Los ambulantes ¿fijos?

La nota se ha leído 1111 veces

Uno de los problemas tercermundistas -término político del presidente Luis
Echeverría Álvarez (1970-1976)- han sido los comerciantes ambulantes, la mayoría de ellos
revendedores que intentan sobrevivir con la venta de sus productos a, supuestamente,
precios bajos.

Los comerciantes pueden dividirse en varios grupos, desde los vendedores de
comidas caseras y antojitos; bebidas embotelladas, elaboradas y hasta alcohólicas; ropa
nueva y usada; utensilios de limpieza del hogar y de ropa; herramientas; repuestos y
accesorios de aparatos electrónicos y electrodomésticos; y hasta muebles y medicinas del
sector salud.

Durante décadas la prensa mexicana ha criticado mucho la existencia de las
concesiones o permisos que expide la autoridad local, para que los vendedores ambulantes
puedan comerciar sus mercancías, a cambio de un ‘pago simbólico’ que en muchos de los
casos se hace sin recibo oficial, es decir, en la clandestinidad.

Independientemente de ello, se hizo tradición que los líderes de estos grupos de
comerciantes, obligaran a sus agremiados para asistir, como parte del pueblo, a los actos del gobierno y desde luego que la filiación partidista destacaba.

Es bien sabido que en cada nueva administración exista un pacto, un arreglo para que
los comerciantes ambulantes organizados sirvan a las líneas de quien manda en la ciudad y
en este tenor se delimitan o ratifican estrategias.

En el trienio interrumpido, los comerciantes establecidos en el centro de la capital,
tamaulipeca, fueron prácticamente agredidos al pretender que por una decisión ‘caprichosa
y mal planeada’ de la autoridad local, se proyectó hacer peatonal la calle principal, Hidalgo,
y después de muchos sinsabores, se logró suspender la orden de la Alcaldía.
Lo que se logró fue que se eliminaran los parquímetros –usted recordará que el doctor
pateó estos aparatitos- y los ambulantes pasaron a ser establecidos de la vía pública y hasta
la mercancía ocupaba lo que fueron ‘cajones’ de estacionamiento.
El hecho de que el comercio sea solo ‘ambulantes’ de dicho es real, porque incluso
hay banquetas perforadas donde se ‘siembran’ las bases de los locales y no sucede no solo
en el centro de la ciudad, sino en todos los rumbos de Tamaulipas.
Una costumbre de expansión de este tipo de vendedores fueron los centros
comerciales, cuyas salidas y algunas áreas del estacionamiento fueron invadidas por estos
¿tamaulipecos?, sin que los dueños o gerencias pudieran hacer algo, porque en algunos
productos fueron competencia.

En la nueva normalidad de la administración municipal, vendedores ambulantes de
los centros comerciales de la capital, fueron removidos de ésas áreas, prohibiéndoles de
plano continuar en su práctica de establecerse en los accesos y salidas de los comercios.

El Jefe de Inspección Fiscal del Ayuntamiento, Jaime Cruz Espinoza, declaró a la
prensa que los comerciantes ambulantes que se habían posesionado de la Tienda Wal-Mart
ya habían sido reubicados, aclarando que de los 30 vendedores amonestados, 18 están
reubicados.

El lugar que el ayuntamiento les asignó es en el bulevar Fidel Velázquez, por la
lateral del puente vehicular, conocido popularmente como La Joroba, prometiendo que, a los recién mudados, se les entregará una constancia para evitar ser molestados y puedan
trabajar en ese espacio.

Sin embargo, hay vendedores desplazados que no están conformes y por lo menos
cinco vendedores acordaron regresar para una reubicación, mientras que el resto no se hizo presente.

“Estamos evaluando… ahí van a estar una semana, a ver cómo nos va, están arriba de
la baqueta, está muy amplia, pero en caso de que tengan algún riesgo se buscará otra
opción”, refirió el Jefe de la Inspección Fiscal.

La medida municipal reconoce que, en la nueva área de venta el flujo vehicular es
constante, por lo que se anunció recibirán auxilio de Tránsito Municipal y dieron la
posibilidad de evaluar por una semana la comodidad de los vendedores para quedarse.
El Jefe de Inspección Fiscal, dejó en claro que, con la nueva reubicación, se realizará
un pago de Derechos de Piso, como cualquier otro ambulante ya que reconoció, la
legislación no reconoce permisos oficiales.

El municipio reconoce que la Zona Centro de la capital, sigue entre los puntos más
críticos en actos de inseguridad, como el robo, los asaltos, los pacazos, etc., aunque
Secretaria de Seguridad Publica en el Estado (SSPE) mantiene la alerta preventiva, sobre
todo por El Buen Fin y el adelanto de los aguinaldos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here