Yalheel se avergonzaba del PRI, en campaña

La nota se ha leído 5716 veces

La campaña  de Yalheel Abdala por la senaduría, estuvo basada en una estrategia que tenía como rasgo principal, esconder al PRI, ante los ojos del electorado. Empequeñeció el logotipo hasta niveles críticos, convirtiéndolo  en un punto negro del cual, trató de alejarse  durante todo su proselitismo.

Para quienes la vimos en los diversos  actos políticos y en entrevistas con los medios, fue obvio que la hoy dirigente del PRI estatal, se avergonzaba del emblema tricolor, tanto en su propaganda, como en el discurso.

Ese mismo partido, al cual ahora  le jura amor político, a sabiendas de que, constituye un trampolín para hacerse de una diputación plurinominal, hace unos meses,para ella en  particular, era una marca incómoda, casi casi nauseabunda.   

Cuando Yalheel Abdala Carmona andaba en campaña por la senaduría, siempre  marginó y menospreció los colores del PRI. De preferencia usaba un jersey color morado, al estilo del dinosaurio Barney,  y el logo del PRI de tan pequeñito, prácticamente pasaba desapercibido visualmente.

Ahí están las fotos  de los grandes espectaculares  que la  hoy “orgullosa”  Presidenta del PRI estatal, solía  instalar, en algunas  de  las principales ciudades  del estado. En todos ellos predominaba el color morado o violeta.

Incluso, dicha repulsión de Yalheel hacia los tres colores  del PRI, se vio evidenciada, cuando  en su campaña presentó un cuadernillo para colorear, destinado a  los niños. En la portada de dicho cuaderno,  había una nube negra, despidiendo un rayo, en un fondo rojo, y el tamaño del logotipo del PRI, es a todas luces  ridículo.

Incongruencias  de la vida: hoy  Yalheel  es la dirigente estatal  del PRI  en Tamaulipas, y  es la huésped principal  del edificio ubicado a la orilla  boulevard.

Se trata de un inmueble notoriamente dañado por el tiempo. Pero, si como dicen algunos, las cosas  también tienen alma, la del PRI debe ser un alma resentida, con los oportunistas como Yalheel, que un día lo han segregado, como que si tuviese lepra. Y otro  día,  lo han utilizado como  escalera para aumentar  su poder y su fortuna.

Ironías de la vida, la que vomitaba al logotipo del PRI hace unos meses, hoy es  su Presidenta.

¿Lo va a pintar  también de morado?

—EL TEMA AÉREO, NO DAÑA EL BONO SOCIAL DE AMLO—

   Una parte de la iniciativa privada, ha tratado de convertir el  tema del aeropuerto, en una campaña ciudadana, contra el Presidente electo de México. Se trata de los contratistas  de Enrique Peña Nieto,que ya se frotaban las manos con las suculentas ganancias del proyecto original, ubicado en los terrenos de Texcoco.

  Le recriminan a AMLO que haya hecho una consulta, con resultados favorables a Santa Lucía, la opción preferida del grupo obradorista, y la que ha sido defendida por el Secretario  Javier Jimenez Espriu.

    ¿Y que esperaban  estos “angelitos”  de las cúpulas empresariales? ¿Qué les permitiesen  seguir amamantados por seis años más, a la sombra del poder presidencial? ¡Señores, el poder cambió de manos, y los negocios  también! Eso sucede aquí, y en China. Por lo tanto, con todo y sus campañitas “negras”, tendrán que aguantar  vara.

 Por lo demás, el tema del aeropuerto, es un tema fifí, que no le interesa  a las mayorías  ciudadanas de este país. Y les voy a decir  el motivo: sucede que temas  lacerantes como la inseguridad, la pobreza y el desempleo  no viajan en avión, pues son temas agobiantes de tierra  firme, y en ellos se localizan las principales  causas de que más  de 30 millones  de mexicanos  hayan sufragado por Obrador.

 Por ejemplo, en el norte  de la república, los gobiernos estatatales panistas que arribaron en el 2016, con la bandera del cambio, no pudieron o no quisieron cumplirle  a la gente sus promesas  de campaña. El resultado  fue que, en este 2018, por primera vez, en la historia electoral  del país,  los ciudadanos norteños, le dieron la espalda al PAN, y se la jugaron con el tabasqueño.

  En el sur-sureste, la realidad ancestral  de pobreza, y marginamiento, encontró  en las proclamas obradoristas, un paisaje político propicio para incendiar la enorme brecha de desigualdad social, en estados como Guerrero, Chiapas, Oaxaca y Veracruz, entre otros.

Por todo lo anterior, los grandes sectores  electorales del país, que siguen esperando  el inicio administrativo  del próximo gobierno federal, se están manteniendo al margen  del  escándalo  de los aeropuertos.

  El pueblo llano, el que jamás  ha viajado en avión y le da igual, el desenlace de la consulta, lo que está esperando es el primero de diciembre, la fecha en que AMLO llegará  a la Presidencia. Será a partir  de aquí, cuando esos treinta millones    de mexicanos, empiecen a elaborar el balance  del sexenio obradorista.

  Si AMLO  aterriza  el gran abanico de programas sociales que  ya  ha anunciado con mucha anticipación, la popularidad  de Obrador, no solo  se va a mantener, sino que  se  va a incrementar.

    En el caso de que por  alguna razón o circunstancia, esos  apoyos  prometidos al pueblo no lleguen a sus destinatarios, será entonces cuando el sol obradorista decline. Pero, lo repetimos, por el momento el tema  aéreo no  daña el bono social  del Presidente electo.

  Resulta  obvio que el principal  compromiso  de AMLO es con las familias trabajadoras  y de la clase media baja. Es con ellas con quienes empeñó  su palabra y él sabe muy bien que si no les cumple  de manera inmediata, empezará  a perder  la confianza de quienes  le acaban de entregar uno de los mayores triunfos electorales, en la historia  reciente  de la nación.

 Pero no será  con campañitas  de aeropuertos  y de contratistas resentidos  que le van a tumbar a AMLO su base de sustento social. Lo que acaba de suceder, con el tema de Texcoco, es que Andrés  Manuel les acaba de dar una lección a las camarillas  del gran capital, y  les está diciendo: “Las cosas   se harán a mi modo, y no como ustedes  estaban acostumbrados  a hacerlas con Peña Nieto”.

 Y eso que todavía no ha dado inició el sexenio.

  Solo para dimensionar  lo que viene, a partir de diciembre  próximo: imagínense, si  Obrador  está siendo capaz  de cortarles  la lanceta a estos grandes alacranes de las élites empresariales,  como va a ser ante  los gobernadores del PAN que se subirán al ring  contra MORENA, en el 2019..?

 

Deja un comentario