¿Conspiro el guasón contra garza Narváez?

La nota se ha leído 765 veces

Existe una frase de Sun Tzu, que dice: “Quien desee pelear que calcule el precio a pagar”, y dicho pensamiento le queda al dedillo al señor  Héctor Garza González, mejor conocido en la farándula política como El Guasón, pues ahora se comenta entre bambalinas que fue él quien estuvo conspirando en las alturas, para desacreditar el trabajo del doctor Felipe Neri Garza Narvaez, hoy ex delegado de gobernación en Tamaulipas. 

   Gentes cercanas al  doctor FGN, señalaron a esta columna que, si Guasón nada tuvo que ver, debería de aclararlo, porque el hecho de que, en lugar de disipar las dudas, deje correr la versión y guarde silencio, equivale a que efectivamente, metió las manos. O bien operó desde las sombras, para influir en este desenlace.

 Y es que, en política, no hay enemigo pequeño. Y mucho menos si hablamos de alguien como Felipe que ha sido Presidente del PRI en Tamaulipas, Presidente del Poder Legislativo, varias veces diputado local, y operador  en los 43  municipios  de la entidad, los cuales conoce perfectamente, con todo y sus grupos políticos. ¿Que caso tiene echarse adversarios  de este tamaño al seno?

Peor tantito, ahora se dice que, el empoderado funcionario de Bucareli, ya se siente tan sobrado y enrachado, que ha prometido derrumbar al JR de su actual posición como super delegado. ¿Será capaz el Guasón de tal proeza? Porque de lograrlo, ya tendríamos que irle viendo la cara de serio prospecto a pelear la gran final del partido color magenta, en la contienda interna, por la candidatura al primer cargo político del estado, en el 2022.  Habrá que ver que opinan competidores como Rodolfo González  Valderrama o Américo Villarreal, entre otros.

 Y es que otra de las versiones, presuntamente surgidas del equipo “Oficialía Mayor,  es que en su momento el JR habría enviado también su propuesta para la Delegación de Gobernación, pero Héctor Garza, le habría ganado la partida. Es decir, le habría ganado un round político, al mismísimo José Ramón Gómez Leal. ¿De ese tamaño será ahora la pegada Guasona? 

 Por el momento, es de reconocerse que el Guasón ya clavó su bandera en su propio gallinero. No hacerlo le hubiese significado que el resto de la manada política le perdiese respeto. Pero el hecho de haber colocado en la delegación a uno de los suyos, pues eso le genera una ficha, para seguir en el camino hacia el 2022, que por lo demás, no será tan fácil. 

 Aunque, el estilo guasonista de conducirse, no convence a muchos: sigue siendo altanero y hosco en el trato. Suele burlarse de sus adversarios, cuando logra infringirles una derrota. 

 Lejos de ser humilde en la victoria, el Guasón se ha encargado de jactarse, mofarse y fortalecer la idea de que, el es el victimario político de Felipe, aunque con ello, Héctor Garza está pecando de imprudente o de tener muy poca cautela, pues se olvida seguramente que, cuando el apenas andaba en pañales en la grilla, Garza Narváez, ya tenía un nombre y un trabajo de respeto y reconocimiento entre la clase política del estado. 

 Pero vayamos al quid del asunto: una estrategia que se precie de ser inteligente, y que tenga como propósito central, la candidatura a gobernador, no utiliza como el modus operandi, el golpeteo contra quienes, seguramente requerirá en el azaroso camino de construir consensos. 

 O sea una candidatura a gobernador, se construye a base de pequeñas y de grandes alianzas a lo largo del tiempo. Jamás alguien que se ha dedicado a golpetear y a avasallar, podrá tener éxito, en una empresa de esta dimensión.  

 Y es que, trepar a base de golpeteos y de tratar de humillar a las personas sin necesidad de ello, a final de cuentas, lo que provoca es una sumatoria de agravios que llegado el momento de la evaluación, le podrían resultar contraproducentes. 

 Por lo demás, conocemos al nuevo Delegado Javier Córdoba, y sabemos que más allá de que el Guasón sea su padrino político, se trata de un personaje de historial limpio, con el cual hemos cultivado amistad, desde los tiempos del gobernador Eugenio Hernández Flores. 

Deseamos éxito a Javier, y en la medida que podamos informativamente se le apoyará para que lleve a buen fin su encomienda. Que no es la encomienda de nadie más que, la del Presidente Andrés Manuel López Obrador en Tamaulipas. 

 Seguramente, las instrucciones que recibió Javier, desde el ministerio del interior que preside la doctora Olga Sánchez Cordero, es justamente la de cumplir con los objetivos institucionales enmarcados en su cargo público federal. En hora buena.

Deja un comentario