IETAM e INE, al rescate de elección

Por: Raúl Terrazas Barraza

Ya a menos de un mes de la elección extraordinaria de Tamaulipas para elegir a una persona que ocupe el escaño que dejó vacante Faustino López Vargas, todavía es difícil hablar de que la gente se ha puesto las pilas y que, como en procesos anteriores responderá a las propuestas y llamados de los tres candidatos que fueron postulados por las coaliciones y el Partido Verde Ecologista de México.

Incluso, cualquier medición que se haya para saber el impacto de las campañas hasta ahora realizadas por los candidatos, dejaría infinidad de dudas sobre las preferencias reales de voto y desde luego el porcentaje de quienes dejarán la tranquilidad de su hogar para ir a las casillas a sufragar.

Casi es natural que en aquellos procesos electorales en los que no se elegirán alcaldes o Gobernador, la asistencia a las urnas es limitada al grado de que la participación baja la línea de los 30, situación de la cual se infiere que en elecciones como la de un Senador se reduce el interés por votar.

Respecto a la evolución de las campañas, la que emprendió la nuevoladerense Imelda Sanmiguel Sánchez por el PAN y sus aliados, presenta dificultades serias porque la respuesta de la gente ya no es la misma de hace más de tres meses cuando tenían todo a su favor comenzando con los recursos y tampoco se ve por ningún lado el respaldo del comité nacional que tiene a su cargo Marko Cortés Mendoza.

Mínimo éste último debería de traer un recorrido por las tres regiones de la entidad y no quedarse a la espera de la movilización de Legisladores que tiene en marcha el Diputado Gerardo Peña Flores, el excolaborador más cercano que tuvo el anterior gobernador de Tamaulipas y que ahora busca mantener la corriente panista de Reynosa.

Incluso a ello se debe que la designación de la diputada local con licencia Imelda Sanmiguel como candidata a Senadora, fue más decisión suya que de sus exjefes en el Estado.

Porque los ciudadanos no responden todavía a las estrategias de campaña de los tres candidatos, la lógica dicta un cambio de estrategia, aunque, por tratarse de una elección extraordinaria las cosas no cambien desde las campañas de candidatos y partidos, así que, las autoridades electorales, el INE y el IETAM deberán entrarle duro con sus tiempos de radio y televisión para promover mucho más que la gente cumpla con su obligación de votar.

Las campañas si están cerca de la gente y los candidatos todos los días se esfuerzan por romper las barreras de comunicación con los electores, sin embargo, los resultados no son los esperados así que, la incursión de las autoridades electorales para promover los votos será de mucho apoyo para lograr una buena participación en las urnas.

A menos de un mes de la votación para elegir a un Senador de Tamaulipas, las campañas tienen que ser más específicas para llegar a los electores que están indecisos. Hasta ahora los tres prospectos habla de que sus campañas funcionan y tienen la certeza de que el elector votará a su favor, sin embargo, solo uno de ellos ganará.

Los otros

El asunto del tandeo del gua en la capital de Tamaulipas va en serio, el ingeniero Eliseo García Leal anunció que seguirá la escasez, como consecuencia del agotamiento de las fuentes de captación de agua que se destina al uso y consumo humano.

Tandear el agua equivale a que una gran parte de la gente que vive en ciudad Victoria tiene que cambiar el uso para reducirlo y que el suministro alcance para más personas, con este tipo de estrategia la venta de tinacos de plástico será de nuevo gran negocio porque a ese tipo de productos nadie les saca la vuelta, al tratarse de necesidades sentidas que no se resuelven de la noche a la mañana.

El ingeniero García Leal es el experto, es quien sabe cómo actuar frente a la grave escasez que se avecina y que no tendrá una solución rápida en la cual debe de participar toda la población citadina, como hacerlo, muy simple cuidar el agua y denunciar aquellos casos de uso incorrecto para que la COMAPA tome cartas en el asunto.

En la Comisión Estatal Agua, el lenguaje de la escasez tiene afinidad con el que maneja el organismo operador loca, así que, este 2023 podría ser un año difícil porque se habla de sequías prolongadas.

Salir de la versión móvil