Más impugnaciones contra Gerardo Peña  

0
4310

La bancada de MORENA en la cámara de diputados presentó una iniciativa de reforma constitucional, para reducir a la mitad el financiamiento gubernamental del gasto ordinario de los partidos polí­ticos, que este año es de cinco mil millones de pesos.

Los expertos opinan que el sistema de partidos es obsoleto, desfasado, anacrónico, tronado, porque bajo su auspicio, la democracia a la mexicana contiene deficiencias que obligan a buscar otras alternativas, como las candidaturas independientes.

Además, algunos partidos subsisten no para ganar el poder en las urnas, sino para estar enchufados al presupuesto oficial porque las prerrogativas son sustanciales y dan para vivir en la abundancia.

El Partido Verde es un ejemplo vivo de lo anterior, aunque no le van a la zaga el PT, PANAL, PRD, PES, éstos últimos, en proceso de extinción, por fortuna.

La iniciativa de reforma de la bancada parlamentaria de MORENA se refiere sólo a la reducción del gasto ordinario, aunque más adelante podrí­an ir también por empequeñecer el gasto en campañas electorales, que eso es otra cosa.

Cinco mil millones de pesos destinados al mantenimiento de partidos polí­ticos, en un paí­s de pobres, es una aberración permitida por gobiernos del PRI y del PAN, porque su preocupación por la justicia social sólo era propaganda, demagogia.

No se justifica el derroche de esa fortuna en partidos, porque además, los funcionarios gubernamentales resultantes de los procesos electorales no son precisamente unas joyitas, sino todo lo contrario, especialmente en el sexenio de Enrique Peña Nieto.

Gastar tanto dinero para darnos a gobernantes del tipo de Egidio Torre, Oscar Almaraz, Javier Duarte, Guillermo Padrés, Vicente Fox, es hasta grotesco pues estarí­an obligados a hacer gestiones se excelencia, pero se convierten hasta en verdugos, depredadores de dinero público.

Por eso es bienvenida la iniciativa de MORENA, que se agrega a otra que igualmente encaja en el marco de la austeridad republicana que practica el gobierno federal, pues busca eliminar cien diputaciones de representación proporcional.

Con los cinco mil millones de pesos que gastará este año el gobierno federal en los partidos, se pagarán los salarios de sus dirigentes y empleados, renta o mantenimientos de edificios, de vehí­culos, papelerí­a, impresión de periódicos, capacitación y reparto de apoyos a delegaciones estatales.

En suma, nos cuesta muy cara la democracia y apenas llega a remedo.

Una prueba de ello es el pleito de quinto patio que se libra en la cúpula de MORENA, entre Yeidckol Polevnsky contra Ricardo Monreal Avila, dos de los más cercanos operadores de Andrés Manuel López Obrador.

Alejandro Rojas Dí­az Durán, coordinador de asesores de Monreal, anunció ayer en El Universal, que el grupo de su jefe pedirá en la siguiente asamblea, la sustitución de la dama de nombre exótico, por una dirigencia colectiva.

Rojas está furioso debido a que atribuye a la señora Polevnsky haber frenado a aspirantes a candidaturas a diputados locales de Tamaulipas, para favorecer a otros recomendados, especialmente del senador Américo Villarreal Anaya y de El Guasón.

En el PAN también crece el escándalo, pues se registraron dos recursos más de impugnación, contra la designación de candidatos a diputados locales de representación proporcional.

Gelacio Márquez Segura, ex presidente estatal del PAN, dos veces diputado local, radicó en su propio partido, una enérgica demanda de justicia debido a que sus derechos fueron pisoteados como aspirante a una nominación plurinominal.

Márquez presentó documentos que muestran haber cubierto todos los requisitos para merecer ser tomado en cuenta a la hora de designar a los candidatos de representación proporcional.

Sin embargo, nunca recibió ningún resolutivo donde los funcionarios electorales del PAN le informaran la procedencia o no de su solicitud de registro. Luego se enterarí­a de una lista de candidatos palomeada, al margen de un escrutinio que ofreció hacer la convocatoria.

Otro ex diputado local, Eliacib Adiel Leija Garza, presentó por separado, otra querella contra el procedimiento interno del PAN, pero ésta en dos vertientes, pues quiso ser candidato de mayorí­a relativa y por representación proporcional.

Un paquete de documentos en ambos procedimientos, sustentó el pedido de Leija Garza, pero como en el caso de Gelacio, tampoco recibió una respuesta formal acerca de su doble registro. Simplemente lo ignoraron.

Una primera impugnación, suscrita por la ex Senadora de la República Lázara Nelly González Aguilar, contra el sistema de designación de candidatos, fue más allá pues presume un favoritismo hacia Gerardo Peña Flores por aparecer en la primera posición de la lista, a pesar de que ni siquiera se inscribió para competir en esa modalidad.

Las tres querellas formales hacen prever que se caerá la nominación de Gerardo, debido a que los afectados tienen otras opciones de justicia a la que pueden acudir si el partido no los atiende, como lo son el IETAM y el tribunal electoral de Tamaulipas, y como última instancia, el tribual electoral del poder judicial de la federación.

Peraza Guerra reconoce que se viven tiempos polí­ticos y que a ello obedece el afán panista de tratar de llenarla de oprobio, pero tiene advertido a Chucho Nader que saldrá en su defensa cuantas veces sean necesarias, para echar abajo sus mentiras, con pruebas irrefutables.

Por cierto, ocurrió en el puerto jaibo un tercer asalto bancario en menos de un mes, en las barbas de las autoridades policiacas del gobierno del Estado.

Por el rumbo de la UAT, el Rector José Suárez Fernández rindió su informe anual de actividades, arropado por Cabeza de Vaca, Glafiro Salinas, Horacio Renán, Xicoténcatl González. ANUIES envió a un representante.

Por cierto, juegan con lumbre los que auspician bloqueos carreteros simultáneos, mí­tines de trabajadores que antes de quedar desempleados visitan en palacio de gobierno al Truco, para rogarle ayuda. Se repiten como en Matamoros, situaciones de riesgos de violencia.

Compartimos con los lectores un bonito epí­grafe leí­do en una reciente columna del sabio comunicador Carlos Ramí­rez: “la polí­tica es el arte de la persuasión, la fuerza es el manotazo de la incompetencia”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here