¿Podrá contra la corrupción?

0
5276

Luego de que Andrés Manuel López Obrador expresara durante su toma de posesión como Presidente de la República que lo más importante en su gobierno será acabar con la corrupción y la impunidad, de inmediato surgieron cientos de mensajes en redes sociales acerca de que si podrí­a acabar con este “monstruo de mil cabezas” que parece estar muy arraigado en nuestro paí­s.

El compromiso del nuevo mandatario fue ampliamente ovacionado por la mayorí­a de los legisladores e invitados especiales que prácticamente abarrotaron el salón de plenos de la Cámara de Diputados, menos el ahora expresidente Enrique Peña Nieto que se vio muy incómodo durante el acto protocolario, como cuando López Obrador señaló que: “Vamos a limpiar de arriba para abajo la corrupción, como se limpian las escaleras”.

No hay duda de que erradicar la corrupción y la impunidad será la tarea más importante del polí­tico tabasqueño, sobre todo cuando este mal social se puede observar en el ámbito público y privado a través de las famosas “mordidas o moches” para agilizar algún trámite o evitar alguna multa.

Tan arraigada está la corrupción y la impunidad que hay frases populares que todos conocemos, como es el caso de: “el que no tranza, no avanza” o aquella que dice: “Dios, no te pido que me des sino que me pongas donde hay”.

Y resulta más difí­cil de creer que López Obrador pueda acabar con este “monstruo de mil cabezas” cuando se ha rodeado desde la campaña de gentes con antecedentes sumamente cuestionados, entre los que se encuentran los senadores Napoleón Gómez Urrutia y Nestora Salgado Garcí­a, surgidos de las filas de Morena.

Lógicamente, que debemos esperar las acciones del nuevo mandatario para desterrar este mal endémico en nuestro paí­s, sin embargo la primera decisión que tomó para cuidar la aplicación correcta del presupuesto federal en los estados ha sido sumamente cuestionada por dirigentes y legisladores del PAN y del PRI.

La designación de los llamados “superdelegados”  ha sido cuestionada por gobernadores, ya que no sólo podrí­an vulnerar la autonomí­a de las entidades federativas, sino también atenta en contra del pacto federal, coinciden en señalar.

A propósito, José Ramón Gómez Leal, delegado del gobierno federal en Tamaulipas, se espera que pronto dé conocer el futuro de las ahora extintas dependencias federales en nuestra entidad, luego de que fue publicada la reforma de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal el pasado viernes 30 de noviembre en el Diario Oficial de la Federación (DOF).

Se habla de que varios ex-prií­stas que ahora militan en Morena, mejor conocidos como “prietos”, se harán cargo de las principales coordinaciones (ex-dependencias federales), pero hasta el momento no hay nada para nadie y todo parece indicar que las designaciones serán hasta enero del 2019.

Lo único seguro es que Gómez Leal será ratificado como coordinador estatal (superdelegado), sobre todo ahora que ha sostenido varias reuniones con el titular de la Coordinación General de Programas Integrales de Desarrollo, el todaví­a senador Gabriel Garcí­a Hernández.

De regreso con el compromiso del Presidente López Obrado de erradicar la corrupción y la impunidad en nuestro paí­s, el discurso en su toma de posesión también causó revuelo porque presentó un paí­s en quiebra, incluso lanzó una fuerte crí­tica al modelo económico neoliberal implantado durante la administración de Miguel de la Madrid Hurtado (QEPD).

Culpó al modelo neoliberal de causar la corrupción en nuestro paí­s, sin dejar de mencionar que todos los programas fracasaron rotundamente, incluso frente al ex-presidente Peña Nieto afirmó que las reformas estructurales no cumplieron con las expectativas creadas, como se puede constatar en el hecho de que la reforma energética generarí­a una producción de 3 millones de barriles diarios de petróleo en 2018, pero en realidad sólo se extrae un millón 763 mil barriles diarios.

También reiteró que se cancelarí­a la “mal llamada” reforma educativa, además de señalar en forma textual que: “el gobierno ya no será un simple facilitador para el saqueo, como ha venido sucediendo. Ya el gobierno no va a ser un comité al servicio de una minorí­a rapaz”.

Y la respuesta no se hizo esperar, ya que el dirigente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Gustavo de Hoyos Walther, calificó de polarizante y retrógrado el primer discurso del Presidente López Obrador, además se mostró preocupado por la anunciada cancelación de las reformas educativas y energéticas.

Correo electrónico: [email protected]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here