El 60% de la población de México tenía deudas antes de la pandemia

0
146

Recién en el mes de noviembre del 2021, tanto el Banco de México (Banxico) como el el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) pudieron brindar los resultados de los datos obtenidos por la Encuesta Nacional sobre las Finanzas de los Hogares que se estuvo realizando a lo largo de todo el 2019. Este informe arroja datos que pueden ser muy relevantes sin dudas y que en los próximos párrafos nos vamos a encontrar analizando para ver de qué se tratan.

Pasivos por afrontar: tarjetas de crédito predominantes

Por ejemplo, en primer lugar, como dato más importante y que más llamó la atención, es que antes que se produjera la pandemia por el coronavirus, por lo menos 6.2 de cada 10 hogares mexicanos, contaba con pasivos que provenían por créditos de consumo, más específicamente por gastos que realizaron con tarjetas de crédito. Este dato asombra debido a que fue justamente en la pandemia donde creció el financiamiento por miles de familias que veían como se disminuían sus ingresos o cesaban en caso de despidos.

Los organismos antes mencionados detallaron que en México hay prácticamente unas 20 millones de familias que cuentan con ese tipo de deuda, de tarjeta de crédito. Lo positivo es que más allá de que cuenten con pasivos, los montos a pagar por ellas, en promedio no son tan altos, toda vez que están establecidos en unos 15.7 mil pesos.

No sólo son tarjetas: situación de otras modalidades de crédito

En la Encuesta antes mencionada, también se consultó para saber quiénes cuentan con pasivos por créditos solicitados de otros tipos como pueden ser educativos, en cajas de ahorro, pedidos a familiares, conocidos o amigos. Resultó que el 47% de los encuestados tienen cuentas por pagar de ese tipo de financiamiento, con un promedio de deuda aproximado de un poco más de 26 mil pesos, todo esto antes de la pandemia claro.

Ya en un tercer lugar, quedaron ubicados aquellos créditos de nómina o los personales, que tenían previo a la pandemia muchas familias en México. Específicamente, casi un 19% tenía ese tipo de préstamos pendientes, con un promedio de deuda de un poco más de 37 mil pesos. No se deben dejar de mencionar también los financiamientos que solicitaron muchos clientes a los fines de comprar automóviles, que fueron el 1.6%, con deudas por un promedio de casi 110 mil pesos.

La comparación y simulación: dos cuestiones claves antes de una solicitud

Habiendo mencionado información con respecto a qué deudas tenían las familias mexicanas antes de la pandemia, muchas de las cuáles aún se encuentran pagando, es momento también de analizar algunos datos relativos a cómo hacer para tener el mejor financiamiento posible. Muchas personas, antes de iniciar la solicitud, desean poder simular un préstamo bancario, ya que es la forma en la que van a poder encontrar las tasas de interés más competitivas, reducidas y atractivas.

Para poder hacer eso y no perderse en el intento, una de las mejores formas es llevarlo a cabo mediante plataformas que se especializan en resumir información. Por otro lado, se puede tomar como referencia los datos publicados de manera periódica por la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), los que muestran que en la actualidad, en promedio, los préstamos personales y de nómina tienen tasas en los bancos que van desde 25.75% hasta el 45.75%, fija y sin contar el IVA. Los usuarios siempre deben procurar encontrar créditos que tengan intereses dentro de esos parámetros, ya que fuera de ellos, Condusef entiende que puede tratarse de fraudes, usuras o cuestiones similares.

La morosidad y el cumplimiento: claves para mayor oferta crediticia

Según datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), algo que se debe ver como muy positivo en el sector financiero mexicano, es que se registraron días atrás la menor tasa de morosidad, tomando como referencia desde el año 2013 en adelante. Para poner un ejemplo, se pueden tomar como parámetro los créditos que son de nómina, que en octubre de 2020 tenían una morosidad de 9.70%, y bajando a un 9.12% para el mismo mes pero del 2021.

Algo también muy positivo fue que de acuerdo al Índice de Morosidad Ajustado (IMORA), también se redujo la morosidad en los créditos personas y por compras con tarjeta. Que esto suceda muestra que hay una voluntad real por parte de los mexicanos de querer de a poco estar al corriente con todas sus obligaciones crediticias, después de un año por demás difícil producto de la pandemia por el Covid 19. Que la morosidad baje, impacta directamente en que los bancos pueden ofrecer mayor cantidad de préstamos, inclusive con mejores condiciones.

Buenas finanzas: pocos dolores de cabeza

Sin dudas que para evitar dolores de cabeza en virtud de problemas legales, intimaciones, malas calificaciones en el Buró de Crédito, entre otras cuestiones relacionadas, no hay nada mejor para cualquier persona o familia, que mantener sanas sus finanzas personales. Para que eso así sea, lo adecuado es siempre antes de pedir un crédito, corroborar que se va a poder hacer frente a los pagos en tiempo y forma.

Ya para finalizar, algunos datos que queremos mencionar, que se debe tener en cuenta, que está totalmente relacionado al tema que hoy analizamos, es el tiempo que permanecen en el Buró las deudas. Por información que brinda Condusef, podemos saber por ejemplo, que las deudas que sean de menos de 165 pesos, se eliminan después de los 365 días. Aquellas que son de 100 pesos hasta 3,300 pesos, se eliminarán después de dos años; las de 500 UDIS y hasta 1000 UDIS, se anulan después de cuatro años; aquellas que sean por encima de 1000 UDIS, recién se eliminarán a nombre del deudor después de que transcurran 6 años; y por último, las de más de 400,000 UDIS, no se borran lamentablemente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here