Joe Biden preside hoy, el entierro de Trump…

La nota se ha leído 1570 veces

Sobre la teoría de que somos más los buenos que los malos, nos remitimos a la política y poder que aprendimos en todas las películas de Star Wars -setentas-. Aprendimos con George Lucas -y no pensabamos, en ese entonces, dedicarmos al periodismo y menos a la consultoría-, que siempre hay proclives al poder absoluto.

Que hay emperadores, remedos de tiranos y que las sociedades democráticas siempre triunfan. De hecho es un cliché que se ha repetido en la historia de la humanidad y que se sintetiza en aquella expresión que confirma lo siguiente.

El poder no corrompe, solamente te refleja como eres y en la misma máxima, Lord Acoton sentenciaba que “el poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente” y eso exactamente vimos en los Estados Unidos con el “depuesto por las urnas” Donald Trump, cuya verdad colectiva fue  superior a su versión personal de la vida, esa expresión francesa de “L’État, c’est moi”, el Estado Soy Yo.

Lo esperamos por los próximos 4 años y confiamos, ya no sea mandatario de una nación que es “ejemplo entre las naciones libres”, bajo el comando de Washington D.C., la llamada capital del mundo occidental.

1.- Esa es la versión previa a este miércoles 20 de enero, cuando se realiza la toma de posesión del presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, y de la vicepresidenta electa, Kamala Harris.

2.- Un adiós que deja una estela de “trumpismo”, bajo el embrujo de autoritaristo populista, que siempre estuvo enquistado en la sociedad norteamericana y cuyo rostro tuvo su escalada mayor en la era de una administración de quien es y seguirá siendo, ícono del racismo en pleno siglo 21.

3.- Se va Tump, se quedan anonadados sus seguidores desde el Partido Republicano y ascienden al poder los Demócratas, que son igualmente imperialistas soft,  es decir,   mucho más moderados y abrigadores de todas las corrientes en la llamada nación de las oportunidades.

4.- Dejemos lo negativo y quedémonos en este día de fiesta para los progresistas, los reales (nunca los disfrazados),  quienes con Biden tendrán acceso al desarrollo sin agresiones.

5.- Por lo pronto con la llegada de Biden, quien ganó las elecciones a un enfurecido Trump, ya advirtió que  regresará al estado de cosas anteriores a la era del republicano, para   mover al país hacia adelante y en este día se espera un mensaje de unidad.

6.- Será un Presidente Buena Onda, abierto a las voces de todos, a los de altura de mira de su país, a los latinos, a la comunidad afromericana, a todos sin distingo de religión, sexualidad, edad, actividad económica, para lograr lo que Donald Trump no logró: Make America Great Again.

7.- Sin duda muy discutible la parte económica, pero en todo  lo demás, con una promovida polarización de una sociedad que se hartó de sus mentiras, las mayores, relacionadas con la gestión de la Pandemia por Covid 19 que ha dejado de marzo a la fecha 24.1 millones de contagios y casi 400 mil muertos.

8.- Minizar la pandemia, mentir sistemáticamente sobre este y otros asuntos, son parte de su requiem; donde va el agredir a otras naciones, someter a algunos como es el abierto caso del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, quien aun así,  es defensor a ultranza.

9.- La lista es enorme y pregunto a tiempo. Con estos antecedentes, qué sucederá en México, si clonamos en materia de política partidista, la misma la receta que ya vimos fue rechazada por nuestros vecinos.

10.- Es pregunta y afirmación, pero cuya respuesta directa la veremos el 6 de junio, cuando todo lo que escribimos hoy sea tirado a la basura o ratificado, pues cuando se trata de posiciones dogmáticas, nosotros somos ejemplo mundial.

11.- La diferencia es que ellos con mucho dinero en sus casas, primer mundo, con muchos defectos, y nosotros, dedicados cada cual en su estrato, a sobrevivir y a fingir que somos ejemplo en la galaxia, me refiero a quien lo compre desde las mañaneras.

Otrosí.- Vaya claridad de la escritora Elena Poniatovska cuyo análisis, merece todo el respeto, pues ella, por años fue  importante promotora del Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Su análisis es preclaro cuando afirma, por ejemplo que las conferencias -mañaneras- son un exceso y un abuso del poder que ha provocado un hartazgo nacional”. Son un abuso de poder presidencial “obligar a los periodistas que vayan todas las madrugadas a hacer preguntas a modo”.

Nostra Política.- “El hombre que ha cometido un error y no lo corrige comete otro error mayor”. Confucio…

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here