Bill Gates presenta en Beijing, China, inodoro futurista que no necesita agua

La nota se ha leído 797 veces

Bill Gates, el filántropo multimillonario de Estados Unidos, presentó este martes en Beijing, China, un inodoro futurista que no necesita agua o alcantarillado y utiliza productos químicos para convertir los desechos humanos en fertilizantes.

El cofundador de Microsoft (MSFT.O), que un día antes fue uno de los invitados de alto perfil en un evento comercial importante en Shanghai, también elogió los sistemas de comercio globalizados y de libre comercio que hicieron posible la tecnología de inodoro.

“Honestamente, creo que el comercio permite a todos los países hacer lo que es mejor”, dijo.

“Entonces, cuando hablo sobre los componentes de inodoros que se fabrican en China, otros en Tailandia, otros en Estados Unidos, realmente desearía reunir todo ese coeficiente intelectual para obtener esa combinación”.

El viaje de Gates se produce en medio de la tensión comercial entre China y Estados Unidos, las dos economías más grandes del mundo, que han golpeado los aranceles sobre las mercancías por valor de miles de millones de dólares.

El inodoro, que Gates dijo que estaba listo para la venta después de años de desarrollo, es una creación de proyectos de investigación financiados por la Fundación Bill y Melinda Gates, la mayor organización privada de filantropía del mundo. Existen múltiples diseños del inodoro, pero todos trabajan separando los residuos líquidos y sólidos.

“El inodoro actual simplemente envía los desechos al agua, mientras que estos no tienen la alcantarilla. “Ellos toman tanto los líquidos como los sólidos y hacen trabajo químico en ellos, incluso quemándolos en la mayoría de los casos”, aseguró Gates.

Comparó el cambio de los inodoros tradicionales a los modelos sin agua, similar al desarrollo en computación en la época en que fundó Microsoft a mediados de los años setenta.

“En la forma en que una computadora personal es una especie de autocontenida, no es algo gigantesco, podemos hacer este procesamiento químico a nivel doméstico”, dijo.

La sanidad deficiente mata a medio millón de niños menores de cinco años al año y le cuesta al mundo más de 200 mil millones al año en costos de atención médica y pérdida de ingresos, según la fundación.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here