¿Me acompañan?

La nota se ha leído 497 veces

¡Un ratito de oración!

Perdónanos Señor.

Por ser tan egoístas, tan desconsiderados, tan poco empáticos, por arriesgar a lo más preciado que nos has regalado nuestra salud y la familia.

¡Ten piedad!

Protege a cada médico, enfermera, enfermero, afanador, camillero, guardia, intendente, paramédico, de cada consultorio u hospital, que verdaderamente y con vocación, no por unos pesos arriesga su vida por los demás.

¡Padre!, regálales una noche con oxígeno y la esperanza de estar mejor cada día a todo paciente internado, un descanso a cada familiar, fe, esperanza a todos en este mundo terrenal para que pronto pase esta pandemia.

Señor, perdona al que aún no cree, al que se burla, al que no se cuida, protégelo también, dale un corazón conmovido y cúbrelo con tu santo manto.

Por los que seguimos aquí, superando esta enfermedad, ¡ten piedad!, agradecemos tu misericordia, gracias porque en casa tenemos a nuestra familia, un techo, comida en la mesa y Fe en tú, lo tenemos todo Padre,  Gracias, porque afuera a nuestros amigos en espera de que se restablezca nuestra salud.

Suplicamos piedad para todo aquel padre o madre de familia que sale en busca de un sustento, no permitas más niños queden sin padres, protege a los niños, madres o padres solteros a los adolescentes que siguen en calle sin tomar conciencia, que los adultos a su cargo no los cuidan, ellos no toman decisiones Señor, cuídalos de todo mal y de éste virus tan cruel.

Por los que partieron, por sus familias.

Te lo pedimos en el nombre de tu hijo amado Jesús

Padre nuestro que estás en el cielo,

Santificado sea tu Nombre.

Venga a nosotros tu reino.

Hágase tu voluntad,

En la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas, como también, nosotros perdonamos a los que nos ofenden.

No nos dejes caer en tentación

Y líbranos del mal,

Porque Tuyo es el Reino,

Tuyo es el Poder y la Gloria,

Por siempre, Señor Jesús,

¡Hoy y siempre, por los siglos de los siglos!

Amén.

Así reza este escrito que circula en las redes sociales, principalmente en Facebook, desconozco su autoría, le agregue algunas cosas y la verdad quise compartirlo, primero porque eh sido uno de los afectados por el COVID-19, que como a muchos nos puso en la línea más delgada, ¿cómo llego?, es fecha que no sabemos, ni como, por dónde o quién, lo que sí, es un virus muy contagioso y peligroso, hay que decirlo.

Después de haber vivido en carne propia los efectos de esta terrible enfermedad, reconozco la preocupación de las autoridades de salud encabezadas por la doctora Gloria Molina Gamboa  y su insistencia, “quédate en casa”, o “utilicen sus cubre bocas”, tristemente la población no atiende los llamados y por eso se sufrimos las consecuencias, en verdad, es más fácil usar en cubre bocas, que una mascarilla de oxígeno y estar atado por noches, días, meses a un tanque de este tipo.

Nada fácil ha sido mis días desde, la confirmación como positivo a COVID-19, sin embargo, hay que decirlo, también existen los ángeles, los amigos, la familia en lo general, los profesionales de la medicina, esos de vocación que están ahí para tenderte la mano y hacer todo todo lo que sea necesario para rescatarte de las garras de la muerte, muchas gracias al IMSS, sus funcionarios, médicos y enfermeras que de verdad se entregan con pasión y nunca dejaron de agregar, “el échale ganas, vas a salir de esta”…

Hay que crear conciencia, no hay, ni habrá capacidad de ningún hospital ante un contagio masivo, no hay, ni habrá recursos suficiente para atender a un elevado número de pacientes en un contagio numeroso de ciudadanos, tomemos conciencia, el COVID-19, si existe.

Tristemente muchos ciudadanos no adoptan las medidas de salud sugeridas, insistó, no es nada fácil superar este agresivo mal, ojalá tomemos conciencia, usemos el cubre bocas y en el caso de los asintomáticos adopten medidas responsables y de prevención porque mientras ellos no sienten nada, son portadores y van esparciendo este virus altamente contagioso por todas partes y poniendo en riesgo a quienes están cerca de ellos, por eso hay que permanecer un mes en casa, mes en el que virus, llega se incuba y muere, no sin antes sentir la furia de todos sus riesgos y consecuencias.

Ahora entiendo a la Doctora Gloria y su equipo de trabajo, ahora entiendo la preocupación de médicos y enfermeras, ojalá la población también entienda que estamos en medio de una pandemia que en cualquier momento nos coloca entre la vida y la muerte, ojalá que adopte las medidas de prevención y salud, que actué de manera responsable sin ponerse el riesgo o poner en riesgo a los demás.

A  José Rigoberto Guevara Vázquez, Secretario General de la Sección 30 del SNTE, mi agradecimiento eterno por su valioso apoyo en este difícil trance, a mis amigos y compañeros de los medios de comunicación, a mis editores,  gracias por sus oraciones, a Oscar Martin Ramos Salinas y su hermano Jaime, mi gratitud por siempre y a todos los que de alguna u otra forma rezaron por mí, gracias, porque Dios los ha escuchado y ahora a seguir escribiendo una nueva historia, junto a todos ustedes…

Mi correo joseluis_castillogtz@hotmail.com

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here