Ejército anárquico es democracia baldada

La nota se ha leído 1091 veces

Las declaraciones de Mike Vigil, ex jefe de operaciones internacionales de la DEA, en “Los periodistas” no deben ni pueden ser consideradas “mensaje de Biden a AMLO” como pretenden y difunden los oligarcas y sus asociados mediante periodistas mercenarios. Tampoco para justificar que no se procese al soldado salvador cienfuegos, como es necesario y deseable para confirmar que la escoba anticorrupción e impunidad barre en todos los estratos y niveles.

La honestidad y profesionalismo tan conocidos de los periodistas Alvaro Delgado y Alejandro Páez, por los que meto las manos al fuego, desmienten rotundamente la especie en cuestión. Y se debe considerar que Mike Vigil no se coló en el singular noticiario de esos reporteros, sino que éstos lo buscaron para entrevistarlo (https://www.youtube.com/watch?v=iXZqon_M7uw&feature=youtu.be).

Lo que podría verse como más grave de lo asentado por Vigil en dicho contexto fue, primero, que confirmó con otras palabras lo que escribí antes en este espacio y ahora repito: grupúsculo de generales y jefes cúpula del ejército que alardean poder moverlo como si fuera de soldaditos de plomo, forzaron a AMLO a solicitar al gobierno yanqui la exoneración y repatriación de cienfuegos. Luego, que son ”sólidas” las pruebas de los delitos que se le imputan, todo “más grave que en el caso de garcía luna”.

Tampoco se debe perder de vista que corporación de USA no actúa por sus pistolas en México, sino por antiguo acuerdo de cooperación bilateral contra el narcotráfico, y que las «sólidas» pruebas de la DEA contra salvador cienfuegos tienen valor jurídico porque las recabó en ese contexto.

Mike Vigil, quien se reconoce mexicano, tiene razón cuando dice que su agencia no informaba a las autoridades mexicanas de todo lo que hacía porque en seguida se enteraba a los narcos. Creo no equivocarme si digo que millones de mexicanos que investimos Presidente a AMLO esperamos que cumpla su promesa que repite cada vez que se ofrece: «… por encima de la ley, nadie» y, fundamentalmente, “cero corrupción y cero impunidad” en el país.

Además el juicio a cienfuegos será piedra de toque de la decantada lealtad del ejército, de las fuerzas armadas en general, al poder civil representado por el Presidente de la República. Si merced a las pruebas aportadas por la DEA se le abre y transcurre sin que se altere ni lo mínimo la paz social, tendremos certeza de que la lealtad es por convicción, no por conveniencia como parece.

No veo aceptable ni convincente el argumento que implica que no habrá ese juicio porque México no acepta injerencia extranjera, ni que haya quien niegue la posibilidad de que los cofrades de cienfuegos lo defienden más por temor a que los arrastre consigo, que por amistad o espíritu de cuerpo. Total, ¿a qué se le teme si se cree inocente a cienfuegos? ¿Temen que si se le aplica debido proceso, sin corruptelas, se le caerá la aureola, que es de bisutería según las pruebas aportadas por la DEA?

Desde luego la DEA no merece crédito a ciegas. Tiene sus asegunes. Está denunciado públicamente que cuando le conviene se asocia a cárteles, como el de Sinaloa. Tampoco está muy claro el papel que jugó con la CIA en el asesinato de su agente Enrique “Kike” Camarena, que imputaron a rafael caro quintero. Pero se debe considerar que Mike Vigil no habló por iniciativa propia, pues lo entrevistaron en el singular noticiario «Los periodistas».

Al margen de dudas, es aceptable el silencio de la DEA respecto del asunto que nos ocupa, pues bien sabemos que militares y policías corruptos informaban (¿informan?) de todo a los cárteles, principalmente al de Sinaloa.

¿Qué habría sucedido si el gobierno estadounidense hubiera informado oportunamente al nuestro de las pruebas de los delitos de cienfuegos y solicitado su captura y extradición? Es lógico pensar que seguiría impune, por razones, de las que hay consciencia generalizada:

Primera, el ejército, lo principal de las fuerzas armadas, es intocable;.desde siempre ha tenido fuero oficial y oficioso, principalmente durante lo que va de post revolución, por conveniencia de los sucesivos gobiernos corruptos priístas y los prianistas en las últimas décadas.

Segunda: fuera de casos tan graves que la prensa no pudo ocultar o deformar y ha intervenido la Corte Interamericana de Derechos Humanos, no prosperaban las denuncias de delito graves castrenses en agravio de civiles inermes y sin importar sexo edad, primero porque la justicia civil no era aplicable a mílites, y luego por el espíritu de cuerpo, que en muchos casos es alcahuetería.

Insisto en que es tiempo de meter al orden al ejército –y a la mafia que lo encabeza–, obligarlo a prestar juramento a la nación ante la Çámara de Diputados, que no se movilice sin autorización de ésta y que rinda cuentas del manejo de su presupuesto.

Es preciso que se le audite, particularmente en lo relativo a sus gastos en la falsa pero criminal e inútil guerra de felipe calderón al narcotráfico, cifras estratosféricas que parecen abono a esta nociva actividad, pues se incrementa en vez de reducirse. La naciente democracia se desarrollará baldada si el ejército continúa anárquico, como ínsula, poder de facto paralelo a los republicanos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here