AVA, aliado del periodismo como portavoz del pueblo

Ya no más los días de la persecución y del terrorismo mediático, desde la oficinas públicas. Un ¡ya basta! a la etapa más oscura de la intolerancia y el autoritarismo como estilo personal de ejercer el poder político ilimitado y sin freno.
    Bienvenida sea la primavera del pensamiento libre, la crítica, pero también la propuesta, como oxigenación de la democracia. Todo ello en el marco de un respeto mutuo entre el poder gubernamental y quienes publicamos información y opiniones.
  Tanto el doctor Américo Villarreal Anaya, como su vocero Francisco Cuellar Cardona, saben de lo que hablan, cuando se expresan a nombre de cientos de miles de tamaulipecos que padecieron en carne propia la discriminación y también los efectos de una política excluyente y monolítica.
  Atrás, en el parteaguas del pasado inmediato, aun se pueden escuchar los tristes ecos de una camarilla acostumbrada a pasar por encima de quienes opinaban diferente.
Quienes hemos vivido los claroscuros del periodismo y sus avatares, en la relación con el poder político estatal, entendemos muy bien el mensaje que hoy envió  el gobernador Américo Villarreal Anaya: el lider de la 4T tamaulipeca se dijo aliado de un ejercicio mediático de carácter propositivo, y al mismo tiempo, portavoz genuino del sentir ciudadano.
  El mensaje del Ejecutivo se produjo en el marco del día de la libertad de expresión, que se conmemoró el siete de junio, pero que por motivos de agenda, fue el plato fuerte de este lunes, durante la ceremonia cívica de los honores a los símbolos patrios.
En  su intervención, el doctor AVA puntualizó lo que ha sido invariablemente su postura, en términos de democracia y de respeto hacia los derechos humanos y las libertades de nuestra sociedad norestense. Lo escuchábamos atentos  las y los periodistas que día a día buscamos la noticia, la comentamos y generamos opinión, fortaleciendo el tejido democrático.
  Dijo que su gobierno, no persigue, ni censura, ni jamás amenaza, o pretende silenciar una voz.
  Como testimonio de sus palabras, ahí en el evento estaban tanto los que han expresado coincidencias con este sexenio, como los que han hecho de la crítica una feroz praxis, sin que por ello hayan sido proscritos, como sí ocurrió en el pasado inmediato con los cabecistas, y quienes los cuestionaron.
   El gobernador AVA definió el trabajo de los medios informativos, como la inviolable libertad de escribir y de publicar  sobre cualquier materia. Sin más límites  que el respeto al derecho ajeno, al orden público y a la verdad.
—Esto, aseveró el gobernador,  es una convicción propia, es el precepto ideológico del humanismo mexicano, práctica estricta de los gobiernos transformadores, y es una condición necesaria, para la sana y plural convivencia.
   Américo se pronunció a favor de un periodismo profundamente ético, vigilante del poder,  y sobre todo marcadamente comprometido con las causas más sentidas de la sociedad.
 Agregaría:
—-Requerimos de un periodismo que sea precisamente transformador. Que eduque, que informe y  contraste posturas. Un periodismo a la altura de su tiempo, analítico de las condiciones socioeconómicas y facilitador de la toma de decisiones. Todo ello es un periodismo eminentemente libre, concebido y ejercido para la libertad, para alcanzar la justicia y más bienestar”, señaló.
 Por su parte, el Coordinador de Comunicación Social Francisco Cuellar Cardona manifestó que el gobierno del doctor AVA se caracteriza por el respeto a la libertad de expresión. Aseguró que en este sexenio de la 4T,  se cuida y se protege al gremio periodístico. Consideró que se respeta la crítica, incluyendo a los extremos de quienes incurren en el libertinaje y en la calumnia.
  Cuellar estableció una comparación entre el pasado inmediato, cuando pasaba todo y no se decía  nada. Y en la actualidad cuando vemos que se publica todo, sin perseguir ni molestar a nadie.
—-Hoy, dijo el vocero del primer gobierno morenista en Tamaulipas, existe la voluntad política de un gobierno humanista  que valora en su justa dimensión la libertad de expresión. Hoy en Tamaulipas existe un antes y un después. Y esto aplica no solo para la prensa, sino también para la sociedad.
  Agradable mañanera tamaulipeca, la de este lunes en el Poliforum, donde junto con los himnos nacional y de Tamaulipas, resonó fuerte la libertad de pensar,  de escribir, y de publicar.
  En la mesa del gobernador, el agua y su problemática acaparó el tiempo de la charla circular con el primer morenista de Tamaulipas.
  Tema inquietante, desde todos los ángulos,  del cual hablaremos en las próximas entregas.
Salir de la versión móvil