Sentenció en una reciente reunión de banqueros un alto directivo de una de las principales instituciones financieras, “no lloren después lo que no supieron defender como hombres”, cita original de Aixa madre de Boabdil  último Sultán de Granada y de España, cuando fueron vencidos por Isabel la Católica en 1492 y tuvieron que abandonar la bella Alhambra, al referirse a uno de los candidatos.

[email protected]

Solo 90 días nos separan aun para conocer quién será el próximo Presidente de los mexicanos.

Solo tres meses nos resta de “tormento” mediático, entre el jingle del movimiento naranja  y los innumerables spots políticos que no dicen nada, que no dan a conocer nada nuevo, que a nadie le mueven un solo sentimiento.

Son tantos meses ya de publicidad partidista y de sus presidentes nacionales, más los pésimos anuncios del INE, luego de precampañas e intercampañas que ahora que arranca la “constitucional” ya todos estamos tan mediáticamente cansados que pierde uno la capacidad de diferenciar entre unos y otros.

Así mismo yo no recuerdo un arranque de una campaña en busca de la presidencia tan “floja y aguada”, los días de Semana Santa no se prestan, sin embargo en el pasado pese a cualquier acontecimiento la campaña arrancaba con toda energía tratando de posicionar lo mejor posible lo antes posible al candidato.

El agotamiento mediático de los electores debe ser igual al agotamiento físico y mental de los candidatos tras meses de estar expuestos a todo tipo de ataques de sus contrincantes.

Arranque de campaña que sin duda encabeza López Obrador, todas las encuestas coinciden en ello, la diferencia con su oponente más cercano es donde varía, así como quien es, en el cuarto lugar sin duda esta Margarita.

Así que si extrapolamos ello es por eso que es entendible la serie de ataques entre Anaya y Meade, y entre Anaya y Peña Nieto, el primero tratando de marcar una gran diferencia con quien gobierna.

AMLO por el contrario ya se le hace tarde para que sea el 1° de diciembre, ya se vio con la “genuina” banda presidencial en la “Silla del Águila”, como Trump, firmando órdenes ejecutivas desde el primer día para detener la construcción del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México y vender el avión presidencial.

Y en verdad no se que tendría que suceder para que este escenario no se hiciera cierto.

Sentenció en una reciente reunión de banqueros un alto directivo de una de las principales instituciones financieras, “no lloren después lo que no supieron defender como hombres”, cita original de Aixa madre de Boabdil  último Sultán de Granada y de España, cuando fueron vencidos por Isabel la Católica en 1492 y tuvieron que abandonar la bella Alhambra, al referirse a uno de los candidatos.

Los Partidos Políticos y quienes los dirigen y manejan a su antojo, así como quienes gobiernan no entendieron en 2012 que la sociedad mexicana esta mas que harta de tanta corrupción, impunidad e inseguridad.

En su toma de decisiones anteponen su propio interés sin importar el costo, su objetivo es hacerse de la mayor cantidad de recursos públicos para su beneficio sin importar la pobreza y desigualdad que con ello se genera, sin voltear a ver a más de 65 millones de pobres, sin importar los 8 millones que viven en la precariedad.

Por lo mismo es que quienes no tienen nada que perder o creen que mas mal no les puede ir en la vida, y que son por mucho la mayoría de los mexicanos gracias a que la partidocracia se ha encargado cada año de aumentar el número de pobres en el país, es que ven en AMLO al “mesías salvador”.

La idea concreta es si vivimos de la “chingada” que les cargue la “chingada” a todos los “ricos”, sin alcanzar a ver que quienes generan el 80% de los trabajos en México es el pequeño y mediano empresariado y que el gobierno no tiene ni tendrá capacidad para dar empleos a todos y mucho menos para mantener a todo el país.

La desigualdad va a pesar en la próxima campaña y México y los mexicanos nos urgen un cambio, una transformación, le urgen nuevos liderazgos con otra visión y objetivos, le urge reivindicar a los menos favorecidos, le urge una ruta diferente, pero no se puede romper con lo que genera riqueza, no se puede ahorcar a quien produce.

Los mexicanos nos merecemos otro país, pero a la vez, hemos sido como sociedad tan permisivos, hemos permitido que los políticos designen a sus hijos o hermanos como funcionarios o candidatos que solo hablan de que creen que es de su propiedad el puesto público y lo pueden heredar, por lo mismo es que AMLO va a ganar si no defendemos como hombres nuestro país.

Para rematar, como país estamos ante una gran encrucijada, por un lado más de lo mismo, por otro la incertidumbre de alguien que quiere gobernar con la teoría de Ruiz Cortines hace 60 años