“A los muy pocos meses, unos tres, abandonan el lugar y se trasladan al área donde se ubica hoy la Plaza Hidalgo y siguen tomando el agua del San Marcos y de norias que se empiezan a construir”.

Dos átomos de Hidrogeno y un de Oxigeno, H20 es la fórmula química del agua.

Las ciudades, para funcionar, necesitan agua. ¿Cómo se abastece Cd. Victoria del vital líquido? Fuimos con los expertos, con los que hacen este trabajo en Comapa. Y en la Presa Vicente Guerrero nos recibió el Ing. Leonardo Delgado, supervisor del Acueducto que lleva el agua a nuestros hogares.

Nos explicó el Ing. Delgado que Victoria tiene varias fuentes de abastecimiento: La galería filtrante La Peñita, el Pozo profundo zona norte, el manantial La Peñita y la Presa Vicente Guerrero. De ahí se surte a más de 116 mil hogares de Victoria.

El Acueducto—que se llama “Guadalupe Victoria”– tiene una longitud de 62 kilómetros y una elevación de 244 metros hasta la Planta Potabilizadora de COMAPA. Esta elevación de 244 metros equivale a casi dos Nuevas Torres del Bicentenario, pues la torre bicentenaria mide 132 metros de altura. Es decir Comapa “sube” el agua 244 metros.

Las  7 Cosas que debemos saber de la Presa Vicente Guerrero son las siguientes:

La Vicente Guerrero es la sexta presa más grande del país, equiparable a la presa Caracol en  Guerrero y La Amistad en los límites de Estados Unidos y Coahuila.

La Vicente Guerrero abarca una superficie aproximada de 39 mil hectáreas.

Se ubica en los municipios de Abasolo, Jiménez, Casas y Padilla.

Bajo las aguas de la Presa Vicente Guerrero yacen los restos de la antigua población Padilla,  donde en el año 1824 fue fusilado el Emperador Agustín de Iturbide.

La “Vicente Guerrero”, también conocida como “Las Adjuntas”, hoy por hoy está llena al 85 por ciento de su capacidad.

La conducción de agua se hace con tubería de acero y concreto de 36 pulgadas de diámetro con capacidad de bombear Mil litros de agua por de agua por segundo.

La Naturaleza nos da el agua pero no la entuba… Desde cuatro fuentes de abastecimiento a nuestros hogares llega el agua  por el trabajo, y la responsabilidad de un  equipo de ingenieros… obreros… y personal administrativo… de la Comisión Municipal de Agua Potable y Alcantarillado… la COMAPA Victoria. Dos átomos de hidrogeno y uno de oxígeno, H20.

¿Pero como fue el principio? “José de Escandón, Conde de Sierra Gorda, funda Villa de Santa María de Aguayo (hoy Ciudad Victoria) el 6 de octubre de 1750 a orillas del Rio San Marcos en un área donde están ahora las instalaciones de la Ex Escuela Normal Rural de Tamatán. Eran 24 familias, aproximadamente 90 personas, que se abastecían de agua para sus necesidades directamente del San Marcos”, nos dijo el maestro Francisco Ramos Aguirre, Cronista de la Ciudad.

“A los muy pocos meses, unos tres, abandonan el lugar y se trasladan al área donde se ubica hoy la Plaza Hidalgo y siguen tomando el agua del San Marcos y de norias que se empiezan a construir”.

“El caserío crece en población y para garantizar agua en sus hogares y el riego de sus huertas donde había árboles frutales de mango, naranja, anonas, paguas e higueras ocurre que personas que entonces se denominaban “inteligentes en sacas de agua” y que hoy serían nuestros ingenieros civiles proyectan y dirigen la construcción de una acequia por el trazo del Callejón 17, hoy avenida Francisco I. Madero. Con el paso de los años se construye una nueva acequia. Ambas acequias se alimentan del vital líquido de un par de ojos de agua, ubicados en la Peñita y conocidos como San Marcos y Guerrero”.

 “Corrieron los años y el viejo sistema de acequias empezó a ver su fin durante el mandato del Gobernador General César López de Lara quien dispuso la construcción del Acueducto La Peñita, mismo que inauguró el mediodía del 27 de mayo de  1923”, precisó finalmente el Cronista Francisco Ramos.

El sistema de acequias vio su fin en la década de los años 40. Al transcurrir el tiempo el sistema de agua potable entubada se fue extendiendo a toda la población.

Siguenos en Facebook