Un hombre de paz… no un pacifista

0
684

Un hombre de paz… no un pacifista
Tuvo una vida ejemplar. A la manera de Thoreau, cumplió con sus
principios sin esperar nada a cambio y sin vacilar.
Encaró a los poderosos. Domeñó el miedo al puño brutal del apartheid pero
recusó la venganza y procuró la reconciliación.
Como arzobispo de Ciudad del Cabo ocupó las trincheras de la encarnizada
lucha en contra del despotismo blanco sobre los negros y combatió la expoliación
de las riquezas del Gran Karoo y el cono sur africano.
“Es sobrecogedora la extensión y la profundidad de la maldad”, dijo. “Pero
fue necesario abrir la herida para limpiarla”. En su visión, el apartheid envilecía
tanto a los opresores como a los oprimidos.
Buscó una justicia rehabilitadora y no represiva: al interior de la nación,
reconciliar; en el mundo, sanciones económicas para forzar un cambio de política
del régimen tirano.
Gracias a su estatura moral y credibilidad, sumó a su lucha a ex guerrilleros
y a ex integrantes de las fuerzas de seguridad. Al mismo tiempo fue un crítico
firme de las acciones violentas de los grupos opositores al régimen.
Cuando el aparheid fue desguazado y pulverizado en 1994 y comenzó la
reconstrucción moral de la República, Desmond Tutu se erigió en crítico de las
desviaciones del Congreso Nacional Africano, el partido que llevó al poder a
Nelson Mandela.
Con la misma entereza con la que enfrentó a los herederos del siniestro
Hendrik Verwoerd, Desmond Tutu denunció el regreso a políticas que enriquecían
a una minoría mientras las mayorías eran azotadas por una pobreza degradante e
inhumana.
2
En 2010 el arzobispo dijo al New York Times que en contraste con los
ideales de Mandela, en África del Sur “el sueño posible se aleja más y más…
vivimos en la sociedad más desigual del mundo”.
Y en 2011, ante la creciente corrupción y el cada vez más ineficaz
liderazgo, arremetió contra el régimen en términos nunca antes imaginados: “Este
gobierno, nuestro gobierno, es peor que el gobierno del apartheid…”
Reprendió al entonces presidente, Jacob G. Zuma: “Usted y su gobierno no
me representan. Ustedes velan únicamente por sus propios intereses. Lo llamo a
capítulo por amor: un día comenzarmos a rezar por la derrota del Congreso
Nacional Africano. Es usted una desgracia”.
Fue profético. En 2016 una alianza de dirigentes religiosos se formó en
contra de Zuma y a principios de 2018 este fue depuesto.
Al nuevo presidente, Cyril Ramaphosa, Tutu apercibió: “Todos los días
rezamos por usted y por sus colegas… para que no sea su gobierno un falso
amanecer”.
Ramaphosa respondió calificando al arozbispo como un dirigente
pragmático y de principios cuya militancia “da nuevo significado a la visión bíblica
de que la fe, sin obras, es algo muerto”.
Desmond Tutu lo expresó a su manera: “Ser neutral en situaciones de
injusticia, es elegir el bando del opresor”.
Acuñó la frase “Nación arcoiris” para describir a la Sudáfrica que transitó a
la democracia después del apartheid, pero nunca mezcló su investidura religiosa
con una función política.
Desmond Tutu murió a los 90 años el 26 de diciembre en Ciudad del Cabo. Era
originario de Witwatersrand, hijo de una trabajadora doméstica y un maestro. Llegó a ser
una celebridad global como Gandhi y como Martin Luther King y en 1984 recibió el Premio
Nobel de la Paz, pero su última morada fue un ataud de madera sin cepillar.
No sólo impartió sacramentos y rescató pecadores. Nunca depuso las armas en
contra de la injusticia. Fue siempre un hombre de paz… pero jamás un pacifista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here