En el 2000, Vicente Fox logró una mayoría de votación de 15.98 millones de personas (42.52% de la votación total) que le garantizó no recibir prácticamente impugnaciones a su triunfo, por lo que el Tribunal le entregó la constancia el 2 de agosto de ese año.

Por Jorge Monroy|eleconomista.com

Al ser confirmado como ganador de la Presidencia, el tabasqueño podrá arrancar formalmente el proceso de transición con el actual gobierno.

Andrés Manuel López Obrador será declarado el próximo miércoles presidente electo de México. Después de Vicente Fox, será el triunfo presidencial menos judicializado, a diferencia de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, cuyos triunfos llevaron al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) a trabajar al límite para calificar su elección.

En los últimos días, López Obrador había expresado su deseo por recibir pronto la constancia, “el papelito” —como lo denominó— para iniciar con el presidente Enrique Peña Nieto el proceso de transición.

Una vez que, en sesión solemne del TEPJF el próximo miércoles, reciba de los magistrados la Constancia de Mayoría, López Obrador podrá acordar acciones conjuntas con el gobierno saliente del presidente Peña, principalmente en los temas más relevantes como son la renegociación del Tratado de Libre Comercio; la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México; la creación de la Secretaría de Seguridad Pública federal y la elaboración del proyecto de Presupuesto y Ley de Ingresos de la Federación para el 2019, entre otros.

En el 2000, Vicente Fox logró una mayoría de votación de 15.98 millones de personas (42.52% de la votación total) que le garantizó no recibir prácticamente impugnaciones a su triunfo, por lo que el Tribunal le entregó la constancia el 2 de agosto de ese año.

En la elección presidencial de este año, Andrés Manuel López Obrador alcanzó una votación de 30.11 millones de personas, lo que representó 53.19% del total de los sufragios emitidos.

Sólo el partido Encuentro Social (paradójicamente uno de los aliados de Obrador), impugnó la elección presidencial con la esperanza de obtener votos adicionales que le permitirán mantener el registro.

Sin embargo, el pasado viernes el Tribunal resolvió desechar las 194 impugnaciones del PES, por lo que una vez que el Instituto Nacional Electoral (INE) emita este lunes los resultados a la fiscalización de las campañas presidencial, el Tribunal Electoral convocará a sesión solemne el próximo miércoles para entregarle la constancia de mayoría a López Obrador, situación que lo validará legalmente para comenzar a preparar el inicio de su gobierno.

Recursos para transición

Aunque anunció que a partir del 16 de septiembre realizará una gira por el país, Obrador aseguró que no utilizará los 150 millones de pesos que prevé el Presupuesto de Egresos de la Federación para la transición; “sólo en el caso que se requiera para proyectos que deben estar terminados antes del inicio del gobierno”, mencionó.

Siguenos en Facebook