El COVID de AMLO… 

La nota se ha leído 774 veces

El jueves de la semana pasada circuló en redes sociales y medios de comunicación un video donde el Presidente de la República, ANDRES MANUEL LOPEZ OBRADOR, aparece dando un mensaje, caminando y bajando las múltiples escaleras de Palacio Nacional el cual fue de aliento porque se le veía muy bien con apenas unos cuantos días de diagnóstico positivo al COVID19.

Que el Presidente de la Republica se mostrará en buen estado de salud fue más que aceptable, mató rumores de quienes ya lo ponían al borde de la muerte, pero además, la salud del mandatario de México es un asunto de seguridad y estabilidad nacional.

Recuperado ANDRES MANUEL LOPEZ OBRADOR ahora deberá responder de todo lo que no se ha hecho o se hace mal en este México lindo y querido, los adversarios políticos ya no tendrán ni cargo de conciencia por pelear con una persona ausente o enferma.

La novedad de ayer fue la aparición del presidente mostrándose recuperado, diciendo que se practicó la prueba y ya resultó negativo y eso si deja muchas interrogantes.

Desde el principio mucha gente dudó de que realmente el Presidente estuviera enfermo, con su recuperación rápida, menos de diez días, las dudas crecen, ya no se sabe si fue verdad o mentira el contagio de COVID-19 que dijo tener o solo huyó ante los reclamos porque miles y miles que se enferman, a pesar de ser más jóvenes y con menos achaques que LOPEZ OBRADOR, mueren.

La verdad no es para menos, que todo mundo ahora dude del Presidente es normal porque es la primer persona de edad avanzada con problemas cardiacos, hipertensión y un montón de malestares que le gana la batalla al virus en un tiempo récord de una semana, para que se dé una idea, hay deportistas de alto rendimiento que han tenido que quedarse en casa hasta un mes.

Los malquerientes del Presidente, al verlo gozando de “cabal salud”, pueden creer que todo se trató de una farsa, que trato de esconderse para no dar cuentas sobre los temas delicados y urgentes a los cuales el mandatario nacional tiene que responder.

Uno de ellos el tema de la compra y autorización de las vacunas, otro por qué a las Entidades no se han enviado los refuerzos o se vacunan primeramente los siervos de la nación en lugar de personal que recoge desechos, recolectores de basura, por citar un grupo vulnerable y que debe tener especial atención.

Hoy la mayoría de la gente ya no sabe si fue verdad o mentira que el Presidente tuvo COVID-19 porque nadie le cree que en tan solo una semana se curó, lo que si es cierto es que el país se convulsiona, que las cifras de contagios y decesos a causa de la pandemia siguen a la alza, que no hay vacunas suficientes, que existe la duda si se están aplicando y distribuyendo correctamente las existentes.

Aunado a la crisis de salud que se vive en nuestro país está que la economía se colapsa, que la clase media tiende a desaparecer y cada día hay más pobres y, lo peor, las fuentes de empleo son escasas.

Si hay mal manejo de la pandemia y las finanzas públicas del país solo los expertos lo saben, de lo que el pueblo de a pie tiene constancia es que cada vez es más complicada la situación de salud y económica en casa, que las altas luminarias del poder solo se concretan a dar declaraciones pero no resultados que impacten positivamente en el bienestar y ánimo del pueblo, en el bolsillo de todos.

En fin, la situación es que apareció el Presidente de México, el solo hecho de estar de pie bajando escaleras es un mensaje a la nación, como queriendo decir que hay ANDRES MANUEL para rato, pero igual se despierta la duda si realmente estuvo convaleciente o no, pues es un adulto mayor, con problemas cardiacos y otros padecimientos más, quizá el único en esas condiciones que sale avante en una semana y como si nada.

De ahí la duda para propios y extraños si fue verdad o mentira que el Presidente ANDRES MANUEL LOPEZ OBRADOR estuvo contagiado de COVID-19 o simplemente se ocultó unos días para evadir responsabilidades. Ojalá, y por el bien de nuestro país sea lo primero, que con todo y sus años y problemas de salud el mandatario nacional se curó, ojalá, porque aunque nadie le crea todo es posible y es mejor creer en los milagros que en la perversa intención de un mandatario de jugarle el dedo en la boca nomás para ganar votos por lástima o poder acusar a otros de los errores que nos están costando muchas vidas y dinero.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here