El fantasma

La nota se ha leído 836 veces

Desconozco quién o dónde inventaron esa palabrita como el título de hoy, pero es claro que todos la entendemos como algo irreal, algo inexistente que solo en la mente toma forma y sentido, puede ser una ilusión.

Fantasmas nos parecieran algunos temas que nos corresponde vivir en este siglo. Fantasías que no son ilusiones, son realidades.

A nivel mundial el COVID-19, significativamente ha mermado la salud de la humanidad, ya con enfermos que logran salir -aún por algún tiempo-, pero también los registros de otros -más de dos millones- que les tocó morir con la desesperación de no poder respirar.

La mayoría de médicos han hecho eco de recomendaciones básicas para prevenir el contagio, como el uso del antibacterial y el gel, los cubre bocas y la Sana Distancia; lo que ha permitido la industrialización de los dos primeros.

Por otro lado, desconozco de costumbres como salir de casa, por cuánto tiempo, distancias y frecuencias… ya al cine, misa, súper mercados, visitas a familiares y amigos, paseos o viajes cortos, medianos o largos. El caso es salir de casa.

Sé de una tamaulipeca, radicada en Houston, Tx., que manejó su automóvil desde esa ciudad gringa para entrar a territorio nacional por Matamoros; durmió en la capital tamaulipeca y continuó su viaje a la CDMX, donde se reunió con un grupo de colegas para juntos viajar al paradisiaco Cancún… pero el Huracán les sorprendió.

Con auxilio de las autoridades y empleados de su hotel en Cancún, libraron bien la experiencia y retornaron a la CDMX, de donde ella volvió al volante de su ‘troca’ para dirigirse a Aguascalientes y de ahí a Cd. Victoria, donde ha estado por más de una semana, pero sorpresivamente emprendió el camino a Houston y anunció que regresaría en una semana, pues viajará a Monterrey, Nuevo Laredo y Aguascalientes… y la pregunta obligada ¿Y el COVID?

Pudiera entender que hasta viaja por negocios, pero con cuánta gente ha convivido y eso de la sana distancia, el contacto… me parece irresponsable.

En otro caso, una señora, empleada de la SET, vivía sola con su diabético esposo, quién a causa de esta enfermedad crónica, perdió la vista en ambos ojos desde hace más de una década.

La vida de este matrimonio victorense seguramente fue muy particular. Y en este pandémico año, precisamente hace tres semanas, familiares y amigos nos enteramos de la muerte de él, nadie preguntó la causa, dimos por entendido fue consecuencia directa de la diabetes.

Pocas personas fueron hasta el domicilio del matrimonio para dar el pésame, aunque no faltó el comentario que, habiendo muerto desde antes de media mañana, el cuerpo no había sido llevado a la funeraria hasta las 19 hrs.

Al final de la semana pasada corrió el rumor de que el COVID había hecho víctima a este enfermo crónico de diabetes y la esposa e hijos, se mantuvieron herméticos no solo en el contagio y muerte del paciente, sino hasta la fecha.

Lo indignante y hasta amenazante es que, en una ceremonia cívica educativa, la ahora viuda estuvo presente, conviviendo, pese a su semblante pálido y enfermizo, del que muchos pensaron era por la muerte reciente de su esposo, pero la señora ahí estaba, quizá para escuchar el pésame de los que no fueron al funeral.

Esa fue la última aparición pública de la viuda, poco contesta el teléfono y los mensajes y se sabe está confinada en su domicilio, lo que ha hecho suponer que el marido fue una víctima más del COVID y ella está contagiada.

El arriesgarse al contagio como la mexicana de Houston, me parece muy irresponsable y no porque sea uno obsesivo, sino porque los riesgos a contraer la enfermedad son muy altos.

En el otro caso, ocultar la enfermedad, puede ser muy privativo y se vale, pero lo que no es válido es saber que tienes COVID Y salgas a la calle y convivas con otros, sabiendo eres un alto riesgo de contagio masivo.

A nivel rumor social, no mediático, se habla de contagios masivos entre funcionarios, sobre todo, de la administración pública y lo peor es que se ocultan y no han sido capaces de confinarse en su cuarentena.

Televisa del Golfo, en su noticiero estatal, este último miércoles de octubre, señalaba que Tampico y Victoria son los municipios con más contagios de COVID-19 en todo el estado.

Fantasma o realidad, parecieran dos palabras que se contradicen, pero que se pueden interpretar como una situación, un contexto que asusta, que pareciera espejismo de un mal sueño, pero que vivimos, padecemos, sufrimos y hasta muertos ponemos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here