Renuncias hasta la media noche

La nota se ha leído 1024 veces

De acuerdo con la Ley, tienen hasta el seis de marzo para renunciar; la orden  del presidente AMLO es que hasta el último de octubre que se termina a doce de la noche del sábado 31.

Semana de despedida para funcionarios federales que van en busca de las gubernaturas, comenzando con Alfonso Durazo, que va para Sonora, pero no a la segura. De última hora se espera la dimisión de Ana Guevara a la Comisión del Deporte, para disputarle la nominación.

Ya se fue Amílcar Sandoval Ballesteros, “superdelegado” en Guerrero, con la intención de ser candidato. Se la disputará el controvertido Félix Salgado Macedonio.

El inquilino de Palacio Nacional los quiere fuera de la nómina siete meses antes de los comicios; “se acabó el fraude electoral, no queremos que se utilice el gobierno para apoyar  a partidos”, ha dicho en los últimos días.

Aunque la Constitución les exige su renuncia 90 días antes de las elecciones, la disposición es que deben partir también quienes van por las diputaciones federales y alcaldías.

El jefe de los programas sociales, Gabriel García Hernández quiso que los delegados adelantaran la fecha al lunes 26, pero no lo hicieron como él quería.

Se entiende que el retiro es para quienes cobran en la administración pública y no incluye a los diputados federales, que pueden ir por la reelección sin necesidad de dejar la nómina.

¿Qué pasa en Tamaulipas? No se ve que el representante federal, JR Gómez Leal, tenga pensado buscar la alcaldía de Reynosa, que es uno de sus principales sueños, o la diputación federal por aquel distrito. Su mira es más alta,  la gubernatura, y para eso falta un año.

Menos ganas tienen de irse los ocho subdelegados regionales ¿falta de posicionamiento político? ¿falta de ambición? Pudiera ser el motivo. No “crecieron” en los dos años que llevan cobrando.

Pedro Castillo Ríos, de El Mante, parece sentirse a gusto en la chamba. Antes trabajaba como locutor oficial del ayuntamiento. No le ayuda la edad.

La semana anterior declaró al periodista Manuel Núñez Rangel que “a mi edad a lo único que aspiro es a cumplir la encomienda del Presidente López Obrador”. Vida política concluida.

A  Elizabeth Cruz Hernández, subdelegada en la zona sur, Tampico, Madero y Altamira, se le acusa de “usar los programas sociales para hacer política”, pero la verdad es que no alcanzó la estatura para ganar una elección. No está probada en las urnas.

Parte de su currículum dice que cursó una licenciatura, pero ha pasado más tiempo como mesera en restaurantes de postín.

 

 

Una más, Silvia María Burgos Sánchez, destacamentada en Matamoros, ha sido empleada en empresas privadas y del gobierno del Estado. No se le ve madera para aspirar a una diputación. Ahora mismo es regidora suplente en la administración de Mario López Hernández.

Difícil que pudieran aspirar más allá. El jefe JR no los dejó libres para trabajar en sus aspiraciones. Pareciera que no fueron seleccionados para tomar decisiones, ser independientes  y enfilar a cargos públicos, sino obedecer.

Dos colaboradores iniciales, Heriberto Cantú Deandar y Claudia Hernández Sáenz, de Nuevo Laredo y Reynosa, renunciaron antes de tiempo. No le vieron mucho futuro a la oficina.

Solo hay uno que muestra interés. Se trata del profesor Mario Eloy Ochoa Garza, comisionado en Río Bravo-San Fernando ¿tiene cualidades para salir victorioso?. Las campañas no serán un día de campo. Van a enfrentar a un PAN dispuesto a todo.

Se rumora que el también ex candidato perdedor a la alcaldía de Sanfer presentará su renuncia antes del plazo que dio López Obrador, antes  de la medianoche.

En Victoria, Micaela Martínez Narváez, maestra jubilada, no ha demostrado condiciones para hacer una campaña de mucho movimiento, de ajetreo intenso,  y le caería mejor un escaño local por la vía de “regalo”, plurinominal, sin necesidad de gastar ni hacer proselitismo.

Las coordinaciones estatales de Sebien federal se han convertido en “semillero” de candidatos. Se habla que, de 15 gubernaturas, Morena postulará a 10 que vienen de esas oficinas. Pero no los distritales.

Si quieren ir por las diputaciones de sus respetivos distritos o plurinominales, otros dos tamaulipecos colaboradores de Amlo tienen hasta la medianoche del “Día De Brujas” para renunciar, Héctor Martín Garza González y Rodolfo González Valderrama, que ocupan cargos administrativos.

Es indudable que, si en el 2022 van a buscar la Esquina del Poder del 15 Hidalgo y Juárez,  tendrían más juego desde el Congreso de la Unión que en las chambas de Gobernación y RTC. Es fácil entenderlo.

Lógico que no tienen la “bendición” para buscar su proyecto. En todo caso la aprobación sería para quien ocupe el lugar de JR Gómez Leal, si el reemplazo se da en las siguientes semanas.

Estaremos pendientes.

En la cámara federal, la tamaulipeca Olga Sosa Ruiz se aventó buen “spich” por la decisión en Tamaulipas de reducir de cinco a tres el número de magistrados del Tribunal Electoral. Consideró que es una maniobra para acechar y controlar a la institución.

Al final de la tarde lo decidirá la Suprema Corte.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here