Pronto andarán los alcaldes en campaña queriendo reelegirse, el poder desgasta pero la soberbia más y por ello es advertible que en el resultado de sus elecciones veremos quien siguió humilde, en la calle, cumpliendo, ofreciendo más que sonrisas soluciones a los problemas de sus comunidades, impulsándolas a mejores estadios.

La soberbia que da el poder suele ser mala consejera en los políticos, los lleva a la locura y, sobre todo, a ir de torpeza en torpeza hasta que se dan cuenta que el pueblo es ingobernable si no se siguen los libritos. Va una historia.

Hasta hace unos meses Adrián Oseguera Kernión era poco a nivel estatal y en Madero, uno de los tres municipios importantes de la zona sur de Tamaulipas, no pasaba de ser un empresario gritando en su soledad apoyo a Andrés Manuel López Obrador y, también casi en la clandestinidad, que quería ser alcalde de ese municipio, quizá la ola nacional, quizá su chamba, quizá su dinero, quizá todas esas variables lo habrían hecho competitivo en las urnas aunque se veía en chino que le pudiera ganar al actual alcalde José Andrés Zorrilla en la elección constitucional, todo pintaba a que se daría la reelección sin problema alguno.

Las circunstancias de hace unos meses, le repito, hicieron que Zorrilla fuera preso de la soberbia y comenzó a cometer excesos, primero fueron amenazas contra algunos maderenses que se documentaron y presentaron como denuncias ante la autoridad correspondiente; luego siguió la exhibición de gustos personales, también de su equipo, a los cuatro vientos; cerró su caída con broche de oro no documentándose y atendiendo consejos de gente limitada en el ámbito electoral que le sugirieron negar la carta de residencia a su competidor por Morena, a Adrian Oseguera, según ellos, para quitarlo del camino.

Este último paso fue su perdición, la acción más inútil de todas, una persona, ya no inteligente sino con sentido común y un mínimo de cultura general, está enterada que un tribunal habría protegido los derechos del ciudadano e incluso los consejos electorales ya se preparaban para registrar a Oseguera sin dicho documento, en síntesis, este fin de semana el Tribunal Electoral de Tamaulipas le dio la razón al morenista y, ¿cuál cree que fue el resultado de toda esa serie de actos de la autoridad municipal de Madero?, exacto, metió a la competencia a su enemigo y ahora es más probable que pierda su reelección a que se mantenga en el cargo.

El tema viene a colación porque la dirigencia de Morena, en todo el Estado, trae números a favor que son de locura, que por exagerados parecen arrancados de sus deseos, sus sueños, de la insistencia de hacerle creer a la gente que van a barrer.

En el caso del municipio de Madero, por ejemplo, afirman que van a ganar ese Distrito federal y, no solo eso, también la alcaldía, dicen traer números en los que Oseguera alcanza hasta el 40 por ciento del atractivo con el electorado, que en varios de sus cruces va arriba en razón de dos y hasta casi tres a uno comparado con el alcalde Zorrilla, y encuestas similares traen en otros municipios, hasta en esos que a usted le parece imposible que ganen.

Le decía, la soberbia es mala consejera en los políticos, les hace cometer excesos e ir de tontería en tontería y así andan muchos Presidentes municipales que desean reelegirse, para su suerte queda espacio para recomponerse, para reinventarse, para recordar las circunstancias en las que ganaron las alcaldías, para dar muestras que los compromisos que hicieron hace dos años en campaña eran en serio y los querían cumplir.

Pronto andarán los alcaldes en campaña queriendo reelegirse, el poder desgasta pero la soberbia más y por ello es advertible que en el resultado de sus elecciones veremos quien siguió humilde, en la calle, cumpliendo, ofreciendo más que sonrisas soluciones a los problemas de sus comunidades, impulsándolas a mejores estadios.

Tiene razón, también los partidos políticos andan en las mismas, la soberbia les gana, no han reparado que la gente ya sabe el valor de su voto, menos se han dado cuenta que hacer campañas es mucho más que subir fotos y discursos al feis o al twitter que son redes sociales anárquicas que, por antonomasia, odian la política, se hartan pronto de la misma o, en el menor de los daños, se pronuncian para destruir todo lo que se sube a las mismas, entonces, hacer campaña con la intención de ganar es demostrar que se quiere cambiar ofreciendo los mejores candidatos, las mejores propuestas, el mejor antídoto para quitarle al pueblo su sed de venganza que no puede ser otro que poniendo en la vitrina a sus aspirantes, exhibiendo sus virtudes y sus pecados, más aún, argumentando la ruta que se seguirá para vivir mejor.

Hoy vemos a Morena que anda en la locura, sobre todo con sus números y encuestas internas que les detallan que van a ganar de calle, porque también les falta honestidad, ni siquiera se atreven a decir que no tienen estructura ni para cubrir las casillas menos para hacer que la gente vaya a votar, sobre todo, les falta honestidad a la hora de decir que las encuestas son fotos de hoy, que siguen las campañas en las cuales su lengua es su peor enemigo y los puede hacer caer.

Hay soberbia en los partidos, en los alcaldes, en los que buscan ser presidentes municipales, Diputados o Senadores y por eso andan en la locura, tan andan ahí que todos, absolutamente todos, dicen que van a ganar, les falta humildad para reconocer que pudiera darse lo deseable, el caso de que otra vez les gane el pueblo, o ¿usted qué opina?…

@CENADeNegros1 le gradecerá un Me Gusta en su fanpage de facebook y que nos siga en la cuenta de twitter @gatovaliente, además le dejo el correo electrónico a sus órdenes para lo que guste y mande…[email protected]

Siguenos en Facebook