Sección 30 desentierra el hacha de guerra

La nota se ha leído 1383 veces

Que Dios nos agarre confesados si la reelección de los presidentes municipales fuera hasta por 12 años,  igual que los diputados federales.

En esta ocasión, afortunadamente, ya se van los 13 que por angas o mangas llegaron al poder en el 2016 y lo refrendaron en el 2018.

La prolongación en el poder corrompe y hace que los alcaldes, dueños de vidas y almas en sus municipios, cometan cada vez más barbaridades.  Se marean al treparse a un ladrillo.

Haciendo honor a aquella frase de César Garizurieta, alias El Tlacuache, de que “vivir fuera del presupuesto es vivir en el error”, son 30 los  que en esta ocasión están dispuestos a seguir en la nómina. Tienen derecho según la Ley.

La pegunta es ¿cuántos y cuántas  lo lograrán? ¿les responderá su partido a la hora del registro?. No pueden ir por otro ni postularse independientes.

Como quien dice, se acabó la época de recoger “basura”, cascajo o resoca que iba dejando el partido dominante. Para “chapulinear” de un partido a otro tendrían que haber renunciado al que los postuló, antes de llegar a la mitad de su  ejercicio.

En el 2018 El PAN presentó a 12 alcaldes como sus “gallos” para seguir tres años más, de los que ganaron nueve; el PRI once, de los que triunfaron tres, dos por la vía independientes, y ganó uno.

De 25 refrendaron 13 y 18 llegaron por primera vez ¿qué pasará ahora? No falta mucho tiempo para saberlo.

Ya no pueden seguir un trienio más los panistas:  Alma Laura Amparán Cruz, de Altamira; José  Ríos Silva, de San Fernando; Eduardo Alvarado García, Padilla; Evangelina Avila Cabriales, Antiguo Morelos; Francisco López Reyes, Gómez Farías; Guillermo Verlage Berry, González; Roberto González Hinojosa (acaba de renunciar), Mier; Enrique Rivas Cuéllar, Nuevo Laredo, y Maki Ortiz Domínguez, de Reynosa.

Del tricolor son tres: Yésika Selvera Garza, Abasolo; Maricela Rodríguez González, Bustamante, y Sandra Verónica Benavides Castellanos, San Nicolás.

El independiente de Llera, Héctor Manuel de la Torre Valenzuela está impedido para la reelección, pero ya registró a su esposa, también por la libre. Si gana, el cacicazgo se prolongará indefinidamente.

Hablando del establo de Morena, la diputada Olga Sosa Ruiz presentó el fin de semana su segundo informa de actividades allá en la zona sur de la entidad, como representante que es por Tampico.

Es la más productiva a nivel nacional, tanto que el pleno de la Cámara le acaba de aprobar la iniciativa número 12. De ellas seis favor de mujeres y niños en situación de vulnerabilidad.

Recordó que la actual legislatura está integrada por 241 mujeres y 259 varones, con lo cual “derribamos el mito de que las mujeres no podemos dirigir un Congreso o encabezar los trabajos de comisiones importantes”.

En otros asuntos, negros nubarrones que presagian tormenta se dejan ver en el sistema educativo estatal. La efímera luna de miel entre la sección 30 del SNTE y SET (gobierno del Estado), que no pocos pensaban que se prolongaría hasta después de las elecciones, parece haber terminado. Si no hay sensatez llegará la guerra.

El líder Rigoberto Guevara Vázquez tronó contra el secretario Mario Gómez Monroy, por haber designado este a mandos intermedios sin perfil y hasta ajenos a la educación, luego de despedir a elementos con experiencia.

Algunos ejemplos según la denuncia de Rigo: Destituyeron a David García Hernández para colocar a Elvia Estrella Hernández, como Coordinadora de Servicio Profesional Docente, cuando esta no cuenta ni con plaza ni es trabajadora de la educación.

Como “experiencia” la secretaría difundió que fue  Coordinadora de Cultura del Agua de Comapa Reynosa, y trabajó para la constructora Diseño, Ingeniería y Construcción de Reynosa (Dicorsa), propiedad de Gilberto Estrella Hernández, secretario del gabinete estatal y nada menos que su hermanito.

Ella cursó la carrera de abogada por una universidad particular de la frontera (titulada en 1992).

Oficialmente Gómez Monroy boletinó que el maestro García Hernández “renunció”. El sindicado dice que fue destituido al igual que los demás.

En Educación Preescolar, el secretario incorporó a Brisseldy Gael Jiménez Picazo con apenas 10 horas en primaria, y destituyó al maestro con carrera profesional en psicología, Marco Antonio Nieto Vallejo.

Para Educación Inicial designó a Claudia Alejandra Galván Rodríguez, en lugar de Julia Esthela Portes Rodríguez, profesional  en la materia y con todo un proyecto de trabajo en ese nivel.

Guevara Vázquez lo considera una falta de respeto a los maestros, que se preparan día a día para tener la oportunidad de desempeñar un cargo dentro de la SET.

Se sienten ninguneados, agraviados  y ofendidos ante tanta improvisación. ¿Se dará cuenta Gómez  de lo que está haciendo? En Tamaulipas el gremio aglutina a más de 84 mil asociados y estamos en periodo electoral.

Si el sindicato desenterró el hacha de guerra, el pronóstico es que las relaciones volverán a la tensión de comienzos del sexenio, cuando la estructura de la secretaría fue desmantelada.

Los profesores no son fáciles de engañar ni manipular. En la primavera de 1996, gobierno de Cavazos Lerma,  miles de ellos se instalaron en la plaza Juárez, frente a Palacio de Gobierno, hasta que “doblaron” al terco sombrerudo.

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here