Le tienen miedo a “El Chapulín Colorado”

La nota se ha leído 1070 veces

– El 12 de junio (presente año) regaló mil 818 raciones alimenticias a personas de escasos recursos de los sectores Colinas, Prados, Hacienda y Ríos, de la cabecera de Altamira.

Para ello compró 55 kilogramos de carne molida (que fue guisada con repollo), 25 de arroz y otro tanto de “frijoles negros en bola”, que se hicieron acompañar de mil piezas de pan bolillo.

La factura pagada por Ciro Hernández Arteaga fue por 81 mil 810 pesos que sacó de su cartera.

El administrador de empresas por la UAT quiere ser presidente municipal del  pueblo, postulado por las siglas de Morena. Desertó del PAN luego de pasar por una diputación al Congreso local.

No es que no le apostara al futuro azul, sino que tiene “pleito cazado” con el cacique Juvenal Hernández Llanos y su mujer Alma Laura, misma que desempeña la chambita de “cuidandera” del Palacio Municipal.

Eso de las “raciones” es uno de los 68 apoyos que a lo largo de un año ha otorgado Ciro, en su ruta casi segura a la alcaldía.

Las encuestas ubican al también ex síndico y ex tesorero con la intención más alta del sufragio altamirense: La empresa Massive Caller le otorga un 44.4 por ciento, contra el 31.7 de Miguel Gómez Orta, diputado en ejercicio por Acción Nacional, que anda en lo mismo y se promociona con regalos y servicios entre la comunidad.

Solo hay un pero: La nomeklatura local no quiere que CH llega a la presidencia. El fuego de artillería está en su contra. Lo quieren derribar a como de lugar.

Si lo postula Morena, dice la misma encuestadora, alcanzaría una votación del 34.8 por ciento, contra el 22.6 de Acción Nacional.

Acaba de llegar al TRIETAM un recurso de apelación interpuesto por los enemigos de “che”, luego que lo perdonó el Instituto Electoral por falta de elementos de publicidad personalizada (no tiene cargo alguno) y actos anticipados de campaña. No gasta dinero oficial y, si regala comida, es de su bolsillo.

Da la impresión que Hernández tenía a su enemigo en casa, porque la denuncia contiene datos precisos de la contabilidad interna y actividades que ha realizado en los últimos 12 meses. El desertor se llevó la información.

Por lo menos nos da una idea de cómo son las precampañas de los presuntos, en esta temporada de “madrugadores” que vivimos.

Según los datos –documentado con toda precisión- CHA ha gastado 2.1 millones de pesos, desde el 31 de septiembre del 2019 cuando terminó su ejercicio como diputado.

Supongamos que si Don Ciro llega de presidente del pueblo, tendría un ingreso neto de cien mil del águila mensuales. Luego entonces, ha gastado prácticamente ya los dos primeros años de su ingreso honesto y cabal. Los siguientes doce meses –sin reelección- serían de recuperación ¿será costeable?.

No es que haya malgastado la lana. Ha colaborado con personas que lo necesitan y mucho.

Por ejemplo, a Doña Clara, residenciada en la colonia Arboledas, le regaló un medicamento identificado como Eritropoyetina con valor de 1,300 pesos, el cual sirve para superar la anemia.

A Doña Socorro Orozco una silla de ruedas de dos mil 099 pesos.

Igual, a Laura Arteaga, de la Serapio Venegas, le llevó pañales y pan que costaron 176 pesos ¿será justo que por eso lo multe el IETAM? ¿que opina usted querido lector?.

La gente tiene necesidad, tiene hambre física y no solo de justicia.

El 17  agosto (mismo 2020) regaló a 200 familias de los ejidos La Peñita y Agua de Castilla, 400 litros de leche y mil 400 “piezas de pan dulce y bolillo”, con valor de 13 mil pesos.

A Doña Gloria Pérez, de El Edén, fue a regalarle un colchón antillagas y despensa por 690 pesos ¿acaso no es una obra de beneficencia justa?.

Los enemigos lo quieren ver fuera de la competencia. Le robaron la información completa de su computadora. Denuncian que cuenta con 15 empleados colaboradores a los que paga mil 500 por semana, y un vehículo que ha consumido 108 mil pesos de gasolina en un año.

Regaló a esos empleados 15 camisas personalizadas con la CH que le costaron tres mil 500 pesotes.

Es que en no le hemos dicho, amigo lector, que Don Ciro usa las iniciales de su nombre y primer apellido, rodeadas de un emblemático corazón, parodiando el logotipo de batalla de El Chapulín Colorado, el popular personaje de la televisión. Se hace llamar igual para salvar a Altamira.

Tantas denuncias en contra del “Chapulín Colorado de Altamira” nos da la impresión que los enemigos le tienen temor, o más que eso, miedo, o terror de que aparezca en las boleas electorales del 2021 porque les va a ganar.

No es un improvisado: Ha pasado por una sindicatura, la Oficina Fiscal, delegación de Sedesol, Tesorero Municipal, Contralor y diputado. Solo le falta ser presidente del pueblo y no está lejos de lograrlo con la “ayudadita” de sus enemigos y el apoyo de los morenos.

Que por fin la alcaldesa sustituta de Victoria, Pilar Gómez Leal, tuvo el valor de poner de patitas a los primeros ex colaboradores de Xico González (ahora dedicado de tiempo completo a la guarapeta). A Comunicación Social llegó Erick Valdez Gómez, experimentado en esos menesteres, y María Eugenia Prieto a la secretaría Técnica del ayuntamiento.

Deja un comentario