Hartazgo de las mañaneras

La nota se ha leído 1473 veces

Tiene mucha razón la escritora Elena Poniatowska cuando en una reciente entrevista se dirigió al presidente Andrés Manuel López Obrador para decirle: “Ya párele a las mañanera porque han provocado hartazgo y nos tienen a todos al borde de la irritación y confrontación nacional”, además aseveró estar plenamente convencida de que las conferencias de prensa mañaneras “son un exceso del poder presidencial y un abuso que periodistas vayan todas las madrugadas a hacer preguntas a modo”.

          Y aunque no fue la primera periodista en señalar que hay un hartazgo de las mañaneras, la estrecha relación que tiene con el político tabasqueño indica claramente que personalidades de la izquierda, como es el caso de la autora del célebre libro “La Noche de Tlatelolco”, temen que los excesos cometidos por él en las conferencias matutinas en Palacio Nacional se tornen dañinas para la consolidación de la llamada 4° Transformación.

          Propios y extraños coinciden en señalar que las declaraciones de López Obrador en las mañaneras dejaron de tener impacto entre la sociedad mexicana, puesto que además de ser reiterativas casi todas están alejadas de la realidad, como cuando dijo que se han reducido el número de contagios y de muertes por el coronavirus y resulta que las cifras de la propia Secretaría de Salud y Asistencia (SSA), lo desmienten totalmente.

          Incluso, la frase del tabasqueño de que él “tiene otros datos” se utiliza como burla o mofa entre la sociedad mexicana, ya que nadie le cree cuando afirma que va mejorando la economía y cada día se cierran más negocios y más gentes se quedan sin trabajo por las medidas tomadas para tratar de detener el número de contagios y de muertes por el coronavirus en el país.

          Pero el colmo es cuando López Obrador culpa a sus antecesores de la falta de resultados por sus políticas equivocadas, como sucedió ayer en la mañanera cuando se le cuestionó el por qué no hay médicos especialistas para combatir el coronavirus y señaló como causantes a periodistas e intelectuales porque defendieron por muchos años el modelo neoliberal.

          Con esta argucia vil y ruin del tabasqueño trata de ocultar que, desde antes de tomar posesión como presidente de la república, la titular del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), María Elena Álvarez-Buylla Roces, eliminó las becas y apoyos para los investigadores que se encontraban desarrollando diversos programas en el extranjero y en el país.

          La comunidad científica de inmediato denunció esta atrocidad de la señora Álvarez-Buylla Roces, quien con el pretexto de la “austeridad republicana” primero redujo los montos de las becas y de las ayudas económicas de los científicos en el extranjero y en el país, sin embargo, seguía pagando el comedor gourmet para ella y su equipo de colaboradores.

          Nadie ha olvidado que cuando comenzó la crisis del coronavirus trascendió que México carecía de ventiladores para atender a los pacientes entubados en los centros hospitalarios, por lo que se vio en la necesidad de importarlos del extranjero, principalmente de los Estados Unidos.

          En aquella ocasión, la titular del Conacyt trató de impresionar con el cuento de que se construirán en el país, incluso presentó dos modelos supuestamente de última generación, pero nunca se logró concretar el proyecto y se tuvo que seguir importando los respiradores del extranjero.

          También mucha gente recuerda que León Manuel Bartlett Álvarez, hijo del célebre Manuel Bartlett Díaz, aprovechando las influencias de su padre trató de vender con sobreprecio ventiladores de importación al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), cuya investigación esta detenida a pesar de que hay evidencias claras y contundentes del delito.

          En fin, no hay duda del hartazgo de las mañaneras del presidente López Obrador, puesto que no sólo se trata de un ardid para atacar a diario a los disque adversarios del tabasqueño, sino también se han convertido en un espectáculo de vividores que se presentan como periodistas, entre los que destaca Carlos Pozos Soto, mejor conocido como “Lord Molécula”.

          Por otra parte, el dirigente nacional del partido Fuerza por México, Gerardo Islas Maldonado, estuvo ayer en Ciudad Victoria para inaugurar las oficinas de esta nueva organización política que logró el registro por medio de argucias y engaños, pero sobre todo porque el fundador Pedro Haces Barba, se comprometió con López Obrador crear una nueva organización obrera para reducir el poder de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), sino también en ser un aliado de Morena para que pueda conservar la mayoría en la Cámara de Diputados.

          Islas Maldonado en conferencia de prensa pidió que el Instituto Nacional Electoral (INE) atraiga la elección de alcaldes y diputados locales en la entidad, luego de que no ve las condiciones necesarias para garantizar la legitimidad del proceso del proceso electoral, pero todo ello para tratar de ocultar que no cumplió con todos los requisitos del Instituto Electoral de Tamaulipas (IETAM) para que se le aprobara la plataforma electoral.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here