Legislación y Redes Sociales

La nota se ha leído 1091 veces

Aclaro con gusto que el tema de hoy no se refiere al nuevo partido político (Redes Sociales Progresistas) -dicen es de la familia de la ex líder del SNTE, la comiteca, Elba Esther Gordillo Morales-, autorizado por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TRIFE).

El tema central de hoy, es referido a la falta de legalidad en México de las redes sociales, donde sobresale Facebook y Twitter, empresas que ha declarado no intentan calificar la información de los usuarios y, mucho menos, establecer políticas sobre la libertad de expresión o lo que pudiera significar la verdad.

Facebook, afirman que en su plataforma cualquier expresión es correcta y no les corresponde discernir si es verdad o no, porque la empresa se guía por los principios de la Global Network Initiative (GNI), una Organización No Gubernamental (ONG) que promueve la libertad de expresión, los derechos humanos, la libertad de prensa y la privacidad digital entre empresas, gobiernos y otras ONG’s.

Sin embargo, las redes sociales han sido responsables directos, por esta “política de libertad” o libertinaje, y hasta del incremento al acoso sistemático a una o varias personas, tema ahora conocido como bullying y que ha llevado a muchos adolescentes, jóvenes y hasta adultos a atentar contra su propia vida.

El bullying cibernético ha sido utilizado hasta por la delincuencia en temas como trata de blancas, pornografía infantil, secuestro, etc., todo porque no hay regulación en este sentido, pues los legisladores mexicanos se olvidan de contenidos neurálgicos que amenazan insistentemente a la población de todas edades.

Es cierto que las redes sociales obligan a los usuarios para aceptar unas normas que nunca se leen, pero que se aceptan y desde luego los administradores en ello basan la autorización de ‘libertad’.

En fechas cercanas al Día Internacional de la Mujer 2020, hubo una fiebre disoluta por ‘atacar’ a profesores del bachillerato y del sistema universitario como acosadores sexuales y no solo se exhibía, sino que del mismo Facebook se obtuvieron imágenes hasta familiares del supuesto acosador.

Ese Mujeres 2020, publicaron textos como: “Sentí como que me desnudaba con la mirada… me miró los pechos lujuriosamente… me dijo si me daba raid… que le acompañara al hotel…” y todo lo que usted quiera… ¿Pero eran verdades?

Considero que si los hechos son afirmativos ¿por qué las ofendidas no acudieron a las autoridades escolares o judiciales para acusar a los acosadores? Supongo fueron mentiras y fue la venganza por una calificación o la euforia del momento.

Hubo ofendidos que, ante la negativa vaga de Facebook de sancionar de alguna forma a las difamadoras porque “… no encontró elementos válidos para su queja” prefirieron cerrar esta red social.

La compañía hace la acotación de que existen excepciones: “no permitimos contenidos que puedan poner en riesgo físico o económico a las personas, que intimiden usando discurso de odio, o que pretendan ganar dinero en Facebook mediante engaños”, explican en un comunicado.

En noticias falsas de las redes sociales como Facebook, la aplicación comenta que la seguridad y la lucha contra este hecho son importantes y hace un resumen de la forma en la que en a lo largo y ancho del mundo ha bloqueado portales falsos. De acuerdo con el portal, la red social con la mayor participación en México, hasta la fecha han removido 652 páginas que violaban sus políticas de seguridad.

El periodista Rubén Vázquez de la Revista Forbes, asegura que las noticias y tendencias falsas en México, durante el pasado periodo electoral, se difundieron masivamente fake news y compañías como Victory Lab enarbolaban la bandera de las noticias y tendencias falsas.

Escribe @sincreatividad, en su artículo ‘Regulación de las Redes Sociales y Libre Expresión’, que Carlos Merlo, director de Victory Lab, explica que colocar una sola noticia falsa implicaba una enorme cantidad de esfuerzos técnicos y humanos; además de presupuestos que superaban los millones de pesos.

Memes, tendencias artificiales y fake news corrieron como pólvora en redes sociales durante el pasado proceso electoral en México… y también el dinero que se necesitaba para construirlas, lo que detona la pregunta si las plataformas no se dieron cuenta de la enorme cantidad de capital que se invertía para promocionar sitios con información falsa.

En conclusión: la ausencia de un marco legal de las redes sociales en México y en algunas partes del mundo, se prestan para muchas cosas, entre ellas las citadas y de temas electorales en una muy clara trampa política digital.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here