidades”.

8.- Y para cerrar un predicador, un Andrés Manuel López Obrador y terca cancelación del pasado. Veremos pronto los resultados de su obstinación.

“No habrá divorcio entre pueblo y gobierno. Yo les necesito, porque como decía Juárez “con el pueblo todo, sin el pueblo nada”. No me dejen solo porque sin ustedes no valgo nada o casi nada; sin ustedes, los conservadores me avasallarían fácilmente. Yo les pido apoyo, porque reitero el compromiso de no fallarles; primero muerto que traicionarles”.

En resumen: Somos heróicos supervivientes de una sociedad que flota como Hijos de Chespirito, fraternos de Chabelo, la Lucha Libre, Las Novelas, el Fut Bol y otras distorsiones sociales.

Otrosí: Demasiado bla, bla, bla

 

 

Deja un comentario