Condonaciones

La nota se ha leído 695 veces

El título de hoy debe interpretarse como “…el perdón, la remisión, la anulación u olvido total o parcial de algo, en consideración a una persona o grupo de ellas. Se dará por extinguida la obligación por voluntad del beneficiario.”

Aclarado el título encamino el comentario de hoy a la reflexión sobre la actitud de algunos gobiernos en el país, cuando utilizan condonaciones abiertas, encubiertas o disimuladas en favor de un sector específico.

El de Atlacomuldo, Enrique Peña Nieto (2012-2018) el primer enero de su mandato presidencial, hizo pública la condonación de 300 millones de dólares que el gobierno de Cuba debía al gobierno de los mexicanos. No hubo mayores explicaciones que las de ‘etiqueta’ hermandad, solidaridad, vecindad, buena voluntad, etc.

El tema no es exclusivo de la presidencia de la República, porque los mismos ayuntamientos y el gobierno de Tamaulipas, públicamente condonan impuestos, multas, recargos, etc., a ciudadanos que se pongan al corriente.

Hay mexicanitos en Tamaulipas incluso, que expresan su espera para la condonación. Lo pésimo es que los ciudadanos cumplidos, ésos que esperan el primer día para poder cumplir con su deber, pagando el predial, derechos vehiculares o impuestos, ésos no tienen descuentos o condonaciones, si acaso el 10%.

Alguna administración municipal incluso ‘regaló’ un seguro para el predio, pero la realidad es que nunca nadie hizo pública utilización.

No ha faltado quién asegure que no importa el color del gobierno del estado o del municipio, los gobernantes siguen una misma rutina, un mismo patrón desde las campañas electorales hasta la conclusión del mandato.

En el mismo tema de las condonaciones, vecinos de Campeche están tomando los micrófonos de las redes sociales y de las televisoras y radiodifusores que les quieren oir, sobre el piso parejo no para candidatos, sino para la población de una entidad y otra. Que no haya división de entidades en los beneficios.

Las expresiones surgen de la noticia difundida desde la semana pasada cuando se acordó, aunque el anunció lo dio el presidente Andrés López desde que asumió el cargo que ganó con muy pocos votos, pero a la buena, a la condonación de una deuda que los ¿tabasqueños? tenían con la Comisión Federal de Electricidad.

La empresa descentralizada, que no el presidente, acordó con el gobierno estatal, la condonación de una deuda y de paso, dar subsidio a 600 mil habitantes de la tierra natal del presidencial.

El acuerdo establece que a partir del 1 de febrero se condona el historial de adeudos de los consumidores domésticos, pero no para ahí, porque también se les otorga a los paisanos un subsidio a la tarifa eléctrica.

Qué conste que en Tamaulipas tenemos añísimos pidiendo a la CFE una reclasificación de tarifas eléctricas, por los calores tan fuertes desde la primavera y entrado el otoño. Ahí han entrado como gestores legisladores federales de todos los partidos políticos y no han prosperado.

La firma del convenio entre Manuel Bartlet, director de la CFE y Adán Augusto López, gobernador de Tabasco, condona la deuda que desde 1995 (26 años), tenían. Además, para que paguen ahora sí puntuales, se acuerda una tarifa única para consumo doméstico.

Es una ley que cualquier hijo de vecino que no pague el bimestre, por lo que se supone consumió de energía eléctrica, a menos de una semana del vencimiento se ordena la suspensión en el suministro de energía eléctrica, por lo que no se explica la acumulación de 26 años de adeudos.

Históricamente la CFE ha sido un verdugo con los consumidores, lo mismo COMAPA VICTORIA, son implacables con los cobros que el monopolio del gobierno establece y la amenaza con suspender el servicio siempre está presente. Luego entonces porqué unos sí y otros no.

En Victoria, capital, recordamos que la CFE cortó la luz del edificio de la presidencia municipal cuando, el entonces panista, investido de Alcalde, Gustavo Cárdenas Gutiérrez, so pretexto del adeudo que se tenía con la paraestatal por el no pago del alumbrado público.

El gobernador de los tabasqueños espera que el acuerdo termine con la «resistencia civil» de comunidades indígenas por cobros excesivos en el consumo de energía eléctrica, ya que el «Adiós a tu deuda», pactado con la CFE en 2019, fue ‘insuficiente’.

Se prevé que el nuevo acuerdo alcance al 85% del padrón de clientes que tiene la CFE en Tabasco y cuya deuda histórica asciende a 11 mil millones de pesos.

¿Porqué al escribir el adeudo me acordé de Layín, aquél presidente municipal de San Blas, Nayarit?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here