Al carajo, la economía

La nota se ha leído 960 veces

Analistas financieros y dirigentes empresariales coincidieron en señalar que al presidente Andrés Manuel López Obrador no le importa la economía del país, ya que en lugar de designar a una persona experta y con experiencia en el manejo de las finanzas para emprender la recuperación tras la debacle causada por la crisis del coronavirus, envía a Tatiana Clouthier Carrillo a la Secretaría de Economía (SE) en sustitución de Graciela Márquez Colín, quien se va como consejera de la Junta de Gobierno del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (NEGI).

          La “Tía Tatis”, como se le conoce a la señora Clouthier Carrillo luego de coordinar la campaña presidencial de López Obrador, seguramente ya estaba enterada de que sería invitada al gabinete presidencial porque ni siquiera chisto cuando el dirigente nacional de Morena, Mario Delgado Carrillo, reveló que la candidata morenista a la gubernatura de Nuevo León será la actual alcaldesa de Escobedo, Clara Luz Flores Carrales.

          La designación de la todavía vicecoordinadora de la fracción de Morena en la Cámara de Diputados como nueva titular de la SE fue cuestionada en redes sociales hasta por su propio hermano Manuel Clouthier Carrillo, quien dijo que esperaba que no se le suba el cargo y no se convierta en “chaira”, aunque luego reconoció es una mujer trabajadora, honesta y muy ejecutiva.

          Como titular de la SE, la “Tía Tatis” enfrentará la caída de cerca del 9% del Producto Interno Bruto (PIB) en el 2020, pero sobre todo la nula recuperación de la economía mexicana en caso de que continúe la crisis del coronavirus, como lo han pronosticado varios analistas financieros.

          También fue muy cuestionada la designación de la señora Márquez Colín como consejera de la Junta de Gobierno del INEGI, puesto que varios analistas la calificaron como una venganza de López Obrador en contra del actual titular del organismo Julio Santaella Castell, quien ignoró la instrucción presidencial de reducir los salarios de los empleados porque nadie debe ganar que el presidente, además de no estar de acuerdo con la llamada “austeridad republicana”.

          Y como la gestión de Santaella Castell concluirá el 31 de diciembre del 2021, desde ahora envía a la señora Márquez Colín para tratar de controlarlo como integrante de la Junta de Gobierno del INEGI, además de cambiar los métodos de las encuestas que realiza organismo que reflejan la realidad de la economía y el nivel de bienestar de la sociedad mexicana.

          No debemos olvidar que López Obrador siempre señala que “él tiene otros datos” cuando se le cuestiona durante las mañaneras acerca de la crítica situación de la economía, incluso muchos recuerdan que trató de cambiar la percepción con el cuento de que ahora se medirá el grado de felicidad de la población.

La señora Márquez Colín se ha caracterizado por llevar a “raja tabla” la política de austeridad de López Obrador, como se puede constatar con la desaparición del Instituto Nacional del Emprendedor (INADEM) a pesar de que había dado muy buenos resultados, sobre todo entre los jóvenes que en lugar de buscar un empleo preferían abrir un negocio propio.

Recientemente, la señora Márquez Colín ordenó que se les retirarán las computadoras a los empleados de la SE, además de que si querían conservar sus equipos para trabajar deberían de pagar 4 mil pesos, entre otras medidas draconianas para congraciarse con López Obrador.

Vamos a ver el impacto que tendrán las designaciones de las señoras Clouthier Carrillo y Márquez Colín en los mercados financieros, sobre todo cuando varios dirigentes empresariales se guardaron sus opiniones y anunciaron que esperan establecer una dialogo constructivo para emprender la recuperación de la economía mexicana luego de la debacle que experimentó por la crisis del coronavirus, sobre todo durante la paralización de las actividades productivas.

 Y en verdad se requiere emprender acciones para recuperar los empleos con el cierre de miles y miles de micros, pequeñas y medianas empresas a causa de la pandemia del coronavirus, como sucedió aquí en Ciudad Victoria, en donde más de 450 empresas cerraron sus puertas con la pérdida de mil 500 empleos formales y pérdida económica de cerca de 9 mil millones de pesos.

El dirigente de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) Victoria, José Luis González Loperena, confía en que la economía local se recupere en parte ahora con la entrega de los aguinaldos entre los empleados del gobierno federal, estatal y municipal, como sucedió durante la pasada edición de “El Buen Fin”.

“Aunque no se logró superar el monto de las ventas de “El Buen Fin” del 2019 que ascendieron a 430 millones de pesos, en la edición del 2020 se tuvieron ingresos por cerca de 410 millones de pesos”, aseveró González Loperena.

          A propósito de “El Buen Fin”, se espera que el Sistema de Administración Tributaria (SAT), que encabeza la señora Raquel Buenrostro Sánchez, realice el sorteo de la edición del 2020 para repartir una bolsa de 500 millones de pesos entre las personas que pagaron sus compras con tarjetas de crédito o de débito del 9 al 20 de noviembre del 2020.

          Los organizadores de “El Buen Fin” dijeron que de los 500 millones, 400 millones serán para los consumidores y 100 millones para los pequeños comercios que participaron en la edición del 2020, además habrá dos premios especiales de 250 mil pesos, uno para los compradores y otro para los pequeños comercios.