Registros, ¿Irresponsables o valientes?… 

La nota se ha leído 873 veces

El fin semana hubo registros de precandidatos en el PAN y el PRI, en ambos partidos casi todos los aspirantes se hicieron acompañar de un buen número de seguidores con porras y matracas para ambientar el momento.

Cierto es que en las entradas a las oficinas donde se realizaron los actos protocolarios de pre registros se atendían las medidas sanitarias, sobre todo en el PAN donde hasta se contaba con un arco para sanitizar, gel antibacterial y tomaban la temperatura a quienes ingresaban al edificio, pero en el exterior de los inmuebles no solo se veía la euforia de los que acompañaban a sus candidatos con gritos a todo pulmón, también se veían cuerpos chocando unos con otros, en resumen, la emoción del evento les hizo olvidarse de la sana distancia.

Esa situación provocó que en redes sociales rápidamente se vieran reacciones de la gente criticando que, en tiempos donde la pandemia está en su máxima expresión, no se atiendan las medidas sanitarias en los eventos políticos.

Y la verdad es que la gente que hacía señalamientos tiene razón, no está la situación para andar demostrando músculo político como en otros tiempos que se veían ríos de gente acompañando a los candidatos a sus registros, de hecho están prohibidos los actos masivos, con gran concentración de gente, se hace para evitar más contagios pero algunos no entendieron.

No se vale que la gente desatienda las medidas sanitarias, el apoyo a sus candidatos se verá en las urnas el día de la elección, en estos tiempos la concentración de gente no sirve ni siquiera de impacto mediático para demostrar fuerza, sino que actúa en contra de ellos mismos.

En estos tiempos lo que importa es que los candidatos y sus seguidores se cuiden y cuiden a quienes les rodean, no vaya a ser que para el día de la elección ya les hagan falta votos porque el COVID su inconciencia les cobro.

Los partidos políticos, candidatos y seguidores, tienen que analizar la situación, entender que en esta ocasión las campañas tienen que ser distintas, se acabó la concentración de gente para demostrar músculo, ahora lo que tienen que demostrar es compromiso con la ciudadanía, que son responsables.

Más porque justo ayer también doctoras, doctores y en general personal de centros hospitalarios que están en la primera línea de combate al COVID-19 pedían a la ciudadanía fueran solidarios, se cuidaran y extremaran las medidas sanitarias para tratar de contener en lo posible el virus y que este no siga cobrando cada día más vidas.

Claro que se tienen que realizar los actos protocolarios, atender el calendario electoral y que la ciudadanía se entere quienes aparecerán en la boleta electoral el 6 de junio, pero ahora por responsabilidad social los grupos de acompañamiento se deben limitar, porque no solo son quienes acuden a los eventos los que corren peligro, igual están sus familias y no se vale que por irresponsables o valientes, a otros arriesgar.

Qué bueno que ya se registraron los precandidatos, qué bueno que los partidos políticos estén cumpliendo con los actos protocolarios, que bueno que los aspirantes tengan pueblo, seguidores, pero la verdad como dijeran en el rancho, el horno no está para bollos, no pueden exponer quienes aspiran a un puesto de elección popular a quienes les acompañan, ni a sus familias.

Deben de poner la muestra los políticos, demostrar su preocupación por la ciudadanía, empatía con los trabajadores de la salud y como buenos líderes que son conminar a sus seguidores a no exponerse pues las reuniones masivas son un campo de cultivo para el virus.

En fin, la situación es que ayer hubo registros de precandidatos en el PAN y en el PRI, de acuerdo a sus condiciones ambos realizaron su fiesta en el acto protocolario, en las redes sociales criticaron los eventos pues no se respetó la sana distancia, no se dio buen ejemplo y olvidaron que están prohibidos los actos masivos. Son tiempos de responsabilidad no de valentía.

Además, está comprobado que hacerse acompañar de un buen número de gente para generar percepción de triunfo no sirve de mucho, es mejor convencer, provocar empatía y ganar votos pues lo bueno es el día de la elección, el acarreo de gente es simulación, y si no que le pregunten a BALTAZAR HINOJOSA OCHOA.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here