Los conflictos

La nota se ha leído 5040 veces

Tengo la firme convicción de que los gobernantes (en cualquier nivel) deben respecto irrestricto al marco legal, que incluso es el que les reconoce como autoridad, según el contexto donde pertenezcan.

Sin embargo por lo menos en los últimos sexenios presidenciales, en México han salido a la luz pública evidencias sobre irregularidades de diferentes dimensiones, sobre todo a nivel federal.

Lo extraño es que no hay partido político o institución mexicana que busque el amparo legal para detener las reales o supuestas irregularidades en el mundo de las finanzas, las construcciones o la misma política que vivimos en el país.

La realidad es que en el tema de Las Caravanas de Centroamericanos que ingresaron ilegalmente a México, son pocas las voces de mexicanos que validan la omisión de acciones de los gobiernos para detener lo que algunos ya tildan de invasión a la misma soberanía nacional.

No solo ha sido molesta, sino ofensiva la actitud de los migrantes ilegales que arrojan al piso la comida que no desean o que también desechan la ropa que los nacionales les entregan con cariño y muestras de apoyo.

El Ejecutivo Federal en funciones y el que está por llegar, han declarado desde el inicio de la invasión centroamericana, el apoyo institucional, incluyendo a los municipios y en ese auxilio han arrastrado a la población civil.

Hay fotos y videos donde la misma policía federal detiene a los choferes de transporte de carga para que les den “aventón” a los de Las Caravanas, mientras en otras ocasiones hasta multan a las camionetas pickup por transportar en la caja a sus propios trabajadores.

Empresarios de varias regiones del país, han ofertado empleos a los centroamericanos, mientras hay nacionales que siguen sin empleo y más en estas épocas donde asoma el aguinaldo.

El Universal señaló que un grupo de aproximadamente 350 integrantes de La Caravana llegaron el martes a la ciudad fronteriza de Tijuana, en el estado de Baja California Norte. Pero no se dirigieron a los refugios temporales que preparó el Instituto Nacional de Migración mexicano, sino que se fueron directo a la playa, a la zona del Faro.

Después de varias horas, un grupo aproximado de 350 residentes mexicanos, precisamente de la Playa de Tijuana, confrontaron a los centroamericanos por establecer un campamento en ésa área del Faro, exigiéndoles se retiraran del lugar por representar un riesgo para la comunidad.

Los mexicanos llegaron sin exaltaciones, pero ante las bravuconadas de los extranjeros, los nacionales exigieron a gritos que se trasladen a los albergues habilitados para ellos. En una actitud de reto, contestaron que su único afán es presionar al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para que les otorgue asilo.

Por desgracia la presencia de las Policías, Federal y municipal, sólo fue contemplativa, mientras los residentes de Tijuana les cuestionaban «¿esperan que tomemos acción para retirarlos?».

Ante las cámaras de televisión y a viva voz una joven gritaba «¡No es justo que vengan con la mano en la cintura por los pocos empleos que aquí tenemos!»

Voces más pequeñas y casi inaudibles como la del activistas Hugo Castro, de la asociación Ángeles de la Frontera y un joven de aproximadamente 15 años de edad pedían “…tolerancia y respeto por los centroamericanos que buscan una oportunidad para mejorar sus condiciones de vida.” Expresiones que fueron refutadas a gritos por los inconformes mexicanos por la presencia centroamericana.

Hasta el momento este es uno de los reportes periodísticos que se divulgan sobre este tipo de enfrentamientos.

Los estadounidenses están preparados con alambre de púas y de ser necesario usarán gases lacrimógenos y balas de goma. La vigilancia aérea desde helicópteros, drones y aviones tripulados desde tierra, además de vehículos en tierra, tienen la intención de repeler la invasión de extranjeros indocumentados a ese país.

“Estamos aquí para que Donald Trump sepa que estamos unidos, no pretendemos molestar a nadie”, dijo un joven hondureño que aprovechó para agradecer el apoyo de los mexicanos que ha recibido en su trayecto, hacia lo que considera su destino trazado desde hace más de un mes.

Sin embargo ya los mexicanos fronterizos empiezan a cansarse de esta malísima acción del gobierno de Peña Nieto y de las declaraciones populistas de Manuel López.

Deja un comentario