Controversia de aliancistas

La nota se ha leído 2070 veces

Los integrantes de la llamada Alianza Federalista de Gobernadores (ALFEGO) anunciaron que presentarán una controversia constitucional ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para tratar de revertir la eliminación de los 109 fideicomisos que aprobaron los legisladores de Morena y sus aliados, cuyo recurso legal está condenado al fracaso a causa de la estrecha relación que hay entre el magistrado presidente Arturo Zaldívar Lelo de Larrea y el presidente Andrés Manuel López Obrador.

          La decisión de emprender una nueva embestida contra la administración de López Obrador fue tomada el sábado pasado cuando se reunieron en Guadalajara, Jalisco, sin embargo, desde hace tiempo recurrieron a la asesoría de un equipo de especialistas fiscales para tratar de recuperar parte de los 68 mil millones de pesos que obtuvieron los legisladores morenistas de los recortes de estados y municipios.

          No se sabe cuanto tiempo tardará la SCJN en darles una respuesta a los gobernadores aliancistas, pero mientras ya se enteraron que la discusión de la reforma del Pacto Fiscal se dará hasta después de las elecciones del 2021, según el secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Arturo Herrera Gutiérrez.

          Cabe señalar, que no están solos en su lucha por conseguir más recursos fiscales en el 2021, puesto que los integrantes de la asociación denominada Gobernadores de Acción Nacional (GOAN) se sumaron a esta exigencia durante la toma de posesión del mandatario de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, llevada a cabo el pasado fin de semana.

          A propósito, ya se veía venir este cambio en la dirigencia de la GOAN luego de que el anterior titular, es decir el gobernador Francisco Domínguez Servién de Querétaro, fue involucrado en el escándalo de los sobornos entregados por Emilio Lozoya Austin cuando fungió como director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), cuyas sumas millonarias fueron entregados a los entonces legisladores del PAN para lograr la reforma energética durante la administración del presidente Enrique Peña Nieto.

          Domínguez Servién tenía poco menos de 5 meses como dirigente de la GOAN, luego de sustituir en el cargo al gobernador Martín Orozco Sandoval de Aguascalientes el 11 de julio del 2020.

          De regreso con la controversia que presentarán los gobernadores aliancistas en la SCJN, “no hay peor lucha que la que no se hace”, como dice el viejo refrán, sin embargo, todo parece indicar que resultará en vano porque los legisladores de Morena y sus aliados cuidaron todos los detalles legales para que no se les echarán para atrás y el presidente López Obrador pueda disponer sin ninguna restricción de los 68 mil millones de pesos para el 2021.

          Aunque el argumento principal de recortar los presupuestos de estados y municipios fue contar con el dinero suficiente para la compra de las vacunas en contra del coronavirus, resulta una vil mentirá porque desde hace tiempo el presidente López Obrador aseveró que contaba con el presupuesto para tal fin luego de tener ingresos fiscales extraordinarios en el 2020.

          Y hablando de las vacunas para el coronavirus, los gobernadores aliancistas temen ser relegados en la repartición de las dosis que supuestamente se tendrán en mayo del próximo año, precisamente un mes antes de las elecciones federales del 2021, cuando se renovará la Cámara de Diputados y 15 gubernaturas, entre otros cargos de elección popular.

          Mientras tanto, el dirigente nacional del PAN, Marko Cortés Mendoza, anunció que se había presentado una denuncia penal ante la Fiscalía General de la República (FGR) en contra del Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell Ramírez, luego del rotundo fracaso de la estrategia para tratar de controlar la pandemia del coronavirus, que ha causado la muerte de cerca de 102 mil mexicanas y mexicanos.

          La denuncia tampoco prosperará porque el doctor López-Gatell Ramírez goza de la protección de López Obrador, quien dijo la semana pasada que no cambiará de estrategia porque fue creada por los mejores expertos del país, ni mucho menos prescindirá del llamado “rock-star” de la 4° Transformación.

          Toda la sociedad mexicana se pregunta: ¿cuántas muertes por el coronavirus se requerirán para que López Obrador reconozca que falló la estrategia y su adorado colaborador?

          Se habla de que la cifra de decesos por coronavirus podría llegar a 150 mil en marzo del próximo año, pero eso no lo importa a López Obrador porque “contra viento y marea”, como dice el viejo adagio, seguirá defendiendo a su colaborador consentido y la estrategia que fracaso rotundamente.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here