Encerrona en el PRI

Al Subsecretario lo envió el CEN a Tamaulipas, para que de cierta forma se hiciera cargo de la emisión de la convocatoria para la realización del proceso interno, que permita elegir al presidente interino que terminará el periodo inconcluso que dejó EDGAR MELHEM SALINAS.

A escondidas prácticamente, JORGE ARMANDO MEADE fue presentado a un grupo de priistas, como el enviado del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, para la organización del proceso interno.

Al Subsecretario de Organización del CEN del PRI, muchos ya lo conocían.

Quizá por ello, estaba por demás que MEADE desconfiara de los pocos priistas que tiene el Partido en Tamaulipas, a quienes les pidió no usar el teléfono celular mientras sostenía una reunión de presentación.

La encerrona se realizó en el ahora edificio Reyes Heroles, frente a donde se encuentran las oficinas del CDE del PRI.

A puerta cerrada, sin acceso a quienes representan los medios de comunicación, JORGE ARMANDO escuchó uno a uno, los comentarios de los priístas, lo que le permitió darse cuenta, de las condiciones que imperan en el PRI en esta entidad.

Como si el Partido Revolucionario Institucional viviera una de sus mejores etapas, casi nadie se enteró de la visita de JORGE ARMANDO MEADE.

Al Subsecretario lo envió el CEN a Tamaulipas, para que de cierta forma se hiciera cargo de la emisión de la convocatoria para la realización del proceso interno, que permita elegir al presidente interino que terminará el periodo inconcluso que dejó EDGAR MELHEM SALINAS.

Cuando requiere de reflectores, de cacaraquear el trabajo que se hace, la necesidad de demostrar que está vivo y la urgencia de mantener el contacto con la poca militancia que todavía tiene, la gente del PRI lo hace prácticamente en lo oscurito, de manera callada y silenciosa.

A la presentación de JORGE ARMANDO MEADE no fue el diputado EDGAR MELHEM SALINAS.

Tampoco quien estuvo al frente del partido de manera interna y prefirió no registrarse para participar en el proceso interno  hace unos días CARLOS SOLÍS GÓMEZ., igual se ausentó o no invitaron a EUGENIO BENAVIDES.

Y aunque la lista pudiera ser larga, el espacio no da para tanto.

Con el resultado de la primera encerrona, MEADE pudo darse cuenta de cómo andan las cosas hacia el interior del Partido en Tamaulipas, donde la votación se ha venido abajo, al menos desde el 2016 a la fecha.

Aparte de ello, el PRI ha perdido cuadros políticos importantes y en el peor de los casos, ya no cuenta con la misma estructura, y en los sectores y organizaciones, sólo se mantienen los titulares.

Sin embargo, lejos de iniciar una etapa de apertura, con una amplia comunicación y enviar un mensaje claro de transparencia, en aras de recuperar la unidad y la fuerza que alcanzara a tener el PRI, son omisos.

Al Partido le urge empezar a recuperar confianza, credibilidad, votos, cargos de elección popular y evitar que se sigan saliendo los cuadros a otros partidos políticos.

El PRI ocupa la quinta posición política en Tamaulipas, al venir perdiendo elección tras elección. ¿Hay una sexta? En fin.

alfredoguevara0@gmail.com

 

Salir de la versión móvil