Conozca cuáles son las cirugí­as más solicitadas

0
5769
Marcar el abdomen, una de las más solicitadas por los varones; médicos no certificados ponen en riesgo la vida de los interesados

CIUDAD DE MEXICO (Agencias).- «Nunca me ha gustado mi nariz, siento que me quita atractivo y no va con el resto de mi cara», comentó Ricardo quien tiene ojos grandes, pestañas chinas de nacimiento, cejas gruesas y espesas, labios en forma de corazón, pero nariz «aguileña».

Rick, como lo llaman sus amigos, tiene 19 años de edad y es estudiante universitario. Al ser objeto de burlas desde que iba a la primaria, dice estar convencido de que, una vez que empiece a trabajar, se operará la nariz.

La cirugí­a estética es un procedimiento al que recurren las personas que desean mejorar su aspecto de alguna parte del cuerpo en particular. La rinoplastia es para cambiar el perfil de la cara, explicó en entrevista, el cirujano plástico Giuseppe Tanzillo.

De acuerdo al especialista certificado por el Consejo Mexicano de Cirugí­a Plástica, Estética y Reconstructiva, la nariz es la principal cirugí­a estética a la que se someten los hombres, y a ella le sigue el del «six pack» (marcar los cuadritos del abdomen) denominada liposucción de alta definición. Sin embargo, también es frecuente en este sector la cirugí­a de liposucción.

En el caso de la «six pack», la edad promedio y adecuada para que se realice es entre 30 y 40 años. Dependiendo de la calidad de vida, los varones pueden ser candidatos, ya que la piel de una persona de 50 años es diferente a la de un paciente de 30.

«Un paciente 50 es muy difí­cil que sea candidato a la liposucción de alta definición, porque su piel se puede caer y golpear por problemas de elasticidad; si un paciente tiene 30 años y hace actividad fí­sica, la cirugí­a se puede realizar», precisó.

Asimismo, Tanzillo explicó que hasta el momento son las mujeres quienes recurren más a las cirugí­as plásticas al representar el 65 por ciento.

Las mujeres mexicanas recurren más a liposucción e implantes mamarios, en especial entre la cuarta y la quinta década de vida solicitan estos procedimientos.

De hecho, recomendó que las mujeres que se pongan un implante mamario sean mayores de 18 años, porque no tiene sentido realizar un procedimiento en una región corporal que no está desarrollada.

Respecto al costo, mencionó que depende del hospital que haya elegido la paciente, ya que algunos son más baratos que otros y depende del tiempo de hospitalización, así­ como de la condición clí­nica de la paciente.

El cirujano enfatizó que la cirugí­a estética, es una intervención que debe ser realizada por profesionales certificados, médicos que tengan años de formación y que estén certificados por el Consejo Mexicano de Cirugí­a Plástica Reconstructiva y Estética.

Advirtió que en México ejercen muchos médicos que no tienen el tí­tulo de cirujano plástico y no están certificados, lo cual pone en riesgo a los pacientes.

Al respecto, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) identificó un crecimiento en la prestación de servicios de cirugí­a estética a través de establecimientos o locales privados, sin que cuenten con avisos ni autorizaciones sanitarias conducentes.

Precisó que al 7 de septiembre pasado, junto con el Sistema Federal Sanitario, se verificaron un total de cuatro mil 322 clí­nicas con prestación de servicios de cirugí­a estética, de las cuales se identificaron 510 con anomalí­as y 264 suspensión de actividades.

Los principales servicios que ofrecen son: abdominoplastí­as (remodelación y reafirmación de abdomen), blefaroplastias (cirugí­a de rejuvenecimiento de párpados y resección de piel), e implantes de busto o mamoplastí­a de aumento.

También mamoplastí­a reductiva, mastopexia (elevación o remodelación de busto), dermolipectomí­a circular o «body lifting», lipoescultura, liposucción, inyección de materiales de relleno, y reducción acelerada de peso.

Durante la entrevista, Giuseppe Tanzillo reconoció que en la mayorí­a de los casos la intervención estética no es una cirugí­a necesaria, por lo que aún más los pacientes deben verificar que la persona que los atienda sea un profesional y no dejarse llevar por una cotización barata.

Ejemplificó: un quirófano no autorizado puede tener materiales no estén esterilizados, sin equipo de limpieza adecuados o se utilizan implantes mamarios sin marcas registradas, que son baratos, pero que se contracturan y terminan gastando demás.

De igual forma, el médico también certificado por el Consejo Italiano recomendó a las personas investigar sobre la calidad de los implantes de senos que les van a colocar y preguntar al cirujano sobre la marca del implante.

Cuando se realiza una cirugí­a estética de mamas, una mamoplastí­a de aumento o un lifting de las mamas como mastopexia, el cirujano debe dar al paciente un certificado de garantí­a, donde están escritos los datos y la marca del implante, la cual debe estar registrada y aprobada por todas las autoridades correspondientes.

Reiteró que antes de realizarse una cirugí­a se debe averiguar acerca del médico, que el cirujano este certificado, investigar en el sitio de la Asociación Mexicana, así­ como del Consejo Mexicano de Cirugí­a Plástica, Estética y Reconstructiva que su nombre aparezca en estos y evitar desenlaces fatales.

Tanzillo pertenece también a la Sociedad Italiana de Cirugí­a Plástica, Reconstructiva y Estética, y socio de la Asociación Mexicana de Cirugí­a Plástica y Reconstructiva.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here