Nadie se salvará…  

La nota se ha leído 1183 veces

Dos cosas son imposibles de recuperar, el tiempo y la vida, cada segundo que se desperdicia, cada minuto que se nos va en nada es un tiempo que no volverá, que lo podemos considerar muerto y, ciertamente, los muertos ya no regresan.

¿Qué hace usted con este encierro, con este aislamiento obligatorio?, así es, en este México lindo y querido se está cometiendo un genocidio, se cuentan por millones los jóvenes que no leen, no estudian y se la pasan preocupados porque se ha restringido la venta de cerveza, ya ni siquiera son los llamados ninis, los que desperdician su tiempo, los que mueren y matan un poco a este país, precisamente, por no hacer nada, son miles y miles de estudiantes, también sus padres en la mayoría de los casos, que siguen sin saber que hacer en casa.

Lo más peligroso para el pueblo es que los ninis ya son una minoría en comparación a los jóvenes que no tienen vida, que ven pasar el tiempo sin divertirse, sin gozar de situaciones propias de su edad, son los que antes por cuestiones de violencia no iban a una disco, a una cena o simplemente no podían dar el rol sin temor a que algo les sucediera.

Hombres y mujeres pasan por la misma situación, igual los niños, lo difícil es hacerlos pensar poquito para vivir un poco en familia.

Este México parece un lugar propio para una fiesta de Halloween o, si usted es muy mexicano, propio para construirle un altar, está muerto en vida y por si ello fuera poco con su economía en franca picada porque sus políticos están llenos de ambiciones y son muy dados a generar caos para ganar votos sin importar el costo económico que ello implique, porque prefieren dividir que entrarle todos juntos a combatir, por ejemplo, con eficiencia el tema del coronavirus.

A la fecha, y por ambición, los únicos que se mueven en este país con singular alegría son los políticos, quienes sueñan con ocupar un cargo relevante como alcaldes, regidores o síndicos, como Diputados locales o federales.

Tampoco crea que lo hacen tan frenéticamente como en épocas anteriores, al contrario, se mueven más en el facebook, twitter que en territorio, solo en la medida que la discreción los pueda cobijar hacen eventos, hoy nadie se quiere exponer porque saben que es peligroso, que el virus no respeta sus colores ni tantito.

Quizá por ello solo puede ver en la calle a los que se sienten más muertos que un difunto, diría la Chimoltrufia, a los políticos que por su incapacidad o su deslealtad ya no los toman en cuenta y a menos que convenzan que ganarán sin problemas sus partidos no volverán a postularlos.

¿Qué habrá de pasar?, es algo que a la fecha nadie sabe, los que conocen del tema afirman que esta lucha para acabar con el coronavirus será muy larga todavía, incluso es posible que en pleno proceso electoral veamos problemas de brotes, lo peor será el daño económico el cual es probable que veamos pasar el 2020, y dos o tres años más y todavía nos siga doliendo.

Ahora, mal estamos si creemos que la prevención es responsabilidad única de las autoridades, es un hecho que tampoco podrán hacer mucho si en la casa no cambiamos, si no nos damos a la tarea de corregir lo que tenemos a la mano y ponerle más atención a los hijos, no salir sin el cubrebocas, no actuar con responsabilidad.

Un ejemplo triste es lo que pasa en los tianguis, miles de personas que los visitan sin siquiera guardar la sana distancia, ya ni hable de lavarse las manos o usar gel o cubrebocas, son un foco de infección que nadie quiere ver.

Y en lo general andamos igual, el domingo cientos de niños pidiendo dulces como si el Halloween fuera muy nuestro, como si no pudiéramos esperar mejores tiempos para seguirle los pasos  los gringos, ya veremos en 15 días los efectos de esos actos, de la irresponsabilidad que tenemos.

Por lo demás, así, al ritmo que vamos en este México lindo y querido solo nos queda en estos días santos de principios de noviembre hacer nuestra propia fiesta, construirnos una calaverita y, finalmente, esperar para ver quien le construye a este país su altar de muertos porque todo parece indicar que si la libramos del coronavirus de los políticos que vienen no nos salvamos.

BUSCA LA UAT PROTEGER A PRODUCTORES TAMAULUPECOS… Investigadores de la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT), estudian el impacto de los enemigos naturales de la plaga conocida como “la mosca de la fruta”, considerada uno de los principales problemas en el agro mexicano.

Al respecto, Dr. Venancio Vanoye Eligio, especialista del Instituto de Ecología Aplicada (IEA) de la UAT, explicó que como parte de los productos derivados de la investigación, que realizan para el combate de la mosca de la fruta a nivel nacional, se publicó un artículo las revistas especializadas “Journal Biocontrol Science and Technology”, de Reino Unido, y “Journal of Insect Conservation”, de Países Bajos. Destacando que las plataformas pertenecen a las editoriales Taylor and Francis y Springer.

Dijo que está aportación, corresponde a la tesis del estudiante del Doctorado en Ecología y Manejo de Recursos Naturales, Martín Berrones-Morales, y se enmarca en la línea de investigación “Ecología, Diversidad y Manejo Integrado de Moscas de la Fruta (Tephritidae)”.

En la publicación del artículo, participaron también, la Dra. Juana María Coronado Blanco, la Dra. Griselda Gaona García y el Dr. Gerardo Sánchez-Ramos, todos investigadores de la UAT.

En entrevista, el Dr. Venancio Vanoye Eligio, explicó que el trabajo de investigación, versó sobre los enemigos naturales de la mosca de la fruta en la Reserva de la Biosfera El Cielo. Y refirió que el proyecto, destaca que en Tamaulipas, existen alrededor de 7 especies de enemigos naturales de moscas de la fruta.

“Se destaca que hay enemigos naturales para especies plaga de moscas de la fruta, detectamos a estos insectos que usan a varias especies de mosca de la fruta, incluyendo a las que son plaga, como alimento para sus larvas, y esto tiene mucha importancia en el contexto de la agricultura, por la mejora en el manejo de las especies plaga de mosca de la fruta”, indicó.

Describió que Tamaulipas y la Reserva de la Biosfera El Cielo, representan el último bastión ecológico, donde se puede encontrar esa diversidad de insectos, “dado que los bosques tropicales en el país o en el continente americano, encuentran su límite de distribución en la Reserva, es importante para el estudio de las plagas, porque tenemos la presencia de estos insectos, y la relevancia es en el cultivo de mango y naranja”.

“Encontramos parasitoides que afectan directamente a la mosca del mango, que le provoca al productor en el área de Gómez Farías mucha caída de fruta; pudimos detectar junto con el alumno, que existen altos grados de ataques de estos insectos a esas especies plagas…”.

“La propuesta de la investigación, es que se necesita hacer más trabajo aplicado, para ver como potenciar la actividad de estos insectos sobre las plagas”, aseveró.

Sostuvo que se trata del primer trabajo, que se enfoca a la diversidad de mosquitas de la fruta y a la identificación de sus enemigos naturales, “se precisa en la tesis doctoral, que el autor vive en la región de Gómez Farías, por lo tanto, tiene el conocimiento para valorar y trasmitir los resultados de su investigación a los productores, subrayando la importancia de la conservación de estas áreas, como reservorios de enemigos naturales de especies plaga de la mosca de la fruta”, puntualizó.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here