Se lo acabaron

0
5168

De no ser por los niveles de votación que en otras entidades del paí­s ha conseguido en las últimas elecciones constitucionales, el Partido de la Revolución Democrática ya habrí­a perdido su registro y prácticamente desaparecido del escenario polí­tico electoral. De hecho, las tribus, corrientes y expresiones que todaví­a existen del PRD en Tamaulipas, deben estar agradecidas con la militancia o simpatizantes que el Partido tiene en otras entidades del paí­s, porque gracias a ellos, subsiste en entidades como Tamaulipas. Sin embargo, lo que sucede con la salida de JORGE VALDEZ VARGAS, además de que ya se veí­a venir, no es nada anormal que los escurrimientos se sigan registrando más adelante, algunos de estos hacia partidos polí­ticos como Movimiento de Regeneración Nacional, donde se recibe de todos colores y sabores. Atrás quedaron los tiempos del verdadero perredismo que imperó con personales como PEDRO ALONSO Pí‰REZ que siendo legislador en el Congreso local, defendió colores, ideales y demandas sociales en más de una ocasión, de dirigentes como RAFAEL RODRIGUEZ SEGURA, de quien se puede decir, fue el último de los presidentes que supo conducir al PRD por caminos complicados, cuando el partido se distinguí­a por ser una verdadera oposición. Vendrí­an dirigentes como MIGUEL ANGEL ALMARAZ, que sentó las bases para empezar a desboronar a un partido que si bien defendió y encabezo toda una serie de causas y demandas sociales, con el paso del tiempo se fueron perdiendo poco a poco. A la dirigencia estatal del PRD llegaron otros polí­ticos como JULIO Cí‰SAR MARTíNEZ INFANTE que poco pudo hacer para detener la caí­da de lo que quedaba del Partido. Lo dirigió en su momento ANTONIO LEAL DORIA, también JORGE MARIO SOSA POHOL entre otros como JORGE VALDEZ VARGAS. Es decir, fueron los que encabezaban las tribus, corrientes y expresiones al interior del PRD, partido que llegó a consolidarse como segunda fuerza polí­tica, abajo del Revolucionario Institucional y por encima de Acción Nacional. En parte se debió a la figura de ANDRí‰S MANUEL Lí“PEZ OBRADOR. Sin embargo, los colores y siglas del partido se decoloraron con el paso de un y otro dirigente. Las tribus, corrientes y expresiones utilizaron las siglas del Partido para uso personal, es decir, aspirar a cargos de elección popular a nivel federal y local. El PRD dejó de tener su edificio propio, vehí­culos y hasta mobiliario e incluso, personal administrativo. A la fecha ya no se sabe dónde tiene sus oficinas, menos de quien es el dirigente. Tampoco se conoce el destino que tuvieron vehí­culos y demás equipo que se llegó a tener en las oficinas del Comité Estatal. Ya no preguntaremos por las prerrogativas que reciben de organismos electorales, porque al menos del Ietam, desde hace un par de años que no reciben nada. Lo que son las cosas y, contra todo lo que pudiera pensarse, el Partido se mantiene, aunque de lo demás se haya perdido todo.

LOS MANCHADOS

Las tradicionales organizaciones, que a base de diferentes criterios realizaban marchas, plantones y hasta toma de oficinas en demandas de apoyo o bien, mediante la presentación de proyectos productivos tendrán competencia. Y es que, la Coordinadora Nacional Plan de Ayala Siglo XXI abrirá sus puertas en esta Capital, para ser el ví­nculo ante dependencias como la Sagarpa, Sedatu, Sedesol y otras, donde pretende presentar y gestionar proyectos productivos para tener acceso a programas de apoyo al campo y de beneficio social. Su representante estatal JESUS MANUEL ZUí‘IGA MALDONADO adelantó que todo lo que se gestione, será sin tintes partidistas o ideologí­a polí­tica, criterios que eran lo que manejaban otras organizaciones como la Central Campesina Cardenista Democrática, o bien, la Confederación Nacional Campesina. La Coordinadora podrá desde sus oficinas, dar asesorí­a y orientación a quienes se acerquen, en aras de integrar un proyecto productivo que les permita dar paso a la creación de una empresa, negocio o apoyo para el campo o de beneficio social, áreas que tendrán un fuerte impulso en la próxima administración federal, de donde se tendrá el respaldo para que JESíšS saque adelante cada una de las propuestas, ví­a gestión o asesorí­a ante las dependencias federales, estatales o municipales. En fin.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here