Llega la temida 3° fase

La nota se ha leído 1802 veces

El Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell Ramírez anunció que debido al número de personas contagiadas y de personas muertas por el coronavirus se implementó a partir de ayer la tercera fase de la contingencia sanitaria en todo el país, en cuya etapa de tomarán medidas más drásticas para contener el avance y evitar que se registre una situación similar a la que se vivió en China, Italia y España, o la que se tiene ahora en Estados Unidos.

          En esta etapa se prevé el incremento de personas que requerirán ser hospitalizadas, por lo que ahora más que nunca se requiere asumir una actitud responsable y extremar las medidas de seguridad personal, sobre todo cuando la capacidad de clínicas y hospitales es sumamente limitada en el país.

          Si bien es cierto que la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador logró un acuerdo con la Asociación de Hospitales Privados, que preside Mario González Ulloa, para aumentar la capacidad de atención ante la emergencia del coronavirus, no hay duda que la mejor manera de evitar una pandemia similar a la que se registró en otros países será extremar las medidas preventivas para evitar ser contagiados, entre las que se encuentran el uso de tapabocas y de guantes, pero sobre todo la llamada “sana distancia” y “quedarse en casa”.

          Con este acuerdo se tendrán 3 mil 115 camas adicionales de los hospitales Ángeles, Star Médica, Médica Sur, Grupo Torre Médica, Hospital San Javier, Dalinde, entre otros, ya que en los nosocomios del sector público sólo se tienen 2 mil 342 camas para atender a los pacientes del coronavirus.

          Cabe aclarar, que las camas de los hospitales privados serán para atender a pacientes con otras enfermedades distintas al coronavirus, como es el caso de partos, hernias, cesáreas, úlceras, endoscopías y algunas urgencias del 23 de abril al 23 de mayo, según el convenio suscrito.

          También se construyen hospitales móviles para atender el creciente número de pacientes con coronavirus en todo el país, como es caso de Tamaulipas en donde se tienen programados tener 8 nosocomios de este tipo en la entidad.

          En la tercera fase de la emergencia sanitaria por el coronavirus se tomarán medidas más estrictas para que las personas se queden en sus casas y sólo salgan para realizar actividades esenciales, como la compra de víveres, medicinas, entre otras, incluso algunas autoridades han anunciado que se aplicarán multas para tratar de que se entienda la gravedad de la situación que hay en el país.

          Por otra parte, pero sin dejar el tema del coronavirus, como estará tan crítica la situación que ayer la Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico), que encabeza Alejandro Díaz de León Carrillo, decidió bajar en 50 puntos porcentuales la tasa de interés ante los riesgos derivados de la pandemia para la inflación, la actividad económica y los mercados financieros.

          La reunión de la Junta de Gobierno de Banxico fue fuera de calendario, sin embargo luego de que se dio a conocer que entraba en vigor la tercera fase de la crisis sanitaria por el coronavirus, se tomó la decisión de dejar en 6% la Tasa de Interés Interbancaria para tratar de atenuar un impacto negativo a la economía de nuestro país, sobre todo después del desplome del precio internacional del petróleo que se registró el lunes pasado.

          Debemos recordar que apenas el pasado 20 de marzo también se recortó en 50 puntos porcentuales para dejar en 6.50% la tasa de interés, por lo que resulta significativo la nueva intervención de Banxico para garantizar la liquidez del sistema bancario de nuestro país.

          La medida preventiva de Banxico resulta oportuna porque México dejará de tener los ingresos petroleros previstos en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PREP) 2020, puesto que el precio internacional de la mezcla mexicana se derrumbó a -2.37 dólares de barril, cuando en enero del presente año se llegó a cotizar en 59.35 dólares el barril.

          Seguramente el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Arturo Herrera Gutiérrez, deberá de cambiar en el gasto público ante esta estrepitosa caída del precio internacional del petróleo, por lo que se esperan más recortes en actividades no esenciales del gobierno federal.

          Algunos legisladores de la oposición de inmediato han señalado la necesidad de postergar la construcción de la refinería de Dos Bocas en Tabasco, que en este año ejercerá un presupuesto de más de 42 mil millones de pesos, ya que la obra no dejó de ser prioritaria luego de que el negocio del hidrocarburo pasa por una crítica situación por intereses de países petroleros, entre los que se encuentra Arabia Saudita, Rusia y Estados Unidos.

          Lógicamente, que el presidente López Obrador defenderá la construcción de la refinería de Dos Bocas en Tabasco porque se ha convertido en una obra emblema de su administración, pero resulta que urgen más recursos para la compra de implementos y equipos médicos, especialmente ahora que se inició la tercera fase de la crisis sanitaria por el coronavirus.

          Ante esta disyuntiva, surge la pregunta: ¿qué hará el presidente López Obrador?, se empecinará en construir la refinería de Dos Bocas en Tabasco o empleará el presupuesto de 42 mil millones de pesos para la compra de implementos y equipos médicos para el coronavirus.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here