Cabeza- AMLO, dos tipos de ciudado…

La nota se ha leído 1624 veces

Decía Jaime Sabines “yo no lo sé de cierto”, pero entiendo que a la mexicana, y sobre el caso de la polarización promovida -desde Palacio Nacional-, sobre el asunto del desafuero en contra del gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, sobran quienes sueñan, en su alienación, que todo se resuelva literalmente a madrazos.

Que el ejecutivo de Tamaulipas y el Presidente de México Andrés Manuel López Obrador, se conviertan en un Pedro Infante versus Jorge Negrete, en la película Dos Tipos de  Cuidado y se digan “de cosas”.

No es así, si bien el mundo de la política está por encima de la ley, las normas tienen que seguir su curso pues,  Aunque Usted No lo Crea, en muchos sentidos “lo que no está en autos no existe en el mundo” y todo lo de más, es saliva.

Es percepción, es debate, es post-debate, es postverdad. Y ahí, cada quien su terreno, porque mentadas van y vienen y la sociedad se expresa en libertad y auto conveniencia, como si se tratara de un pleito de cantina o la final de un partido de futbol.

Y luego están las posiciones políticas, donde por ejemplo leemos “contundencias”, como la de Pablo Gómez cuya conducta histórica personal, es más fifí de lo que muchos en Morena, se imaginan.

“Fueros y desafueros se han prestado a innumerables desaseos, maniobras, chantajes y negociaciones ilegítimas”, señala un twitter que tiene fijo.

O Ricardo Monreal, donde hay una abierta animadversión contra el gobernador tamaulipeco y por eso señala “en Tamaulipas, la  @FGRMexico debe solicitar orden de aprehensión y notificación roja para localizar y detener a la persona, y el  @CongresoTams, nombrar gobernador sustituto. Declarar desaparición de poderes en un estado es facultad del @senadomexicano”.

Para ellos, desde su narativa, es fácil porque sostienen, las decisiones de la Cámara de Diputados son inapelables inatacables. Y así lo repiten todos, como si estuvieran en el patio de una preparatoria, pero no, … la vida no es así y lo que vemos, es que prevalece una exacerbación donde electoralmente, no podemos definir los resultados.

Ya sabemos que “La Corte” (no el restaurante de Óscar), es decir la SCJN “come de la mano de AMLO”, y por eso, el Presidente manda el balón a esta cancha, como anticipamos, sucedería.

Por lo pronto, en el mundo de los datos duros el gobernador de Tamaulipas, ya publicó en redes sociales que la acusación en su contra no tiene razón jurídica de ser:

“Ante las falsas acusaciones por parte de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) en relación a la compra- venta de un departamento en la CDMX, muestro el certificado fiscal expedido por Notario Público, mi declaración patrimonial y el pago de los impuestos correspondientes”.

a.- En este sentido el abogado defensor de la causa del gobernador, Alonso Aguilar, fue puntual ayer al expresar que “en opinión estrictamente constitucional, el gobernador sigue teniendo fuero hasta en tanto no lo remueva el congreso de Tamaulipas. El fuero es por el cargo que se ostenta, no para la persona en sí misma”.

b.- “La Fiscalía podrá seguir investigando y haciendo sus cosas. Lo que nosotros estimamos es que no puede consignar, es decir, judicializar al gobernador mientras tenga el cargo”.

c.- “Nosotros nos atenemos a lo que hay en la carpeta, tampoco hay notificación de ello de las autoridades de Estados Unidos a las autoridades mexicanas y eso consta en el expediente”.

Lo hemos citado mucho últimamemente: Carlos Flores Rico ayer posteó que “según Hanna Arendt, en el gobierno totalitario concurren:  1. Concentración del poder en un líder. 2. Sustitución del sistema de partidos por un movimiento de masas. 3. El terror total como mecanismo de dominación. 4. La progresiva abolición de libertades y derechos de las personas”.

Y Pascal Beltran del Río, bromeó igual en Twitter: “¿Qué dirían los morenistas, que hoy justifican la candidatura de Evelyn Salgado, si el Congreso de Tamaulipas nombrara como gobernadora sustituta a una hija de Cabeza de Vaca? ¿Les daría para tanto la maroma?”.

Como les digo, sobran quienes se enojan porque les priva la emoción y los entiendo, el inconsciente colectivo de los mexicanos, avanza presa de sus propias facturas, miedos edificadas en los últimos 100 años de comedia, futbol, novelas y tintanazos, como el de “me canso ganso”, que inmortalizó  Germán Valdez, en la Película El Niño Perdido.

Aquí la frase completa: “Me canso ganso dijo un zancudo  cuando volar no pudo una pata se le torció y la otra se le hizo nudo, luego le dio laftosa y hasta se quedó mudo, y ya mejor no le sigo porque luego yo sudo”. De la película El Niño Perdido de 1947.

Nostra Política.- Mientras “cómanse un snicker”…

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here