Sopa de traiciones: AMLO, Rosario, Videgaray y Peña…

La nota se ha leído 978 veces

Un tema que nos parece emanado del mar de lo sardónico, lo  cáustico, mordaz, sarcástico y a la vez, del basurero de lo indefendible e infernal.

Asunto que tiene que ver con la realidad de Rosario Robles quien luego de un año y dos meses de arresto caprichoso, en la que muchos analistas afirman, fue un ajuste de cuentas de un Andrés Manuel López Obrador, que no perdona traiciones y afectos mal finiquitados.

La causa probable, la operación de la llamada Estafa Maestra con la que se presume, se canalizaron fondos para la campaña del Dos Máscaras José Antonio Meade, usando dineros de Sedatu y Sedesol, teniendo como puente a Universidades y empresas fantasma.

En la misma, le acusan de participar en una red de corrupción que presuntamente desvió recursos públicos por 5 mil 073 millones de pesos, unos 263 millones de dólares y por lo que ya está colaborando como «testigos protegidos-colaborador», su ex oficial mayor Emilio Zebadúa y ahora, la célebre   Chayo Robles.

1.- Recordemos que el Presidente de la República, ya había condicionado a Rosario, quien está en la cárcel porque “no coopera”. Esa sería la traducción de lo advertido por el mandatario nacional, quien evidentemente se sale con la suya y Dobla Judicialmente a su ex amiga.

2.- Hasta donde sabemos  Rosario «N», quien fuera secretaria de Sedesol y Sedatu  lleva más de un año en prisión preventiva por corrupción y de plano, se hartó del olvido de sus ex poderosos amigos y denunciará ante la Fiscalía federal  al ex secretario de Hacienda y Exteriores, Luis Videgaray, para conseguir favores legales y vivir su juicio en libertad.

3.- Sencillamente no quiere pasar más tiempo en la cárcel mientras que sus ex jefes Videgaray y Enrique Peña Nieto la pasan por el mundo, como verdaderos chavorucos y  «mirreyes».

4.- Bien por Rosario Robles, por lo que corresponde a su propia salvación, mientras que se agolpa una expresión de que Videgaray y Peña apostaron mal al jugar dados marcados. Desde 2017 y 2018 mantuvieron una enorme voluntad para traicionar en al Partido Revolucionario Institucional que les hizo infinitamente ricos.

5.- Al mismo tiempo, lo que nos queda, en la revisión, es que  así como van las cosas, tanto Videgaray como Peña, ya se pueden dar por traicionados por quien ayudaron efusivamente para llegar al poder.

Contexto: Todo un jugo de traiciones, del que se pueden escribir montones de libros, además de los ya editados. Ahí están los que tienen que ver, con el gran amor de Rosario  y el empresario argentino Carlos Ahumada, jefe operador de los video escándalos (2004), que mucho afectaron a Andrés Manuel cuando fue jefe de la Ciudad de México.

a.- Dicen los que saben, que AMLO jamás perdonó a Rosario y que a la fría y al tiempo, se las cobró, pues grabar, no ella, pero si Ahumada, a uno de sus leales, el etiquetado “Señor de las Ligas” René Bejarano, fue un enorme pecado que fue juzgado en paquete.

b.- Bejarano aparece en el grabación recibiendo dinero presuntamente para la campaña de la candidata del PRD a la delegación Álvaro Obregón, Leticia Robles Colín. Un escándalo del que la libró el ahora dirigente del Movimiento Nacional por la Esperanza.

c.- Y como AMLO ha dicho mil veces, amor con amor se paga, tenemos que estar atentos, que ya advertimos, algo pasa en Morena, que están usando el más grande de los fusibles del régimen.

d.- Por un lado, la consulta para saber si llaman a juicio a los ex presidentes, los cual es una pifia en términos jurídicos, pero en el territorio de la propaganda, digamos que el mero mole del mandatario rumbo al 2021.

e.- Y no quedan más que dos caminos. O Peña Nieto, Videgaray y Osorio Chong queman sus naves y utilizan todas su influencia para contener la avalancha pro Morena en 2021, o se quedan “pajitos”.

Está claro que el Presidente no quiere correr riesgos y está ejerciendo como nunca un poder que solo le vimos a Carlos Salinas de Gortari, por cierto, junto con Vicente Fox, absolutamente fuera del alcance de las autoridades mexicanas.

No así Peña y por supuesto “el coco” de AMLO, el ex Presidente Felipe Calderón, a quien aterrizaron con todo y su esfuerzo de estrenar a “México Libre” como partido político.

Pero esa es otra historia, como dicen los clásicos, lo mejor está por venir, que la verdadera oposición está en la Alianza Federalista que “no se dobla, no se vende”.

Otrosi: Recen un ¡Padre Nuestro! O la “Magnífica”, o una que les ayude a los mal portados de Atlacomulco.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here