La fe ¿mueve pandemia?

La nota se ha leído 1247 veces

Mucho espacio de la comunicación se ha ocupado en México por la suspensión pandémica en las celebraciones del 12 de diciembre, Día de la Virgen de Guadalupe, sobre todo en las iglesias y mayormente en la Basílica, en la populosa capital del país.

El acuerdo fue alcanzado entre las autoridades civiles de la CDMX, el gobierno Federal y el alto clero mexicano y hasta el Papa Francisco desde el Vaticano, ofreció indulgencias, según expresión del arzobispo Primado de México Carlos Aguiar Retes.

“Queremos que reciban a nuestra madre en su casa, que le pongan un lugar especial donde puedan devotamente la seguir eucaristía y obtener la Indulgencia Plenaria que nos ha concedido el papa Francisco, sabiendo de estas condiciones en las que celebraremos el próximo sábado a nuestra madre”, promovió Aguilar Retes en un video que circula en redes sociales.

La razón de esta restricción es por la Pandemia, a pesar de que cada año, llegan al Recinto Mariano, más de 10 millones feligreses para celebrar a la Virgen de Guadalupe, que por cierto este 2020 cumple 489 años de su aparición y por la devoción de los connacionales se ha vuelto símbolo de la fe católica en México.

Sin embargo, hasta el cierre de este espacio, mientras en el resto del país las puertas de las iglesias permanecerán cerradas del 10 al 13 de este pandémico diciembre, en Tamaulipas, las iglesias católicas estarán abiertas para los festejos a la Virgen del Tepeyac.

La medida no ha sido aceptada en todos los sectores. Algunos centros educativos privados, muy identificados con el catolicismo, celebraron en días pasados su tradicional peregrinación hasta la capilla de la Loma del Santuario en la capital tamaulipeca, pero en forma virtual para evitar contagios.

La apertura de puertas de las iglesias en Tamaulipas se acuerda en una reunión virtual entre el gobierno estatal y los obispos de las diferentes Diócesis del estado para analizar y acordar las medidas más convenientes ante la fe cristiana y su manifestación este 12 de diciembre y permitir o no el acceso a los feligreses.

Entre los acuerdos a los que se comprometió la grey católica tamaulipeca con el sector salud y con el mismo gobernador, Francisco Javier García, fueron: Respetar el aforo del 25 % de la capacidad total autorizado por el Comité Estatal de Seguridad en Salud para las iglesias; asistir y permanecer con cubre bocas todo el tiempo de estancia en el recinto; revisar la temperatura y facilitar gel antibacterial a los feligreses.

El acuerdo se llevó a cabo entre el reynosense, Francisco Javier García Cabeza de Vaca y los obispos de Matamoros, Eugenio Andrés Lira Rugarcía; Nuevo Laredo, Enrique Sánchez Martínez; Tampico, José Armando Álvarez Cano; y Victoria, Antonio González Sánchez.

Los cuatro personajes que conforman el alto clero tamaulipeco encontraron eco en la petición planteada al gobernador por videoconferencia “…el gobernador tiene una visión amplia del tema de la salud, no solamente en el aspecto físico sino también en el aspecto emocional, económico, social y desde luego espiritual. Es así que se ha llegado a estos acuerdos y vamos a caminar juntos para promover todas las medidas sanitarias necesarias a fin de contener el avance de la pandemia”, expresó el obispo Eugenio Lira, de Matamoros.

Seguramente las opiniones entre católicos y no católicos están muy divididas, por este acuerdo, puesto que habrá quienes incluso quieran acudir a las iglesias para cantar las Mañanitas a la Virgen de Guadalupe, escuchar misa, etc., como un acto de fe, pero también habrá otros tamaulipecos que piensen más en la salud pública y declinen esa tentación moral.

Hasta cierto punto se entiende la actitud de los eclesiásticos, de los fieles y sus creencias, la misma actitud del gobernador en tiempos preelectorales, sin embargo, cae por tierra mucho trabajo preventivo que se ha logrado con un momento de devoción.

Soy respetuoso de todo tipo de creencias, desde políticas hasta religiosas, aunque no me puedo privar de expresar mi reflexión ante estos tiempos de Pandemia, porque los tamaulipecos siguen muriendo por el COVID.

Ayer, al filo del mediodía, en el Hospital General de CDVIC, un hombre de la tercera edad falleció con diagnóstico de COVID, en pláticas con sus familiares comentan que el anciano era cuidadoso, pero por los tiempos hay muchas probabilidades de que se haya contagiado en la fila del banco, al ir a cobrar su pensión.

No hay necesidad de ir a lugares donde se aglomere la gente, si verdaderamente creen que Dios está en todas partes, entonces está donde usted esté. ¿No cree?

Al cierre. El grupo Milenio Noticias informa de dos explosiones registradas en el kilómetro 35 de la carretera Monterrey- Reynosa, lugar donde se ubica la Refinería de Pemex en Cadereyta, N. L., con al menos cinco lesionados, tras dos fuertes estallidos que provenían del complejo petrolero.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here