Vacaciones SS

La nota se ha leído 857 veces

En otras temporadas vacacionales, los candidatos a ocupar un cargo de elección popular, tenían como centro de operaciones los destinos turísticos del estado, empezando por lo que dieron en llamar El Playazo, nacido en Matamoros y contagiado a las principales ciudades de esta tierra norteña.

El Playazo tuvo su origen con la Sociedad de Alumnos del Tec de Matamoros, que promovían entre sus compañeros la suspensión de clases el viernes previo al inicio de las vacaciones de primavera, por lo que, en caravanas los estudiantes de este nivel superior de educación iban a la Playa Bagdad; aunque con el tiempo hasta adolescentes de la secundaria imitaron a los mayores.

Desde luego que las campañas electorales empezaban ahí, con El Playazo, pues los candidatos a Alcalde, diputados locales o federales, senadores y hasta de gobernador, aprovechaban para saludar a la muchachada y más tarde a las familias, a quienes entregaban los tradicionales obsequios como gorras, playeras, abanicos de mano, plumas y condones, con alguna etiqueta del partido que los promovía.

Fueron otros tiempos… No solo el COVID-19 limitó estas acciones, sino que el mismo calendario electoral no permite la propaganda de los candidatos de los partidos, por cierto, apenas están registrando en las oficinas locales del Instituto Electoral de Tamaulipas (IETAM).

El partido de serio color, hasta inicios de esta Semana Santa (SS), en la capital, de la decena de precandidatos que se registraron solo para la presidencia municipal, solo a dos se les consideraba como viables: Por un lado, Ismael El Rocket Valdés y por el otro Eduardo Lalo Gattás y desde luego que los que aseguran saber, apostaban por el beisbolista, ahora empresario, porque lo ubican muy cerca de la figura presidencial.

Sin embargo, Lalo Gattás nunca ha quitado el dedo del renglón porque considera tener capital político, amplio y suficiente, para derrotar a la Alcaldesa Sustituta, María del Pilar Gómez Leal, familiar muy cercana al gobernador del estado y que busca la ¿reelección?

Por los comentarios políticos, parece que el beisbolista Ismael Valdés y el sobrino, Luis Torre Aliyán, se quedaron como precandidatos y dicen las lenguas de doble filo, que negociaron la unidad del movimiento de regeneración en la capital del Estado, con tal de que no haya una ¿división? de los militantes.

Con el eslogan de “Todos Dentro, Nadie Fuera” buscan unir a todos los morenos que representan a este Instituto Político, por lo que la dirigencia del Partido del presidente, busca cerrar heridas, cicatrices provocadas en la lucha por abanderar el color serio en las próximas elecciones.

Cuestionado sobre la existencia de otro candidato registrado por Morena a la Alcaldía de Victoria ante el IETAM, Eduardo Gattas rechazó de manera categórica la posibilidad asegurando ser el único, por acuerdo de la diligencia nacional y comité ejecutivo estatal del partido.

Es decir, pese al número de aspirantes y de la fuerte influencia del beisbolista y del sobrino del exgobernador, Morena no realizó ‘su encuesta’, el mismo Lalo Gattás asegura su candidatura se acordó en la capital del país, con asistencia de los altos ejecutivos de Tamaulipas.

Los candidatos a la Alcaldía de Victoria se están definiendo, aparecen figuras poco vistas en cargos de elección y que en la administración pública han dejado huella, aún en el viejo estilo y claro que pueden dar sorpresas.

Cierro este espacio con un cambio radical de tema. La razón es la duda pública de incontables tamaulipecos, cuando leemos y releemos las notas de los periódicos, memes y comentarios de todos sabores y colores de las redes sociales sobre el desistimiento del Congreso Local a un acuerdo referido al desafuero del gobernador.

Comentarios internos y externos al estado fueron divididos entre aplausos y rechazos. No sé en qué cantidad porque leí de ambos. Para concretar los adjetivos se habló de valentía, de repudio.

Los del paño en los ojos (no ven) hablaron incluso de la desaparición de poderes en el Estado. Hubo quienes publicaron, muy a propósito, el aniversario del asesinato del Vicente Villasana, (31-03-1947) director del Periódico El Mundo de Tampico, en manos del Jefe de Policía en la habitación 208 del Hotel Sierra Gorda, en la capital de Tamaulipas, que terminó con la desaparición de Poderes en Tamaulipas, destituyendo desde la CDMX al gobernador Hugo Pedro González, sustituyéndolo el General Raúl Garate Legleu.

La ciudadanía es noble, buena, como en ese 1947, no participó y pacíficamente atestiguó la salida de sus cargos a alcaldes, diputados y magistrados de entonces, el gobierno del Centro, hizo los reacomodos que creyó necesarios.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here