Nueva Escuela con necesidades de siempre

0
4522

A pesar de que los maestros están de vacaciones y que, los padres de familia todaví­a no tienen información certera sobre la nueva forma de hacer educación en México, como consecuencia de la cancelación de la Reforma Educativa del sexenio pasado y la aprobación de una nueva, de la cual solo se entiende que se quita lo malo y todo será de nuevo como antes.

Por estos dí­as surgió una versión en el sentido de que, como primer acto de lealtad al presidente de la República, Don Andrés López Obrador, los maestros de la nueva escuela mexicana tienen que dar un fuerte y largo aplauso al polí­tico tabasqueño, en virtud de que cumplió su promesa de cancelar la reforma del sexenio pasado que tení­a un alto contenido de evaluación para ellos.

Obvio, de inmediato apareció una contra versión, en la que, se anuncia que la SEP rechaza ese tipo de cosas y deja en claro que no emitió recomendación alguna, por tanto, la agenda de trabajo para antes del inicio de clases que será, conforme al calendario, el dí­a 26 de agosto próximo, será dada a conocer en esta misma semana.

Queda claro que los profesores deben de someterse a una serie de actividades de capacitación para el ciclo que viene y están consideradas en el calendario los dí­as 12,13 y 14 de agosto, para una actividad en todo el paí­s que se llama, capacitación sobre la Nueva Escuela Mexicana.

Después, los dí­as 15 y 16 del mes que comienza ya, así­ como, el 19, 20 y 21, se destinarán a la realización de otra actividad denominada Consejo Técnico Escolar, por tanto, serán dos semanas en las cuales, los profesores que rechazaron la reforma Educativa del licenciado Enrique Peña Nieto, tendrán que aprenderse de memoria y recitar loas a los hacedores de la nueva escuela mexicana, para que puedan iniciar su actuación en el ciclo escolar que viene.

Los otros dos dí­as hábiles que anteceden al inicio de las clases, 22 y 23 de agosto, están destinados, según el calendario escolar a la administración de las inscripciones en todas las escuelas del sector público y el lunes siguiente, el 26 de este mes que sigue, comienza el ciclo escolar en el cual, los padres de familia jugarán un rol diferente, porque adquirirán el compromiso de apoya al magisterio en el aprendizaje de sus hijos, en tanto que esto, se sujetarán a los nuevos lineamientos previstos en la Reforma Educativa de este sexenio federal que tiene a su cargo el presidente López Obrador.

En caso de que no fuera cierto que los maestros como primer acto de arranca que clases tienen que aplaudir fuerte y durante un rato a las autoridades federales, podrí­a pensarse que, la estrategia para engrandecer la figura del presidente no funcionó y todo mundo cree que no es necesario ya que, ni cuándo os maestros estaban apasionados con sus dirigentes sindicales se vieron ese tipo de cosas enajenantes.

De por sí­, existen todo tipo de dudas respecto a la forma en que se enseñará en el ciclo 2019-2020, ya que, la versión de que los libros de texto desaparecen, a los padres de familia, les dio mala espina, dado que, si no los dará el Gobierno, la lógica es que deberán de comprarlos ellos y eso, no está considerado entre sus costos de inversión para el ciclo que viene.

Además, miles de ellos enfrentarán la negativa de la SEP para mantener el programa de becas, ya que, subieron el factor para que los jóvenes puedan acceder a ese tipo de apoyos, ahora, y es algo que tiene molestos a la generalidad de los papás, para una beca no es tener un promedio de 8.5, sino de 9.5, de manera que miles quedan fuera en automático.

También se corrió la versión ya de que, el Gobierno Federal a través de la SEP, sólo becará a un alumno por familia, así­ tengan buenas calificaciones, cuándo antes, se otorgaba el respaldo a todos los hijos del matrimonio, siempre y cuando su aprovechamiento fuera mayor de 8.5.

Son cambios que, al echarse a andar cuándo comiencen las clases el 26 de agosto, pudieran considerarse como lógicos y a lo mejor hasta buenos, porque nadie sabe si funcionarán, el asunto que, sobre la marcha padres de familia, maestros y alumnos podrí­an abortar desde su punto de vista la nueva Reforma Educativa, sin embargo, serán observaciones que no tendrán validez, porque el presidente López Obrador no tolerará que nadie cuestione su Reforma y el esquema con el que pretende cambiar la escuela mexicana.

En el terreno de las realidades, al margen de apasionamientos, asuntos ideológicos y hasta dogmas que se pretendan seguir, la escuela mexica requiere de cosas bien prácticas y sin rollos, por ejemplo, inversiones seguras para mejorar la infraestructura escolar, es decir, aulas modernas y confortables para cada tipo de clima que existe en el paí­s, equipo necesario y cómodo para los estudiantes, que equivale a mandar al basurero más de la mitad de los mesa-bancos y sillas, para incorporar otros modernos y ergonómicos.

También se les debe de subir el sueldo a los profesores mí­nimo en un 25 por ciento de manera general, es decir, a partir de aquello que ganan en este momento, porque de otra manera la reforma, así­ sea de adoctrinamiento, no cumplirá con las expectativas de los trabajadores de la educación.

Se requiere además incorporar actividades deportivas y eliminar las comidas chatarras de las escuelas públicas, que los desayunos escolares sean nutritivos y que los alumnos contribuyan para mejorar su alimentación, salud y desde luego sus calificaciones.

Se tienen que reinventar las competencias deportivas, sin que ello quiera decir que se eliminen clases o elementos sustantivos de los programas de actividades.

Tiene que mejorar a la de ya, las relaciones entre directivos y lí­deres sindicales, para que, los unos no deban de cuidarse de los otros y los otros no tengan que pelearse con los unos, sin importar cuánto se afecten los programas educativos, el aprovechamiento escolar y desde luego terminar con las chiflazones de los sindicalistas que, con tal de hacer sentir su poder denigran a los directivos y viceversa.

Es urgente que se eliminen las prácticas insanas de quienes manejan la educación a nivel operativo, como presiones laborales para la obtención de todo tipo de favores ya sea de mujeres o de hombres y, de una vez por todas que, sobre la base de los perfiles académicos y las ganas que le echen los maestros que quieren formar mexicanos de valor, sean aquello que se tome en cuenta para aprovechar el potencial de enseñanza que existe.

La nueva escuela mexicana, tiene que funcionar como la escuela privada mexicana de siempre, para que la educación mejore.

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here