Tanto Guerra  Salazar, que esta  vez, extrañamente, se salió  de su estilo participativo, y  se mantuvo más conservador en sus cuestionamientos, como  Melitón Guevara, Clemente Castro y Melitón García, estuvieron activos en el encuentro con los MORENOS. Todos ellos intervinieron también,  aunque de manera más esporádica.

Guillermo  Aoyama, licenciado  en ciencias  políticas  por  la UNAM,  acreditado  como  el titular  de prensa  de  MORENA  en Tamaulipas,  estuvo enviando el pasado jueves, diversos  mensajes  y llamadas  a algunos periodistas  de esta capital. En el caso particular  de este columnista, el texto  fue el siguiente: “Buenas tardes Fernando  Acuña,  estamos invitando principalmente a  los líderes  de opinión, a una charla con los precandidatos  al senado, en el  salón del Hotel Paradise, a las cinco   de la tarde”.

  Cuando llegue al lugar, busqué de inmediato el salón grande que, se encuentra en un  edificio independiente  del hotel, y que  regularmente   sirve para   reuniones  de ochenta o cien personas. Pero no era ahí el evento.  Se  trataba, como  decía el texto del señor Aoyama, de una plática informal de unos ocho o diez  periodistas  con  los políticos  de MORENA.

En un pequeño privado, contiguo al restaurante, en una mesa, cuyo espacio  no admite más  de 15 0 16 comensales, ahí estaban los  del partido de AMLO  por un lado, y  los  comunicadores en la orilla opuesta. Casi nadie pidió alimentos, el amigo Alberto Guerra, sí  consumió un  pay, o algo parecido.  Alberto aguantó la broma, cuando le dije: ¿pues no que no te gustaba el pan?, “esto no es pan”, respondió.

Tanto Guerra  Salazar, que esta  vez, extrañamente, se salió  de su estilo participativo, y  se mantuvo más conservador en sus cuestionamientos, como  Melitón Guevara, Clemente Castro y Melitón García, estuvieron activos en el encuentro con los MORENOS. Todos ellos intervinieron también,  aunque de manera más esporádica.

Nadie  quería iniciar la charla. Entonces fue que tomé la iniciativa, empezando por preguntarle a  Américo, cual había sido  el motivo de su triunfo interno, ante otros personajes que presumían  de  tener mayor experiencia política. La  respuesta, me la dio el dirigente  Antonio Leal  Doria, nos dijo que él trabajó en su tiempo, en el sexenio de  Américo Villarreal  Guerra, y que cuando AMLO se enteró de que el prestigiado cardiólogo tamaulipeco, era su hijo, se expresó muy bien de quien, en el pasado, se coordinó  con AMLO en temas  de irrigación,  en el estado de Tabasco.

  Otro dato, que me parece relevante, para aquellos que  creen que, la candidatura  de  Américo surgió de una situación de orden coyuntural,  es la siguiente: Villarreal Anaya, pertenece a MORENA, desde el 2016. Su apuesta  por la izquierda obradorista, no es de semanas o meses.

¿Por qué Américo  y la maestra Guadalupe Covarrubias Cervantes, y no otros personajes?, se preguntó  el  Secretario de Prensa  Aoyama, y el mismo  respondió: “porque en MORENA, los principales factores que se toman en cuenta, son los de la honestidad, por eso postulamos a  dos  ciudadanos, a un  médico y a una maestra”.

Al médico  victorense, que tiene fama pública  de manejarse con sensibilidad  y humanismo, ya lo conocíamos, pero no a su compañera  de fórmula, la profesora María Guadalupe  Covarrubias  Cervantes. Se trata de una mujer, que rebasa los cincuenta años de edad, tal vez , cercanos a los sesenta, muy  disciplinada  con su trabajo partidista, nos dijo que ella empezó desde abajo, haciendo talacha, como representante de casilla, desde 2006.

 Admira mucho a Andrés Manuel, y  está convencidísima  de que miles  de maestros votarán por AMLO en Tamaulipas.  Covarrubias  Cervantes, nos  comentó que ya una vez fue candidata por MORENA, con un presupuesto de 20 mil pesos, pero  se mostró convencida de  que ahora,  las cosas  serán diferentes.

La  maestra Covarrubias, confía en que el efecto  Obrador, los sacará adelante, por su parte Américo considera que, si bien el imán obradorista, los beneficiará, ellos mismos tienen que poner  su parte, y hacer sinergia  con  su candidato a  la presidencia. 

 Entre  los datos  importantes que generó la reunión, destaca también  el relacionado con  el lugar número uno que ocupa  Américo  en la fórmula   al senado de la república. Esto quiere decir que, si no llegase a ganar la votación formal, pero su partido  quedara en segundo lugar, en la votación  general, AVA, podría llegar  a  la cámara  de senadores, por el principio  de primera minoría.  Y si esta circunstancia se combina con el triunfo a la presidencia  de  López  Obrador,  al margen de que hubiese otros tiradores, el candidato potencial  de MORENA  a la gubernatura, sería  este  joven profesionista  de  la medicina.

Américo habla pausado, no es el típico político  ansioso por abrir  la boca. Su estilo personal, como buen médico que es, proyecta  ante todo, tranquilidad y confianza. Cuando se refiere  a los problemas  que agobian a Tamaulipas  y al país, AVA  utiliza  la  terminología clínica  y  advierte que, después  de que, en materia de políticas  públicas,  nos han recetado una medicina  demasiado amarga, esta  en lugar  de curar  al paciente, ha empeorado  su estado de salud, y  se requiere un cambio de fondo.

 Durante  la reunión, aproveché el espacio, para preguntarle  a  leal Doria, por los  temas  de José Ramón Gómez  Leal  en  Reynosa  , y   de Adrián  Oseguera  en  ciudad  Madero. Me dijo que, en el caso del llamado JR  en el norte del estado, existen muy elevadas posibilidades  de que  gane  la alcaldía. Y  en cuanto a  Adrián, dijo que,  nadie impedirá que participe como  candidato, y que, de acuerdo a las encuestas que  MORENA  tiene en su poder,  Oseguera  se llevaría el triunfo.

—-Deme  algunas  razones  de  peso, para que  JR  gane en Reynosa, le cuestioné  a  Leal Doria. Y me respondió:

“Son dos fundamentalmente que se van a combinar: el  gran carisma  de Gómez  Leal, y el efecto  obradorista”. Estos dos factores, van a  favorecer  el triunfo  de nuestro candidato a  la alcaldía”, concluyó.